Venezuela dice “presente” en los carnavales portugueses

Venezuela dice “presente” en los carnavales portugueses

0 355

En Madeira, Estarreja y Oliveira do Bairro, el sentimiento criollo se hizo presente en los desfiles y comparsas carnestolendas

Como es sabido la comunidad venezolana radicada en Portugal ha crecido drásticamente en los últimos tiempos, trayendo consigo una fusión cultural: los venezolanos adoptan costumbres portuguesas, mientras que los nativos de tierras lusitanas hacen suyas tradiciones venezolanas. Como era de esperarse, las fiestas de Carnaval 2020 fueron una muestra de esta unión cultural.

Entre los miles de participantes del famoso Desfile del Cortejo de Carnaval en Funchal, Madeira, que este año tuvo como tema “Carnaval en Fantasía” y contó con 13 agrupaciones, la presencia venezolana fue innegable, tanto en el público como en las comparsas. La luso-venezolana Johana Días integró la propuesta “Spolight” de la asociación Animad, bailando en una espectacular carroza al son de los ritmos brasileros. La luso-venezolana llegó a la isla hace cinco años, con un hijo de apenas un año bajo el brazo y se enfrentó al drama de emigrar como madre soltera.

«Fue una época muy dura, yo lloraba todos los días. Dejaba a mi hijo en la guardería y me ponía a buscar trabajo», cuenta Johana, quien en 20 días vendió lo poco que tenía en Venezuela para viajar a Madeira en busca de la calidad de vida que en su tierra había perdido. Hoy trabaja como vendedora de carros en Funchal, la misma labor que realizaba en Venezuela, al tiempo que alterna su trabajo con la participación en desfiles y festividades típicas de la región.

La sangra criolla también se hizo sentir en la comparsa “One World, One Love” del grupo Sweet Dancers. Un grupo de mujeres ataviadas con el traje típico llanero, en el que resaltaban los colores amarillo, azul y rojo, bailaron junto a féminas disfrazadas con trajes de otras nacionalidades, en un claro mensaje de la integración de la comunidad luso-venezolana en tierras portuguesas.

Lejos de la isla, en territorio Continental, específicamente en la localidad de Oiã, en Oliveira do Bairro, Aveiro, los carnavales también se vivieron a lo grande. Ni siquiera la amenaza de lluvia impidió que miles de personas llenaran las calles para ver un desfile de carnaval marcado por la alegría, la creatividad y por 1.200 participantes de 17 asociaciones del municipio. Por las calles de Oliveira do Bairro también pasaron los Caretos de Podence, los Ministros y Matrafonas de Torres Vedras, varias escuelas de samba y grupos de Ovar, Estarreja y Figueira da Foz, así como grupos musicales de otras partes del país.

Entre las centenas de participantes, destacó la presencia de una portuguesa de Fermentelos que emigró a Venezuela y luego regresó a Portugal para cuidar a su padre, sin imaginarse que encontraría trabajo y se quedaría momentáneamente viviendo en su país de origen. Se trata de Maria Eugenia Castro, recordada integrante de la comunidad portuguesa en Venezuela que fungió como funcionaria consular lusitana en Barquisimeto, estado Lara, y tuvo un papel importante en la divugación de la cultura portuguesa en la región centro-occidental del país.

Maria Eugenia, quien estudió música en colegios lusos privados y participó en el grupo Acordeões de Oliveira do Bairro, también fue fundadora de una escuela de formación musical en el Centro Luso Larense y sostuvo intercambios culturales con el Conservatorio de música Luís Emílio Sojo, Las Voces Blancas y el Coro Sinfónico de Lara. Igualmente, durante su estadía en Venezuela, se encargó de promover festividades en honor a Santos Populares en el club luso de Barquisimeto.

Ahora, desde la distancia, Castro continúa inmersa en el ámbito cultural, esta vez desde la Danceteria Belas Artes, donde da lo mejor de sí misma con la finalidad de que los asistentes disfruten de un momento diferente y se sientan libres de vivir el arte, la cultura y la tradición a todo color; objetivos que quedaron demostrados con la carroza del espacio durante el desfile de carnaval, que consiguió trasladar a los presentes a Brasil con sus ritmos y trajes.

Por último, pero no menos importante, en Estarreja el sentimiento criollo vibró con todo su esplendor: en la localidad, donde una gran comunidad criolla hace vida y trabaja, la escuela de samba Tribal decidió rendir homenaje a los luso-venezolanos con una comparsa en la que las mujeres estaban ataviadas con faldas que evocaban a la bandera y el escudo nacional de Venezuela.

La agrupación fue tan sólo una de las 5 escuelas de sambas, 7 grupos de juerga y 13 carros alegóricos que desfilaron por la “Avenida del Carnaval”. Al final de la tarde, Tribal obtuvo el tercer lugar de la competencia de Escuelas de Samba (con 198,5 puntos), siendo ultrapasada por “Trepa de Estarreja (segundo lugar con 217 puntos) y Vai quem quer (vencedora con 225,5 puntos).

Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

No hay comentarios

Leave a Reply