“Volví a mi puesto de trabajo pero tengo miedo a las represalias”

“Volví a mi puesto de trabajo pero tengo miedo a las represalias”

0 140

De los trece gerentes detenidos en los calabozos de La Yaguara, tres decidieron dejar los cargos que ocupaban en la cadena Central Madeirense

Delia Meneses

Son las 12 del mediodía del lunes 1 de octubre y en el Central Madeirense de Bello Monte se aglomeran los clientes y las cajeras facturan a toda prisa. “Llegó Harina Pan y el trabajo se multiplica”, dice Juan Humberto Herrera Medina, gerente de esta sucursal, mientras intenta agilizar una de las colas. Hace cinco días Herrera no estaba en su ambiente habitual, los pasillos de un supermercado, sino en los calabozos de la Policía Nacional en La Yaguara, junto a otros doce compañeros. Tres de los gerentes del Madeirense que allí estuvieron detenidos abandonaron sus cargos en esta cadena, los demás continúan trabajando, aunque no saben por cuanto tiempo.

¿Qué fue lo más difícil que le tocó vivir durante su reclusión?  

Lo más fuerte fue la violación de todos nuestros derechos fundamentales. Nuestra Constitución dice que somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario pero eso se irrespetó. A mí me gusta mucho leer las leyes, y el marco legal dice que el único órgano encargado de supervisarnos y aplicarnos una sanción administrativa se llama Sundde, pero eso no fue lo que pasó el día que nos detuvieron. Llegó un mayor del ejército que no pude identificar porque no tenía su uniforme con su nombre visible y estaba la Policía Nacional. Ellos fueron los que nos sacaron de nuestro puesto de trabajo. A mí me sacaron con cámaras de televisión, hicieron un show mediático. Ese primer día nos llevaron al centro de reseña de la Policía Científica en la avenida Lecuna. A los oficiales que estaban de guardia se les había perdido un teléfono y empezaron a revisarnos como si fuésemos unos delincuentes, aunque ellos sabían que éramos trabajadores, gerentes de Central Madeirense. Nos irrespetaron y nos hicieron pasar un mal rato.

¿Cómo fue la participación de los fiscales de la Sundde?

Cuando estábamos en nuestro primer sitio de reclusión, los fiscales de la Sundde hicieron el acta de inspección a las 10 de la noche porque el jefe de la policía de investigaciones los obligó a que entregaran las actas y el motivo por el cual estábamos siendo detenidos. Estos funcionarios de la Sundde querían que firmáramos notas de inspección que ni siquiera se hicieron in situ, y la mayoría de nosotros se negó a hacerlo, porque nos acusaban de cosas que no eran ciertas. Nos sacaron de nuestros sitios de trabajo como unos animales, todo fue violado.

Mientras estuvieron detenidos en los calabozos de La Yaguara, ¿cómo fue la rutina?

Fueron tres largos días sin dormir. Así como lo viste en la foto, los primeros días dormíamos esposados hasta que la empresa hizo un esfuerzo para tratar de ayudarnos y pidió que mejoraran las condiciones. En ese comando las condiciones son infrahumanas, los presos están en hacinamiento, vimos cómo muchos de ellos duermen de pie. Hay unos que se llaman desasistidos porque ni siquiera su familia los visita y casi no comen. Nosotros tratamos de ayudar al que pudimos. Yo me bañé al quinto día de reclusión. Todavía hoy, casi una semana después de que nos liberaran, me siento enfermo, con gripe, diarrea, y con esos mismos síntomas están los 12 compañeros  que estaban conmigo, me imagino que por la contaminación del aire y todo lo malo que se respira allí.

¿Creían que podían permanecer recluidos por mucho más tiempo?

Durante la audiencia le dijimos a la jueza que éramos trabajadores, que trabajábamos entre 12 a 14 horas diarias, venezolanos que queremos esta tierra mejor que nadie. Después de que la jueza desestimó todos los alegatos de nuestros abogados lo que pensamos es que no existe estado de derecho, que era un asunto de presión política y que nos íbamos a quedar el tiempo que este régimen quisiera que nos quedáramos. Yo solo pensaba en mi familia, en quien iba a velar por mi esposa y mis hijos. Es increible cómo a una persona normal y corriente, de la noche a la mañana, le cambia la vida. Si no hubiera sido por la intervención del consul, del gobierno portugués que presionó al estado venezolano, estoy seguro que todavía estaríamos ahí, porque eso fue lo que nos indicó la jueza cuando nos hizo la audiencia. Estamos agradecidos con las gestiones, no solo de Portugal, sino de otros países que estaban pendientes de lo que estaba pasando aquí. En la prensa internacional de España, Francia, México, mi nombre salió reflejado.

¿Está en sus planes irse del país?

 Te voy a ser sincero, yo tenía bastante tiempo arreglando mis documentos, mis títulos universitarios, porque no sabemos cuál será el destino de nuestro gran país. Hoy en día te tengo que confesar que sí hay miedo, miedo a las represalias, miedo a que vengan los fiscales de la Sundde. Me quiero ir, pero hay que hacerlo bien, yo no me puedo ir a otro país para ser una carga, un estorbo. Tengo ver qué país puede acoger a un inmigrante con las cualidades que yo pueda tener.

¿A qué se debe que en los últimos días las sucursales de los supermercados se vean más abastecidas?

Los gerentes no manejamos el área de compras, pero mi apreciación personal es que existe una presión muy fuerte. Creo que se obligó a la empresa a que utilizara todos los recursos para poder abastecer las tiendas porque sino vendrían otras medidas más fuertes contra una empresa que tiene 67 años haciendo que este país crezca. Yo creo que esa no es la manera. Si tu quieres que este país tenga los anaqueles llenos y exista libre mercado de oferta y demanda ponlo a producir, crea empresas no las cierres, no las expropies, no acabes con la producción de un país. No puede ser que agarres a los pocos que quedan trabajando y los pongas contra la pared, los amenaces, nosotros no estamos de acuerdo con eso.

¿Es posible mantener en el tiempo esa presencia de productos en los anaqueles?

Todo depende de las pocas empresas que en el país están produciendo. Si se abriera el libre mercado, si hubiera libre exportación, si nos dan acceso a las divisas, estoy seguro de que la empresa va a hacer su mayor esfuerzo para mantener sus supermercados llenos y dar una mejor oferta y calidad a todos sus usuarios y clientes, yo estoy más que convencido de que eso va a ser así.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply