Consejos para inculcar hábitos sostenibles en las empresas

0
39

Este viernes, 22 de abril, es el Día Mundial de la Tierra y el tema de la sostenibilidad ha sido asumido, por varias empresas, como una prioridad, dado el contexto en el que vivimos. Adoptar prácticas más sostenibles puede parecer difícil, pero hay algunas estrategias que pueden ayudar.

Crear una cultura de la sostenibilidad: «El cambio de comportamientos requiere un cambio de cultura organizativa que debe tener como objetivo normalizar la sostenibilidad y hacerla parte de la identidad empresarial. Hay varias formas de fomentar el cambio cultural, como inculcar hábitos ecológicos a los empleados mediante carteles que les recuerden que deben reciclar y apagar las luces o compensar las prácticas sostenibles, como los descansos extra para quienes vayan al trabajo en bicicleta.»

Reducción de la producción de residuos: «Cada empresa produce diferentes cantidades de residuos y es importante gestionar cómo se producen y reducirlos, ya sean de papel, plástico o productos eléctricos. En el caso de las empresas que todavía utilizan mucho papel, es fundamental empezar por reciclar lo que no es necesario, comprar papel reciclado o fomentar la reducción de la impresión de documentos promoviendo la digitalización. Además del papel, también se puede reciclar la tecnología mediante la compra y venta de artículos de economía circular que permitirán a las empresas tener un menor impacto en el medio ambiente y ahorrar dinero.»

Medir y reducir la huella de carbono – «El primer paso para entender dónde es posible reducir y salvar el medio ambiente es medir la huella de carbono de la empresa, que puede calcularse de varias maneras, concretamente a través de calculadoras en línea como CoolClimate Network y Nature Conservancy. En este sentido, es importante trazar una estrategia medioambiental más eficaz y específica que permita a las empresas alcanzar este objetivo. Reducir los desplazamientos en coche o en avión fomentando el uso del transporte público o los desplazamientos a pie siempre que sea posible y adoptar energías renovables son ejemplos de cómo empezar a reducir la huella de carbono».

Reducir y hacer renovable la energía utilizada – «Es esencial ser consciente de la cantidad de energía que se utiliza e identificar las áreas en las que es necesario cambiar. Para ello, las empresas deben disponer de un Certificado de Eficiencia Energética actualizado, es decir, una evaluación detallada de la eficiencia energética que muestra las áreas que deben mejorarse. Además de controlar el consumo de energía, la instalación de paneles solares, turbinas eólicas o sistemas geotérmicos permitirá a las empresas generar su propia energía, que por tanto es gratuita»;

Formación en sostenibilidad – «Por último, además de los pasos anteriores, es importante empezar por formar a los empleados para que, de forma natural, sean más conscientes de las cuestiones de sostenibilidad y empiecen a querer hacer más por el medio ambiente».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí