Consejos para perder peso durante la lactancia

0
36

Después del parto, en la búsqueda de la autoestima perdida, es normal que las mujeres quieran perder peso para volver al que tenían antes de quedarse embarazadas. La lactancia es responsable de un gran gasto calórico y ayuda mucho en el proceso, pero es importante mantener una dieta equilibrada y saludable que favorezca la pérdida de peso de forma natural tras el parto: la recomendación es perder entre 250 y 500 gramos por semana.

Es necesario tener paciencia y evitar las dietas restrictivas al menos en los primeros seis meses después del parto, ya que la dieta de la madre influye en la calidad de la leche del bebé.

Perder peso después del parto no es tan fácil, especialmente cuando, por alguna razón, la madre no puede dar el pecho. Algunos consejos que pueden ayudar en el proceso de pérdida de peso son

Lactancia: Es importante intentar dar el pecho siempre que sea posible, ya que durante este proceso se utiliza la grasa que se almacenó durante el embarazo. La estimulación de la leche también consume muchas calorías: para producir un litro de leche materna se necesitan 800 calorías al día, 500 las aporta la dieta y 300 el depósito materno.

Tener una dieta equilibrada: Durante esta fase, el organismo necesita una mayor cantidad de energía para producir leche materna, lo que puede hacer que la mujer sienta más hambre y aumente su peso. Por ello, es importante mantener una dieta sana y equilibrada. Un buen consejo es incluir alimentos ricos en minerales, vitaminas y hierro.

Gastar calorías: Usar el canguro o el fular también es un tipo de musculación, pero dar un paseo empujando el cochecito es una buena forma de quemar calorías y tonificar el abdomen. La actividad también es interesante para la salud mental, ya que ofrece una distracción de la agotadora rutina en casa. Unos 20 minutos de caminata pueden quemar 100 calorías.

Bebe agua: El consumo de agua durante esta fase no sólo ayuda a mantener la producción de leche materna, sino que también reduce el hambre porque mantiene el estómago relativamente lleno durante el día, reduciendo el deseo de comer otros alimentos menos saludables. Además, mejora el tránsito intestinal, ayuda a eliminar el exceso de líquido acumulado en el organismo y mantiene el cuerpo hidratado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here