Consejos para alcanzar los 100 años saludable

0
83

Tener un estilo de vida saludable todos los días es fundamental para alcanzar los 100 años de salud física y mental. Además de la comida, se requiere precaución con muchos otros aspectos, como exámenes médicos frecuentes y mucho más. La receta para un envejecimiento saludable se refleja en las elecciones realizadas a lo largo de los años. Por tanto, cuanto antes se adquieran los buenos hábitos, mayores son las posibilidades de llegar a la vejez con salud.

Practica actividades físicas: no solo beneficia la silueta. Según la Organización Mundial de la Salud, los ejercicios ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis, problemas cardíacos y, debido a los niveles de serotonina, que aumentan durante la práctica, una sustancia que mejora el estado de ánimo, ayudan a prevenir la depresión.

Ejercita tu cerebro: todos sabemos que una buena lectura favorece la relajación y ayuda a estimular el pensamiento, pero además de estos beneficios, la lectura de libros ayuda a mantener el cerebro siempre activo, evitando la pérdida de memoria. Los juegos u otros estimulantes del razonamiento también mejoran la memoria.

Duerma bien: dormir poco puede envejecer el cerebro, ya que acelera la tasa de deterioro cognitivo y afecta el pensamiento. De hecho, la falta de sueño también puede dificultar la concentración durante las tareas y obstaculizar el correcto funcionamiento del metabolismo, agravando así el aumento de peso corporal. Lo ideal es descansar ocho horas al día.

Aumente su ingesta de agua: el agua es el nutriente más abundante en el cuerpo y juega un papel clave. Algunas de las funciones son transportar nutrientes a las células, regular la temperatura corporal, actuar sobre los procesos fisiológicos de digestión, absorción y secreción, proteger frente a infecciones y ayudar a eliminar toxinas a través de la orina. Por tanto, la indicación es que se deben consumir al menos dos litros de agua al día.

Evite fumar y beber demasiado alcohol: el alcohol disminuye la cantidad de vitamina A en el organismo, agravando la aparición de arrugas y líneas de expresión. Los cigarrillos, por otro lado, reducen el flujo sanguíneo, afectando la oxigenación de los tejidos de la piel. Además, debido a que el alcohol y el tabaquismo dañan las células sanas del cuerpo, aumentan la probabilidad de enfermedades como la diabetes, la hipertensión y el Parkinson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here