Alicia Vieira: “Nosotros tenemos que ser el cambio que necesita Venezuela”

Con una mirada esperanzadora del futuro, la portuguesa apuesta por un país en donde la educación, tanto personal como profesional, son recursos indispensables en la sociedad. Con toda una vida en Venezuela, la altruista busca retribuir a la sociedad a partir de ayudas benéficas

0
108

Oscar Sayago

La familia Vieira proviene de Funchal, en la Isla de Madeira. Su historia se remonta años atrás, siendo grandes contribuidores de la portugalidad en Venezuela. Su madre, Alicia Vieira, fue una de las fundadoras de la Sociedad de Beneficencia de Damas Portuguesas, en el año 1969. Además de ser una de las pioneras de la fundación, también fungió durante varios años como presidenta de la misma institución.

A su vez, su padre, Mario Vieira, fue fundador del periódico “Voz de Portugal” que fue uno de los primeros medios portugueses en el país. Tanto su madre como su padre fueron miembros fundadores del Centro Portugués, por lo tanto, Alicia explica que desde su niñez siempre estuvo impregnada de sus raíces lusas.

“Desde que tengo memoria Venezuela siempre ha sido mi hogar. En mi casa siempre fuimos educados con una mentalidad de retribución; me acuerdo que con mi hermana siempre hacíamos cartas de agradecimientos para los eventos que realizaba la beneficencia, como las verbenas y almuerzos”.

Alicia recuerda con agrado esa época dorada de Venezuela, donde las familias se reunían en la Zona Rental en Plaza Venezuela para compartir y festejar. “Toda la comunidad participaba, también se festejaba en Plaza las Américas y donde hoy está el Hotel Marriot. Me acuerdo que tenía entre doce y quince años, siempre mi familia ayudaba con un kiosko donde vendiamos refrescos; además brindamos una mano a los otros vendedores poniendo adornos”.

En aquel entonces el Centro Portugués no era una realidad como lo es actualmente. Alicia recuerda que a sus doce años participaba con su familia en innumerables actos benéficos, como los son los almuerzos familiares que hacen las Academias de Bacalao; todo lo que se recaudaba iba destinado a la creación de lo que fue en aquel entonces la nueva sede del Centro Portugués.

El desenvolvimiento académico de Alicia transcurrió como el de cualquier otra persona, con la pequeña diferencia de que estudio en lo que fue la primera escuela portuguesa de Caracas. En aquel entonces llevaba el nombre de Escuela los Chaguaramos, que era una pequeña casa que se encontraba en la urbanización Los Chaguaramos.

Después de unos años, esta institución se mudo a otra sede, dejando esta casa de educación como un recuerdo. “En este colegio estudiamos muchos hijos de portugueses, y más de los primeros que llegaron a Venezuela. Me acuerdo que compartí clases con la hija del Sr. Daniel Morais, que fue fundador del Centro Portugués. También estudié con otras personas que hasta la fecha sigo teniendo el placer de compartir con ellas”.

Alicia tuvo que adecuarse a una lengua distinta a la de su familia, dado que cuando cursaba clases el gobierno de Rafael Caldera aprobó una ley donde se demandaba que todas las instituciones debían dar Castellano, y que otras lenguas quedaban como extracurriculares.

“Me acuerdo que para la fecha empecé clases en el Colegio Luso Venezolano, en Altamira, pero luego de unos años se cambió el nombre por Santa Isabel. Aquí cursé todo mi bachillerato, y pude estudiar tanto español como portugués”.

Emprender en familia

Hoy por hoy, Alicia tiene tres hijas que hacen su vida fuera de nuestras fronteras: María Elena, Alicia Isabel y Ana Julia.

Actualmente, Alicia se desenvuelve en el área de la moda, pero trabaja con su propia marca. Debido a la cuarentena, las operaciones de Alicia tuvieron que disminuir, ya que no le llegaban tantos clientes como en años anteriores debido al Covid.

Con la ayuda de su hija Ana, Alicia creó una página de Instagram donde muestra todas sus confecciones: ella crea las prendas y su hija se encargaba de la parte creativa y de atención al cliente. “Nos fue bastante bien con este emprendimiento, se llama @vieiraclothes. Desde el pasado mes de septiembre no hemos seguido publicando nuestras prendas, pero estoy muy orgullosa en decir que hasta la fecha tenemos más de 6000 seguidores”, narró Alicia.

Su marca de ropa va más orientada a la creación de piezas para niños, aunque también confeccionaban piezas para adultos. Le encanta hacer ropa para primeras comuniones, bautizos, cortejos de niña, entre otras prendas. Alicia espera que para el próximo año todo vuelva a la normalidad, dado que “nuestro país no se puede paralizar”.

Comprometida con Venezuela

Actualmente, Alicia forma parte de la Junta Directiva de la la Sociedad de Beneficencia de Damas Portuguesas, llevando el cargo de Vocal. Cabe destacar, que desde el 2015 no había entrado un nuevo miembro a la beneficencia, hasta que Alicia se incorporó en el 2020. Relata con entusiasmo que se dispone a seguir los pasos de su madre, pero que todavía se acostumbra a la parte administrativa y social de la asociación.

“Mi hermana, Carmen Vieira, estuvo varios años trabajando con mi mamá en la beneficencia, pero ella se fue hace unos años a España. Yo estoy dispuesta a colaborar en todo lo que sea posible. Me encanta todo este ambiente y me encanta poder retribuir a mi comunidad; de poco a poco vamos haciendo la diferencia”.

Actualmente, Alicia explica que la beneficencia ha continuado sus actividades pese a cualquier pronóstico que pueda aparecer en Venezuela, y mantiene las esperanzas de que en un futuro se vuelvan a realizar sus actividades cotidianas.

“Esta época de pandemia es un tiempo para que la población se prepare para un nuevo amanecer, no hay lugar para el sedentarismo. Hay que prepararnos para lo que viene, detenerse no es una opción, ya que cuando toda esta situación termine tendremos las herramientas para vivir en la nueva Venezuela. Esta es una etapa para crecer. Todas las crisis que ha vivido el país se presentan como un grito para la sociedad, para que evolucionemos…para que seamos mejores”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here