Una guaireña fue la primera venezolana en la Asamblea de Madeira

Una guaireña fue la primera venezolana en la Asamblea de Madeira

0 1555

Yaneth de Sousa ocupó una curul en el parlamento regional entre 1996 y 2000, con lo cual legaba una etapa inédita a sus predecesores

Julio Materano

Se formó como abogado en la Facultad de Derecho de Coimbra y su vocación por lo público la llevó a la Asamblea Regional de Madeira. Yaneth de Sousa Torres es tal vez el mayor precedente criollo en la carrera parlamentaria a la que hoy aspira un puñado de venezolanos con ascendencia portuguesa. Con un rol activo en la escena local, dejó abonado un camino a los emigrantes deseosos de hacer política y de medirse en el terreno partidista. Sus pasos más evidentes fueron con el PSD. Pero en realidad Yaneth es también una mujer de aulas. De academia. Fue profesora en la Escuela Dr. Horacio Bento de Gouveia y la institución de educación secundaria Pedro Álvarez de Ribeira Brava, donde dio clases de historia e introducción al derecho, respectivamente.

Oriunda de La Guaira, De Sousa ocupó una curul en el parlamento regional entre 1996 y 2000, con lo cual legaba una etapa inédita a sus predecesores. En su caso, un trabajo silencioso, que transcurrió en un ambiente de reserva y sin la parsimonia que suele acompañar a los partidos en tiempos de redes sociales. De su vida personal, se sabe que llegó a Madeira con 17 años.

Tal vez sin asumirlo exactamente así, su historia es la triangulación entre tres naciones: Venezuela, el entonces país de las mejores oportunidades donde nació y se crió hasta los 5 años. Colombia, la tierra materna de donde probablemente le viene la tonalidad caribeña de su habla hispana. Porque Yaneth creció en Cartagena de Indias, al norte de la patria de  García Márquez, donde los azules se descomponen sobre la franja costera. Y Portugal, donde consumó su proyecto profesional, un anhelo de abogada que la obligó a repetir parte del bachillerato que traía aprobado de Colombia. Y aprender a hablar desde cero, esta vez en portugués.

Su llegada a Madeira no fue traumática. Por el contrario, lo asumió como un reto. «Tuve una facilidad enorme porque mi padre es de Calheta, y eso fue un factor importante». Desde entonces su vínculo con Portugal, y especialmente con la isla, ha sido indisoluble. Su gusto por la poesía y su buen temperamento son dos rasgos que, a juicio de sus conocidos, la caracterizan.

Su último viaje a Venezuela fue en 2004. Entonces, dice Yaneth, las cosas ya estaban complicadas. La inseguridad era el mayor problema del país. «Era de La Guaira, pero crecí yendo a Caracas, a la urbanización Las Marcedes. Recuerdo que era una ciudad tranquila, se dormía con las puertas abiertas. Playa Grande, donde mi familia trabajaba, era un paraíso. El régimen de Pérez Jiménez había instalado un cuartel militar y nadie se atrevía a delinquir», recuerda.

En una de sus fotos de perfil de Facebook, hay una frase que reza: «el coraje es la primera de las cualidades humanas porque es garante de todas las otras». Seguramente es la que mejor le calza a una persona que se atrevió a incursionar en la política. De Sousa acumula una vasta experiencia como consultora jurídica del Servicio de Salud de la Región Autónoma de Madeira, un oficio que le debe a su formación como abogada.

De su tiempo en la Asamblea Regional de Madeira, rescata las amistades y la experiencia profesional que amasó durante los cuatro años de su ejercicio como parlamentaria. «Entendí que el político es sometido a una crítica constante», agrega. De Sousa, quien hizo parte de la Comisión de Salud, recuerda que el servicio sanitario de entonces era de vanguardia. «Se hizo un trabajo muy importante en torno a la tercera edad. Se visibilizó y se adecuaron muchas cosas. En mi caso, no fui una diputada de bancada. Estuve en la calle y en la mesa de la presidencia. Tenía un trabajo burocrático para organizar las intervenciones». También hizo parte de la Comisión de Regimientos y Mandatos.

Entonces los lusovenezolanos solo venían de visita, a reencontrarse con su familia. Traían dinero y movilizaban la economía y el mercado inmobiliario con la compra de casas, bienes e inmuebles. Se veía como alguien que llegaba con capital y abría su propio negocio. No causaba preocupación.  Pero todo cambió con el segundo mandato de Chávez», concluye.

Otro que dejó despejado el camino para los criollos en la Asamblea Regional fue Rui Gouveia, también representante del PSD en Madeira. Formado en Gestión, fue diputado a la Asamblea Regional entre 2004 y 2009. A propósito de sus gestiones como parlamentarios, el secretario general del PSD en Madeira, José Prada, explica que los diputados entraron por sus respectivos municipios. «En el caso de Yaneht de Sousa por Calheta. Antes los diputados eran elegidos por los concejos y no por los partidos, como ahora», aclaró.

No hay comentarios

Leave a Reply