Una portuguesa rescata el arte de hacer embutidos portugueses en tierras de...

Una portuguesa rescata el arte de hacer embutidos portugueses en tierras de Bolívar

0 327

María Joaquina Sobral tiene más de 45 años desarrollando productos artesanales lusitanos desde la comunidad de Turumo, estado Miranda

Daniela Pestana

Portugal tiene sus encantos y uno de ellos, sin lugar a dudas, es la gastronomía. Como es de suponerse, cuando las personas emigran, se llevan consigo sus costumbres y tradiciones, arraigando por siempre el sentimiento de pertenencia a un país en el corazón.

Ésta es la historia de María Joaquina Sobral, quien con tan solo 16 años de edad emigró a Venezuela. Nació en Perosinho, Vila Nova de Gaia, Portugal, donde creció junto a su familia, sus padres y sus 4 hermanas; sin embargo, las adversidades de tierras ibéricas hicieron emprender nuevos caminos al grupo familiar, emigrando hacia Venezuela, donde se establecerían en el sector Turumo del estado Miranda.

Allí una vivienda multifamiliar acogería a María y  sus hermanas. Su futura suegra, cuñadas y quien es ahora su esposo también vivían en el espacio. Se casó y tuvo dos hijos. Una mujer trabajadora que ama dos países, por diferentes razones y que encontró la manera de fusionarlos y trabajar por el desarrollo de su familia, dejando siempre en alto sus raíces, que nunca olvida.

Actualmente, María Joaquina es muy conocida por la comunidad portuguesa ya que tiene más de 45 años dedicada a la preparación de embutidos; específicamente morcilla, salpicón y chorizo portugués. Tan reconocido y exquisito ha sido su trabajo que no sólo tiene pedidos para los portugueses, sino que también distribuye al mayor a diferentes charcuterías de la capital.

— ¿A qué se dedicaba antes de hacer embutidos?

— A la costura

— ¿Cómo llegó aquí?

— Llegué a Venezuela con 16 años junto a mis hermanas, me casé y vivía al lado de mi suegra, ella me enseñó todo lo que sé sobre embutidos, comencé a trabajar ella haciendo chorizos y más o menos 15 años después cuando falleció yo seguí con el trabajo.

— ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

— Lo que más me gusta de mi trabajo es preparar algo típico de mi tierra y tener la oportunidad de ofrecérselo a la comunidad portuguesa.

— ¿Qué dificultades le ha tocado enfrentar?

— En estos momentos la falta de algunas cosas para realizar los embutidos, no se consiguen y eso hace que me retrase al prepararlos ya que no puedo empezar sin algunas cosas.

— ¿Qué cosas han cambiado a lo largo del tiempo?

— Nada, sigue siendo algo casero, se hace de la misma manera que toda la vida. Son productos artesanales pues no utilizo ningún tipo de máquina, todo lo hago yo: desde la preparación de las carnes, el guiso y aliños hasta ahumarlos. Me organizo y un día me encargo de preparar las carnes, otro los aliños, otro el embutido y al pasar 3 días hago los ahumados. Es un producto casero.

— ¿Cuándo prepara embutidos que cantidad hace?

— Cada vez que los preparo salen 100 kilogramos.

— Un consejo para sus colegas que preparen embutidos o productos portugueses

— Que siempre sean fieles y buena gente.

— A su juicio, ¿cuál es la clave del éxito?

— Lo más importante es mantener la constancia y perseverancia en todo lo que uno hace.

— ¿Cómo ve el futuro?

— En estos momentos las cosas están muy difíciles pero tengo fe que esto cambie.

— ¿Lo mejor que tiene Venezuela?

— Su clima y sus paisajes.

— ¿Y lo que debemos cambiar?

— El Gobierno.

— ¿Qué recuerdos le trae su tierra de origen?

— Mi niñez y mi familia.

— ¿Cómo le gustaría ser recordada?

— Como una mujer trabajadora.

NO COMMENTS

Leave a Reply