“A Venezuela me atan mis alumnas”

“A Venezuela me atan mis alumnas”

0 230

La docente Francis Correia trabaja para recuperar los valores desde su salón de clases

Delia Meneses

Francis Correia tiene 15 años ejerciendo como docente. «Aunque las maestras también nos graduamos para ser psicólogas, médicos, nutricionistas y cualquier otra profesión”. Tiene 35 años y es Licenciada en Educación. Mamá de Camila y Corina y por 10 meses al año también mamá de cada una de sus alumnas. Caraqueña, con sangre portuguesa, mariana y comprometida con todo lo que hace.

Para Francis, su salón de clases es el lugar donde ocurren los sueños. “Donde todo es posible y donde paso la mayor parte del día”.

“Mi único plan en este momento es dedicarme a esta profesión en la que no te aburres nunca porque todos los días son diferentes. En la que somos capaces de tener el futuro en nuestras manos, marcamos huellas en cada persona y que en definitiva conlleva la enorme responsabilidad y satisfacción de tocar vidas. Y lo asumo con la mayor responsabilidad del mundo”, dijo Francis, cuyo perfil forma parte de la iniciativa Un Plan Ve, que retrata a venezolanos fuera de lo común, cuyo plan inmediato es quedarse en Venezuela y esperar mejores tiempos, mientras hace de ella un buen lugar para vivir.

“A Venezuela me atan mis alumnas, pues siento la responsabilidad ‘terrible’ de seguir formando el futuro de nuestro país. Al final del día serán futuras personas que marcarán la gran diferencia. Mi familia, mi colegio, mis amigos, mis vecinos, también me atan a mi país, porque no existe en el mundo corazón como el de un venezolano, constante, sincero, solidario. A Caracas, ‘mi ciudad de la furia’, me ata su silencio, que pide a gritos que la recuperen, sus calles, sus espacios, su luz, para que vuelva a ser la mejor ciudad del mundo”

Francis cree que para permanecer en Venezuela se necesita fortaleza “para que el cansancio no nos gane, el desespero no nos invada y la esperanza no se apague. Necesitamos muchas cosas materiales, pero realmente las culturales son las más urgentes de recuperar. Para eso debemos educar en valores, donde el cambio sea profundo. Necesitamos seguir con ese entusiasmo que nos caracteriza, con esas ganas de seguir adelante y hacer todo de la mejor manera posible y con el corazón».

Los padres y representantes de las alumnas de Francis le agradecen su deseo de continuar en Venezuela para seguir educando a sus hijas.

NO COMMENTS

Leave a Reply