Beneficios de la sandía

0
1245

La sandía es una de las frutas preferidas en una gran cantidad de países durante el verano, además de ser muy buscada en los países tropicales durante todo el año. Es ligera, refrescante y tiene una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el corazón, la próstata, las células y el cerebro.

Desde hace más de 5.000 años, en las riberas del Nilo, se cultiva este fruto que ha acabado extendiéndose por todas las regiones bañadas por el Mediterráneo. Redonda, intensamente encarnada en su interior si está en su punto óptimo de maduración, crujiente, dulce y acuosa, la sandía es hoy una de las frutas más extendidas por todo el mundo. El devenir de los tiempos, igual que ha ampliado su radio de acción, también ha hecho evolucionar el fruto.

Las primeras sandías que se criaron salvajes en el desierto africano del Kalahari, pequeñas, amargas y poco apetecibles, poco a poco fueron dando paso, mediante la selección de especies dulcificadas, al fruto que conocemos hoy. A pesar de ser bastante dulce, tiene pocas calorías y mucha agua, lo que la hace idónea para el verano. Además, la sandía esconde otras propiedades y muchas de ellas beneficiosas para el corazón.

La citrulina de la sandía, por ejemplo, ayuda a relajar los vasos sanguíneos y mejora la circulación. Los suplementos de extracto de sandía, según un estudio de la Universidad de Florida, ayudan a las mujeres posmenopáusicas a mejorar su salud cardiovascular. Esos mismos suplementos, tomados durante seis semanas, ayudan a aliviar la presión arterial en adultos obesos de mediana edad. Y según un estudio publicado en el Journal of Agricultural Food and Chemistry, tomar un jugo de sandía antes de entrenar ayuda a reducir la frecuencia cardíaca de los atletas y el dolor muscular al día siguiente.

La sandía es agua en un 93%, lo que la hace ideal para dietas de adelgazamiento y recomendable en enfermos renales. Cien gramos de sandía solo tienen 20,3 calorías. Eso, sumado a su gran cantidad de agua, causa sensación de saciedad.

Además, la sandía es depurativa: su elevado poder alcalinizante favorece la eliminación de ácidos perjudiciales para el organismo y su contenido en fibra también favorece el correcto tránsito intestinal. Como si esto no fuera suficiente, este fruto protege las células: su contenido en betacaroteno ayuda a la buena salud visual, previene la aparición de ciertos tipos de cánceres y evita el envejecimiento celular por la sobreexposición al sol.

Tiene unos altos niveles de potasio y magnesio, minerales necesarios para la transmisión y generación del nervioso y de la actividad muscular. Igualmente, su característico color rojo se debe al licopeno, un antioxidante que previene frente a ciertos cánceres, problemas cardiovasculares e inflamaciones de la próstata.

Finalmente, la sandía es rica en citrulina, una sustancia que al convertirse en un aminoácido llamado arginina protege el corazón, el aparato circulatorio y el sistema inmunitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí