Chopos transgénicos buscan detener el avance del desierto

0
42

Fuente: EFE

Chopos transgénicos, más resistentes a las sequías y la salinidad, se plantean como una alternativa al avance del desierto en zonas de Asia y África y para proporcionar medios de vida a los habitantes de estas zonas más empobrecidas biológica y económicamente, explica el profesor Víctor Resco de Dios.

Resco de Dios, catedrático de Biología Forestal en las universidades de Southwest University of Science and Technology en Mianyang (Sichuan, China) y de Lleida, señala en entrevista con EFE que aunque los árboles transgénicos están aún en estudio, podrían ayudar en un futuro a “detener el avance del desierto en Asia Central o en el Sahel (África), entre otras áreas del planeta”.

Los chopos (Populus) son árboles de crecimiento rápido, pueden llegar a medir hasta 30 metros aproximadamente, según la especie, y se encuentra en Europa, América del Norte, África y ciertas áreas de Asia, como China o Kazajistán.

El estudio que se lleva a cabo en la Southwest University busca, además de detener al desierto, proporcionar a la población local medios de subsistencia y de vida, porque “la gente que vive entre el desierto y el límite de zonas arboladas son personas de sectores muy marginales”.

“Se necesitan árboles para luchar contra la sequía y, a la vez, proporcionen suficientes medios como leña a la población local”, y que no suponga la deforestación de la poca vegetación que pueda quedar en esas áreas geográficas.

Los investigadores trabajan con dos variedades de chopo: el Populus euphratica y el Populus tomentosa. El primero es una variedad muy resistente a la sequía y a la salinidad, características de los desiertos de Asia, mientras que la segunda se caracteriza por su rápido crecimiento.

La investigación, ‘El gen de la enzima de biosíntesis de brasinoesteroides PeCPD mejora el crecimiento de plantas y la tolerancia a la sal en Populus tomentosa’, publicada en la revista Industrial Crops and Products, demuestra que la modificación de un gen puede mejorar la altura y la calidad de la madera, así como hacer a la especie más resistente a condiciones más adversas como la salinidad y la falta de nutrientes en el suelo.

El trabajo “se encuentra en fase experimental y aún faltan las pruebas de campo”, según Resco de Dios, investigador en Ecología forestal, no obstante, podría ser la solución para muchas zonas afectadas por la sequía.

El experimento ha consistido en introducir en la variedad Populus tomentosa uno de los genes característicos de la gran resistencia a la sequía que se le atribuye al Populus euphratica, “una especie que crece poco”. Ese gen, según el investigador, es un potenciador de “los brasinosteroides, una hormona que fomenta el crecimiento y la supervivencia bajo condiciones de estrés”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here