Venezolanos recordaron el país a través de la comida

Venezolanos recordaron el país a través de la comida

0 525

La fiesta, promovida por Venecom, fue un encuentro animado por ritmos latinos que permitió reunir fondos para enviar medicamentos a Venezuela

Delia Meneses

Venezolanos en Madeira evocaron la alegría y disiparon la nostalgia en la segunda edición de la fiesta lusovenezolana en São Martinho, que reunió a miles de personas. La iniciativa de la Junta de Freguesía de esta localidad y de Venecom (Asociación de la Comunidad de Inmigrantes Venezolanos en Madeira) juntó sabores y ritmos latinos, promovió un espacio para compartir y también para colaborar con la causa venezolana.

«Con la carga horaria de trabajo tenemos poco tiempo para encontrarnos y divertirnos», dijo Jenny Nascimento, quien trabaja en una cafetería y llegó a la isla hace seis meses. «Aquí me he sentido como en casa, cada vez hay más venezolanos, pero tenemos que crear más espacios para compartir».

En uno de los quioscos un joven freía empanadas en un caldero. En otro se preparaban sánduches de pernil. También hubo chicha y cachapa con queso. No faltaron los tequeños ni la malta. Ana Cristina Monteiro, presidenta de Venecom, dijo que entre los vendedores de comida también estuvo presente un madeirense que quiso promover sus productos en la fiesta lusovenezolana. «Es parte de la integración. Esta fue una oportunidad para mostrar la gastronomía criolla a los madeirenses, para encontrarnos con los amigos, ponernos al día y divertirnos», dijo.

Venexos, la organización encargada de promover la ayuda humanitaria para Venezuela, instaló un quiosco para vender comida típica, pero también sirvio como centro de acopio para recibir medicinas. Aura Rodríguez, vocera de Venexos, explicó que todo el dinero recaudado a través de la venta de platos típicos será destinado al envío de medicinas desde Lisboa a Venezuela.

Para los más creyentes, la otra forma de ayudar al país fue a través de la oración, pues la fiesta tuvo como antesala una misa para pedir por la paz de Venezuela y por todos los emigrantes. La eucaristía fue animada con canciones en español a cargo del grupo Tradiciones.

El párroco de la Iglesia de São Martinho, Marcos Gonçalves, tuvo la deferencia de leer el Evangelio en un perfecto español. En realidad el sacerdote nació en Venezuela y su familia retornó a Madeira cuando él apenas tenía 6 años. Durante la homilía, Gonçalves reivindicó el esfuerzo por aprender los dos idiomas como una forma de aprovechar la riqueza de ambas culturas, por lo que instó a los venezolanos a aprender correctamente la lengua de Camões y a preservar la suya.

«Orar es cuidar nuestra amistad con Dios, nuestra oración no debe ser egoísta, no solo debemos pedir por nosotros mismos, también debemos hacerlo por los demás con confianza y constancia», dijo durante su sermón.

Entrada la noche, se encendió el ambiente festivo. A la tarima se subieron Miro Freitas, Yosi Pinto, Triova Voices y Winston. Hubo espacio para bailar, cantar y matar saudades del país al que siempre esperan regresar.

No hay comentarios

Leave a Reply