Consorven: ¿Están accediendo las personas con discapacidad a los programas de apoyo psicosocial?

La cuarentena en Venezuela ha generado un impacto negativo en personas con discapacidad.

0
22

Oscar Sayago/Nota de prensa

Desde que inició la pandemia en Venezuela el pasado año, se ha determinado que el confinamiento ha tenido repercusiones negativas, para ser más específico, en el área psicológica en personas con discapacidad en el país. Aunque instituciones brinden asesoramiento diario y eduquen a familias sobre las nuevas herramientas de asistencia a distancia, también hay que recalcar que el gobierno venezolano todavía no ha facilitado nuevas medidas para ayudar a este sector tan vulnerable de la comunidad.

Juan Ángel De Gouveia, presidente de la Confederación Sordos de Venezuela (Consorven), aseguró que entre los síntomas que ha dejado la cuarentena implementada en el país para evitar la propagación de la COVID-19 está la confusión, enojo, agotamiento, desapego y ansiedad, “pudiendo llegar incluso a trastorno de estrés postraumático y depresión“.

A su vez, De Gouveia manifestó que el distanciamiento social no afecta por igual a todas las personas con discapacidad, dado que existen diferentes niveles y distintas formas de aproximación para cada caso.

Por esta razón, Consorven y la Fundación Vanessa Peretti (Funvape), presentaron a otras organizaciones que trabajan en el sector de protección, un informe sobre la situación de inclusión de personas con discapacidad en servicios de apoyo psicosocial en el marco de la emergencia por el covid-19.

Dicho estudio realizado por ambas organizaciones ha servido como un puente para demás instituciones y familias, dado que identifica las principales necesidades de apoyo psicosocial de las personas con discapacidad. A su vez, ha podido determinar cuales son los impedimentos que enfrenta este sector de la sociedad, al momento de adquirir algún servicio de este tipo.

Uno de los hallazgos de la investigación refleja, “que a pesar de las circunstancias en términos de conectividad, un número considerable de personas han hecho uso de estos servicios, demostrando que la asistencia psicológica es una necesidad imperiosa en estos tiempos de pandemia”.

Además de esto, los resultados de dicho estudio demuestran que “4 de cada 10 entrevistados se sintieron tan asustados que nada los podía calmar. También 4 de cada 10 experimentaron molestias e irritabilidad; 5 de cada 10 sintió apatía por las cosas que solían gustarle y 6 de cada 10 malestar por la situación que enfrenta el país”.

Agregó De Gouveia, que las personas con discapacidad indicaron que la principal razón de su alteración emocional es la inestabilidad económica del país, situación que les genera preocupación y angustia. Esto influye en el desempeño de su vida cotidiana, ya que muchos perdieron sus empleos por la pandemia. En ese particular, muchos dijeron sentirse “una carga para sus familiares”.

Un llamado a la solidaridad

El estudio refleja una falta importante de difusión de información que especifique cuales son los servicios que están a la mano para las comunidades. Las personas con discapacidad manifestaron desconocer a dónde acudir en caso de requerir atención o apoyo psicológico que les permita manejar los rasgos de ansiedad que puedan experimentar.

De Gouveia realizó un llamado a todos los sectores de la sociedad, para asumir el compromiso con la inclusión ante los cambios que impone la nueva normalidad. Manifestó la necesidad de trascender del discurso a la práctica y pidió a los presentes, hacer realidad el lema de Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad: “Que nadie se quede atrás”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here