Consejos para la salud ocular

0
33

Si tiene dificultad para ver cosas lejanas o cercanas, tiene dolores de cabeza, ardor en los ojos, siente sueño al realizar actividades visuales como la lectura y le molestan las luces deslumbrantes como faros, semáforos y reflectores en la noche, la recomendación es acudir a un oftalmólogo para una mejor evaluación.

En la infancia y la adolescencia es frecuente la aparición de defectos de refracción, como la miopía y el astigmatismo. El oftalmólogo Fausto Stangler, del Hospital Banco de Olhos (HBO) de Porto Alegre, recuerda que, en la infancia, los niños suelen ver mal y no lo saben. Por este motivo, los cuidados deben comenzar pronto.

Entre el final de la infancia y el comienzo de la adolescencia puede aparecer el queratocono. Esta enfermedad se caracteriza por una alteración progresiva de la córnea -la primera capa del ojo- que hace que adquiera un aspecto «puntiagudo». Aunque no causa ceguera, la enfermedad es muy perjudicial para la visión, que puede quedar distorsionada y sombreada. El queratocono está estrechamente relacionado con el acto de rascarse los ojos (lea más abajo).

Las alteraciones, normalmente, comienzan a partir de los 40 años e incluyen quejas para ver de cerca y ojos cansados. Los exámenes preventivos son fundamentales, después de todo, el glaucoma se considera una enfermedad silenciosa.

En la tercera edad es más frecuente la aparición de cataratas y, por tanto, la visión «borrosa». También puede haber daños relacionados con la DMAE, la degeneración macular asociada a la edad. La detección temprana del problema puede detenerlo.

No te rasques los ojos: especialmente en los niños, esto puede inducir la aparición de queratocono, que es cuando la córnea se deforma en forma de cono. Esta enfermedad, cuando se diagnostica a tiempo, puede tratarse para evitar su progresión y rehabilitar la calidad visual.

Adopte un estilo de vida saludable: evite el tabaco, el abuso del alcohol y apueste por una dieta con alimentos ricos en luteína y zeaxantina, que se encuentran, por ejemplo, en las verduras de hoja verde (coles y espinacas) y en los alimentos de color (zanahorias, tomates y pimientos).

Visite al médico: haga una visita periódica al oftalmólogo, que es el único profesional cualificado para identificar las enfermedades oculares y tratarlas. La recomendación es visitar al especialista una vez al año.

Limpiar la región: las mujeres, especialmente, deben prestar atención a la limpieza total del maquillaje en la zona de los ojos.

No se trate usted mismo: los colirios son medicamentos, por lo que sólo deben utilizarse cuando los prescriba un oftalmólogo.

Disfrutar del aire libre: además de evitar el abuso de las pantallas, es fundamental realizar actividades al aire libre, especialmente en el caso de los niños y adolescentes, ya que así se reduce el riesgo de desarrollar miopías progresivas y queratoconos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here