Cuida el planeta en 15 pasos

0
1958

La ecología o consciencia ambientalista cada día está más presente en nuestra vida cotidiana: mientras que las empresas toman acciones para reducir los daños de sus operaciones al medio ambiente, agrupaciones de ciudadanos se organizan en una gran variedad de iniciativas que buscan poner un granito de arena en esta lucha mundial.

En nuestro día a día, bien sea en el hogar, el trabajo o donde quiera que vayamos, podemos aplicar 15 medidas sencillas que nos sumarán a la lucha por el planeta. La reducción del consumo de agua y energía son un paso fundamental en esta ardua labor.  Pero una de las mejores decisiones que podemos tomar es inculcar a nuestros hijos cómo reciclar y ahorrar energía desde pequeños, integrando pequeñas medidas en sus costumbres y valores.

Utilizar productos reutilizables: servilletas y pañuelos de tela, vajilla de cristal o cerámica. Evita el uso del papel de aluminio o film plástico alimentario.

Utilizar productos reciclados y reciclables. Se ahorra agua y disminuye la contaminación. Para fabricar una tonelada de papel virgen se necesitan 115.000 litros de agua, mientras que para el papel reciclado 16.000 litros.

Antes de tirar cualquier objeto piensa si se puede aprovechar. Los juguetes, ropa usada o los libros pueden ser de utilidad a otras personas necesitadas.

Separar los residuos en casa para facilitar el reciclaje y utilizar los puntos limpios de tu municipio para depositar aceites, baterías de vehículos, fluorescentes, restos de pinturas, radiografías, residuos informáticos, entre otros.

Consumir frutas y verduras de temporada, producidas de manera ecológica y local. Así se evita el fomento de producciones horto-frutículas intensivas que demandan grandes cantidades de agua y utilizan fertilizantes y pesticidas que contaminan el agua.

No descongelar los alimentos bajo el grifo. Es mucho más ecológico sacarlos del congelador el día anterior y colocarlos en la nevera.

Elegir productos de limpieza sin cloro y evitar detergentes con fosfatos y tensoactivos químicos.

Utilizar bombillas ecológicas: las bombillas fluorescentes compactas consumen sólo el 20% de energía que las tradicionales y duran ocho veces más.

Apagar las luces y los electrodomésticos cuando no se usen. Recuerda que tener los aparatos en stand by (con el piloto rojo encendido) también consume energía.

Reducir el consumo de pilas. Además de contener sustancias tóxicas son poco eficientes y derrochan energía.

Cerrar los grifos cuando no se necesite el agua y controlar que no haya en la casa ningún grifo que gotee. Una gota por segundo supone 30 litros de agua al día.

La ducha, mejor que el baño. En un baño se pueden gastar 100 litros de agua; cuando nos duchamos usamos solo unos 30 litros de agua.

No tirar por los desagües nada que no sea agua. Los restos orgánicos, como los aceites y otros residuos, contaminan nuestros ríos y dificultan el trabajo de las depuradoras.

Si laváis el coche en casa, hacedlo con un cubo y no con la manguera. Lavar el coche con un cubo de agua consume 60 litros de agua, frente a los 500 que supone lavarlo con manguera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here