Abanca disponible para apoyar a la comunidad luso-venezolana

0
1014

Tras la larga trayectoria del reconocido banco Banesco en Venezuela y en algunos países de Latinoamérica, el banquero gallego-venezolano Juan Carlos Escotet vio la oportunidad de crear Abanca: un banco europeo que surgió en la Península Ibérica y que al día de hoy se ha convertido en uno de los bancos más reconocidos de España. El banco ha crecido en grandes proporciones y expandido su negocio hasta Portugal, donde actualmente se posiciona como la segunda institución bancaria con mayor número de agencias.

El proyecto Abanca en Portugal se desarrolla hacia la dinámica de un Banco Europeo, con el objetivo principal de apoyar las necesidades de los empresarios portugueses en territorio portugués y en la diáspora, especialmente a los emigrantes portugueses en Venezuela. Así lo explica Carlos Schulz Nunes, International Private Banker de la institución financiera.

“Trabajar para Carlos Escotet es un honor, una persona que tiene parte de su historia de vida similar a la de muchos portugueses en Venezuela. Viene de una familia de emigrantes españoles, que lo impulsaron a crear una pequeña sucursal bancaria en Macaracuay, una zona común a muchos portugueses en la capital venezolana” aseguró Nunes.

Ante el momento convulso que vive el universo bancario, que afecta a toda la geografía terráquea, incluyendo al sector de Venezuela, Abanca ve la necesidad de dar soporte a sus clientes en la comunidad luso-venezolana, al ser uno de los pocos bancos europeos con presencia en Caracas.

“La comunidad portuguesa siempre ha tenido la necesidad de enviar sus remesas a Portugal, fruto de décadas de trabajo y sacrificio, demostrando que no olvidan sus orígenes ni a sus familias. Cabe señalar que dichas inversiones pueden ser tanto en Madeira como en el continente portugués. Otro aspecto que lleva a los emigrantes a realizar inversiones en el banco es el hecho de que las inversiones europeas son más estables y que el euro es cada vez más importante frente al dólar” afirma el representante de Abanca.

Para Carlos Schulz Nunes, servir a la comunidad portuguesa es un gran desafío. “Parte de la comunidad ya me conoce por ser hijo del empresario Carlos Nunes, quien tiene varias empresas en Caracas, una de ellas importando y distribuyendo productos alimenticios portugueses. En otro contexto, conocí el mercado financiero, ya que lidié con el sector cuando acabó el máster que cursé en la Universidad Complutense de Madrid” argumenta el experto en Comercio Internacional.

“Como todos saben, nació una nueva generación luso-venezolana, más o menos de mi edad, hijos de fundadores de los negocios y que hoy en día están asumiendo las riendas de los mismos. He podido constatar que, con fuerza y ​​dedicación, han estado luchando día a día, para mantener e incluso superar los emprendimientos desarrollados por sus familiares. Veo, en estos jóvenes emprendedores, proyectos que Abanca puede apoyar y fomentar. En Venezuela, estaremos preparando un futuro cercano que se acerca” concluye Schulz Nunes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here