Clubes se llenan de optimismo ante la llegada del 2021

0
274

Los centros sociales portugueses en Venezuela han tenido, al igual que el resto del país y del mundo, un año bastante complicado. El cierre de sus instalaciones desde el mes de marzo, en respuesta a las medidas impuestas por el Ejecutivo Nacional para combatir el Covid-19, trajo consigo la paralización total de las actividades hasta octubre; momento en el cual comenzaron a abrir sus puertas para accionistas, con capacidad restringida e iniciativas limitadas.

La proximidad del año 2021 llena de optimismo a los directivos de las diferentes instituciones luso-venezolanas: el inicio del proceso de vacunación a nivel mundial permite soñar con una vuelta a la normalidad en los próximos meses, lo que beneficiará a los centros sociales y a sus asociados, quienes esperan atentos por retomar su vida asociativa.

Centro Luso Larense promovió obras en sus instalaciones

El Centro Luso Larense cuenta actualmente con 1325 socios, que durante varios meses vieron cerrada su segundo hogar. “Definitivamente el 2020 fue un año atípico con esta pandemia que llegó a todo el mundo. Por supuesto que el Centro Luso Larense no estuvo exento de la gran problemática que hemos vivido y nada fue como queríamos o esperábamos. Sin embargo, el club tuvo un balance positivo, sobre todo dentro de las semanas de flexibilización y en el marco de la normativa permitida por el Ejecutivo. Nuestros socios han seguido disfrutando del club, aunque en menor cantidad de personas y menor número de horas. Tuvimos actividades deportivas como futbol y tenis, además de algunas actividades decembrinas. Notamos que con el paso de las semanas, la asistencia de nuestros socios se fue incrementando” explicó Manuel Faria, presidente del club barquisimetano.

A pesar de la pandemia, el club luso del estado Lara avanzó en la construcción de nuevos espacios y en el mantenimiento de los ya existentes. “Este año pudimos hacer parte de las obras de instalaciones deportivas que estaban pendientes, tales como dos canchas de tenis y un gran caney exclusivo para el área del deporte. La limitación de tiempo y la situación económica del país nos afectó mucho. Algunos socios entraron en morosidad, situación que supimos entender y ante la cual les dimos algunos beneficios, extendiendo los plazos de pago y llegando a acuerdos realizados acorde a cada caso específico. Sabemos que esta situación ha empeorado la economía y no queremos perder a ninguno de nuestros asociados, sino más bien queremos seguir creciendo. Esperamos que el próximo ano podamos culminar las áreas deportivas e inaugurar los proyectos que estaban previstos para 2020 y que no se pudo debido a la pandemia” indicó el ciudadano natural de Famalicão.

Entre los deseos de Faria para 2021, la salud ocupa el primer lugar de sus peticiones. “Esperamos que Dios nos de fe y nos ayude a combatir este mal tan dañino para la humanidad, llenándonos de salud y curando a quienes hoy sufren con la epidemia. Afortunadamente en otros países ya está iniciando la vacunación, lo que nos permite sonar con un 2021 mejor para todos. Igualmente pedimos a Dios que Venezuela mejore en términos políticos y sociales, con un nuevo Gobierno que beneficie a las personas y nos permita salir de esta crisis. Estoy convencido que tiempos mejores están por llegar. Tengamos fe, fuerza y esperanza para seguir adelante” finalizó Manuel Faria.

Centro Marítimo de Venezuela registra disminución de afluencia

El Centro Marítimo de Venezuela, ubicado en el sector Turumo del Estado Miranda, se mantuvo cerrado la mayoría del año debido a la pandemia. “Desde que empezó el sistema de flexibilización 7×7 pudimos abrir nuestras puertas para que los socios disfrutaran de la piscina, las canchas deportivas y el restaurante. Sin embargo, no pudimos promover ningún tipo de evento o actividad especial, ya que la afluencia de socios ha sido baja y continuamos con limitaciones de horario” explicó Fernando Costa, actual presidente de la Junta Directiva de la institución luso-venezolana.

“Actualmente estamos abiertos y seguiremos trabajando, aunque creemos que en Enero el Ejecutivo Nacional puede implementar una nueva cuarentena. En total tenemos más o menos unos 500 socios, de los cuales unos 200 se mantienen activos y asisten regularmente a nuestro centro social. Durante este año hemos mantenido bajos los precios de nuestras mensualidades, pues no hemos abierto las puertas y entendemos que todos atravesamos una situación complicada. Sin embargo, llamamos a los socios para que se pongan al día con el club y que juntos continuemos construyendo la historia de esta casa que nos ha dado tantas alegrías desde hace más de 48 años” aseguró Costa.

“Esperamos que el ano 2021 sea mucho mejor que este año 2020, que todo esto pase, que la gente puede volver a su vida normal, para poder planificar actividades que ofrezcan entretenimiento a los socios y que nuestro club siga siendo un punto de encuentro en el que se rescaten las tradiciones lusitanas. Esperamos lo mejor, tanto para el club como para todo el país y el mundo. Sabemos todo lo que las personas han pasado y mantenemos nuestro compromiso para seguir trabajando en pro de aquellos que consideran a nuestro club su segundo hogar” finalizó el presidente de la antigua Asociación Deportiva Luso Venezolana.

Centro Luso Venezolano de Margarita de luto por fallecimiento de socios

El fallecimiento de dos socios activos del Centro Luso Venezolano de Margarita, debido a la epidemia de Covid-19, marcó el año 2020 de este club ubicado en el estado Nueva Esparta. Así lo dio a conocer María Fernanda Salazar, administradora de la institución: “Nos tocó perder a dos socios por complicaciones relacionadas al virus, lo cual nos dio una enseñanza, nos abrió los ojos y nos puso los pies sobre la tierra a todos los que hacemos vida en este espacio”.

Actualmente el número de socios activos del centro social no pasa de 40, resultado de la situación país y el proceso migratorio que se vive. “Este año lamentablemente no se pudo hacer nada en el club. No pudimos celebrar las festividades del Día de Portugal, Día de Madeira, Navidad y Fin de Año, así como tampoco realizamos las reuniones del último domingo de cada mes, ni transmitimos los partidos del fútbol portugués o de la selección lusa. Igualmente, este año debimos hacer la asamblea de socios para renovar la junta directiva, lo cual no fue posible debido a las condiciones actuales y las medidas dictadas por el Ejecutivo Nacional. Acá en Margarita la gente respetó mucho la cuarentena y en nuestro club muchas personas se quedaron en la casa a raíz de la perdida humana de dos socios muy queridos” explicó María Fernanda Salazar.

A pesar del negativismo que marcó 2020, el club encara el 2021 con las mejores perspectivas. “La comunidad portuguesa en Venezuela siempre ha sido fantástica, trabajadora y comprometida. Estamos convencidos que de 2021 será un año triunfador para todos. Durante el 2020 aprendimos muchas cosas y nos quedamos en casa preparándonos, organizándonos, ideando nuevos proyectos. Ahora es el momento de transformar toda esa fuerza que guardamos en casa, en grandes acciones. Deseamos que la salud reine en todos los hogares y en nuestro club, para que podamos reunirnos todos juntos como familia. Por ello, llamamos a no perder la esperanza, la fortaleza y las ganas de luchar que siempre ha caracterizado a nuestra comunidad. Tengamos fe en que el país va a cambiar y que esta enfermedad va a desaparecer del mundo entero” concluyó la administradora del Centro Luso de Margarita.

Centro Portugués se reinventó en beneficio de sus socios

“Fue un año totalmente diferente, en el que nos tuvimos que reinventar. Nadie estaba preparado para una pandemia, pero pudimos seguir adelante” afirma Juan Ricardo Ferreira, presidente de la Asociación Civil Centro Portugués. El famoso club ubicado en el sector Macaracuay, en el este de Caracas, nunca dejó de trabajar, a pesar de mantener las puertas cerradas para sus accionistas desde marzo hasta octubre.

“Nosotros solo cerramos el disfrute, pero el trabajo nunca paró. Aprovechamos los meses que no tuvimos visitas de socios para realizar labores que resultan difíciles cuando hay afluencia de personas, tales como la reconstrucción del Parque Infantil y la remodelación de la sala de música y sala de baile. Igualmente, se reparó el techo de la cancha principal de bolas criollas y se realizó un mantenimiento profundo en las piscinas. Ahora estamos promoviendo un trabajo de gran envergadura en la piscina de trampolines, donde hay una fuga de agua que no se ha podido identificar. No menos importante ha sido el cambio de tuberías del edificio principal, que se ha venido sustituyendo por termofusión para evitar filtraciones y posibles rupturas” explicó el ingeniero que preside la Junta Directiva del CP.

El club siempre ha sido una demostración de mantenimiento adecuado de las instalaciones. “Una de nuestras líneas de acción es el mantenimiento de la infraestructura, ya que en la situación actual de Venezuela es algo que no se puede descuidar. Este año, dada la cuarentena, no se invirtió tanto en eventos y actividades deportivas o culturales, por lo que todo ese patrimonio fue reinvertido en infraestructura y trabajos más complejos que implican mucho dinero. Actualmente contamos con 2000 familias accionistas que están comprometidas con el pago de sus cuotas mensuales y que cuando acuden al club cumplen a cabalidad las medidas de bioseguridad y distanciamiento social” argumentó Ferreira.

El presidente del CP lamenta las personas que perdieron la vida debido al Covid-19 y llama a tenerlos en cuenta para la construcción del futuro. “En el 2020 muchos amigos se quedaron en el camino y muchas familias sufrieron el impacto de la pandemia. Sin embargo, tenemos esperanza de que con ayuda de Dios y de nuestra Virgen de Fátima, pronto la vacuna llegará a todos los ciudadanos del mundo y podremos tener una vida normal, recordando siempre lo que ya vivimos y teniendo presente los aprendizajes que esto nos dejó a todos. Creo que todos debemos comenzar a apreciar lo que tenemos, darles valor a las cosas. Busquemos la reconciliación y la paz tan necesaria por estos tiempos, dejando a un lado las rivalidades, el egoísmo y las envidias. Compartamos de nuevo como familia y sigamos adelante como esa gran comunidad que siempre hemos sido” finalizó Juan Ricardo Ferreira.

Catia La Mar avanzó con sus aulas de idioma

Sacrificar lo que tenemos por el bienestar de los demás, es el mayor aprendizaje que dejó el 2020 a Eusebio de Sousa, presidente del Centro Luso Venezolano de Catia La Mar. El club, ubicado en el estado La Guaira, estuvo cerrado casi todo el año, afectando todas sus actividades, excepto el curso de Lengua y Cultura Portuguesa.

“Este 2020 fue un año muy difícil para todos, de grandes pérdidas humanas en Venezuela y el mundo.  Para el Centro Luso de Catia La Mar fue un período de grandes retos porque debido a las medidas impuestas por el Gobierno Nacional, tuvimos ausencia total de nuestros socios. Sin embargo, logramos salir adelante. Le dimos continuidad a nuestro curso de portugués, obteniendo nuestro alumnado una buena posición a nivel nacional, según datos del Instituto Camões y la Coordinación de Enseñanza de Portugués como Lengua Extranjero en Venezuela. Igualmente, contamos con la visita del Cónsul de Portugal para hacer un balance de nuestras actividades y tuvimos muy buena receptividad de esta autoridad” explicó el actual presidente de Junta Directiva del club costeño.

“Espero que el 2021 sea un año positivo, de unión y de esperanza, tanto para el país como para los proyectos personales de cada quien. Las personas que decidieron quedarse en Venezuela deben asumir el reto y luchar por el país. Venezuela es una bella nación que se merece cada granito de arena de los que nos quedamos aquí. Trabajemos con unión, honestidad y perseverancia, siendo más amigos y más próximos del prójimo, olvidándonos de nosotros mismos y preocupándonos más por los otros” finalizó de Sousa.

Club de Guayana paralizado debido a la pandemia y falta de gasolina

Uno de los clubes que se ha visto más afectado a nivel nacional durante el año 2020 fue el Centro Portugués Venezolano de Guayana. A las restricciones de circulación y medidas de distanciamiento social, se sumó la ausencia total de gasolina en el Estado Bolívar, lo que dificulta que los accionistas se acerquen al club lusitano durante los días de flexibilización.

“Ha sido un año muy duro, de resistencia muy fuerte. Hasta carnavales, en el mes de febrero, se hicieron algunas actividades normales. Sin embargo, al entrar en la pandemia, los clubes fueron severamente castigados pues no entramos en ningún plan de flexibilización, salvo en los meses de octubre, noviembre y diciembre. En estos últimos tres meses, las horas permitidas son prácticamente nulas, ya que debemos abrir muy temprano en la mañana y nuestros socios acostumbran a frecuentar el club durante la tarde y la noche. A esto se suma el problema del combustible: aquí no hay racionamiento, sino que simplemente no hay combustible, lo que hace que la gente no se pueda movilizar” explicó Victor Vieira, presidente de la Junta Directiva del CPVG.

“Para el próximo año no tenemos idea de como esto va a funcionar, por lo que no tenemos nada programado. Es muy difícil mantener los clubes con este contexto. Hemos mantenido las mismas cuotas y aun así la morosidad es muy alta por razones diversas, pero hacemos lo que humanamente se puede hacer. Tenemos fe y mucha esperanza de que en algún momento esto pueda normalizarse, que podamos volver a una vida normal. Mientras no tengamos esto, seguiremos prácticamente paralizados” afirmó el también Cónsul Honorario de Portugal en la región, al mismo tiempo que hizo un llamado a la comunidad a tener fe y resistir. “Llegamos al final de un año con muchos problemas, pero quienes tenemos salud, debemos agradecerle a Dios por estar aquí presentes, recordando siempre a quienes lamentablemente partieron. Esta es una prueba que Dios nos puso en el camino y tengo la seguridad de que vamos a superarlo, con mucha fe, fuerza y esperanza” concluyó Vieira.

Artículo anteriorDamas dan su mano amiga a pesar de la pandemia
Artículo siguiente‘Conselheiros’ continuarán exigiendo mejoras para los ciudadanos
Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here