Buena suerte, mala suerte

0
1528

En mis conferencias y talleres habituales utilizo abundantes ejemplos y analogías para explicar el tema que trato. Cuando me refiero, que ordinariamente lo hago casi por obligación, a la situación reinante en el país, no dejo de asombrarme de la estadística. De cada 10 casi 10 están de acuerdo conmigo en que esto que nos ocurre, es debido en gran medida, a los insensibles y a los indiferentes: no me meto en política, no me gusta hablar de eso y otras respuestas parecidas. Cuando alguien, muy pocos por cierto, se refieren al asunto en estos términos, es porque apoya a los que han desbancado al país. Y les da vergüenza que podamos identificarlos como cómplices de la ruta que lleva la nación. El silencio también es una forma de complicidad que merece especial atención. La tragedia que vivimos pudiera parecer una bendición, buena suerte, si nos acercamos al hecho mismo de que esos indiferentes, solo se sensibilizarán una vez que sean “tocados por la desgracia”. Cualquiera que esta sea. Un secuestro, un rescate, un despido injustificado, la muerte de un familiar en manos del hampa, en un hospital por no recibir la debida atención, el robo de su vivienda o vehículo, la negación de una solicitud merecida, el menguado presupuesto que no les alcanza para cubrir los gastos más elementales, o cualquier otro de los males de este sistema demasiado corrupto y cínico. Lo malo del asunto, mala suerte, es que no está bien que paguemos justos por pecadores. La buena y la mala suerte siempre van de la mano. De este momento aciago, seguro podremos recuperar las libertades perdidas y sumar otras que nos fueron negadas por los parteros del difunto: los adecos y los copeyanos. Estoy convencido de que las casualidades no existen. Hay que “morder el polvo” y “Comernos un cable”, todos sin excepción para poder comprender que con este régimen no conseguiremos jamás mejorar nuestra calidad de vida. La solución está cerca.

Artículo anteriorLa Revuelta de Madeira
Artículo siguienteUnos cuantos están incómodos con lo que hacen con su dinero
Articulista de Opinión altatribuna@yahoo.com.mx Licenciado en Administración Comercial por la Universidad Central de Venezuela, con Maestría en Finanzas de Empresas por la Universidad José María Vargas. Doctor Honoris Causa. Conferencista, Orientador, Terapeuta y Autor de varios libros. Especialista en gestión integral de capacitación y formación en metodologías y dinámicas para crear eventos de formación empresarial. Consultor gerencial. Director del Instituto Venezolano de Metodología. Profesor de postgrados. Conferencista internacional. Escritor de varios libros. Creador y facilitador de: “El Famoso Taller Oratoria y Liderazgo”. Forma parte del equipo de columnistas de opinión del CORREIO da Venezuela desde el año 2008.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí