Curiosidades sobre el palacio más antiguo de Portugal

0
108

Cuando pensamos en palacios, pensamos en un edificio suntuoso, grande y lleno de lujos, donde vivía la familia real. Lo cierto es que tampoco debemos olvidar los llamados “Paços” en esta denominación. Los “Paços” eran edificios más pequeños, y este término puede usarse para las casas de los obispos o para los lugares donde el rey habría dormido al menos una vez. Algunos de ellos pueden haber sido, temporal o definitivamente, residencias reales.

Por ello, el palacio más antiguo de Portugal es el llamado “Paço das Escolas”, que hoy forma parte de la Universidad de Coimbra. Fue construido durante varios cientos de años, desde el reinado de D. Afonso Henriques hasta el siglo XVI. La construcción original, la Alcáçova (el lugar donde vivió el gobernador de la ciudad durante el período de dominio musulmán) fue construida bajo las órdenes de Almançor a finales de siglo X.

A partir de 1131 D. Afonso Henriques llegó a habitar el Palacio Real de Alcáçova, convirtiéndose en el primer palacio real del país. Aquí nacieron prácticamente todos los reyes de la primera dinastía.

Este palacio se va abandonando gradualmente desde el reinado de D. Dinis, cobrando una nueva vida durante el siglo. XVI, durante el reinado de D. Manuel I, cuando se inicia una importante renovación en los edificios.

En el reinado de D. João III, en 1544, se instalaron aquí todas las facultades de la Universidad de Coimbra. Tras ser adquirido a D. Filipe I, en 1597, el antiguo Paço da Alcáçova pasó a pertenecer definitivamente a la Universidad, tomando el nombre de Paço das Escolas por el que se le conoce hoy.

El Paço das Escolas abarca varios edificios emblemáticos, que se han ido añadiendo al Paço original a lo largo de los siglos, como la Biblioteca Joanina, la Sala dos Capelos, la Sala do Exame Privado y la capilla de São Miguel.

La Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra sustituyó a la antigua Casa da Livraria Universitária, debido a que su nombre se debe al monarca que ordenó su erección, D. João V, en 1717. Este rey se hizo conocido como el patrón de las artes, la ciencia y la cultura, siendo este un ejemplo de la notable política cultural del rey.

Como destaque, en el pórtico de este elegante edificio, de cuatro columnas de estilo jónico, se encuentra el escudo real, barroco, que en toda su majestuosidad refleja el espíritu de magnificencia tan característico del reinado más auspicioso de la historia del país.

La Capilla de São Miguel, también conocida como Capilla de la Universidad de Coimbra, data del siglo XVI, probablemente construida sobre una antigua capilla del siglo XIX, estilo manuelino. El edificio actual es el resultado de las obras dirigidas por Marcos Pires, finalizadas por Diogo de Castilho.

Esta capilla sufrió una remodelación menor en los siglos XVII y XVIII. La Capilla Real, dedicada a São Miguel, fue la sede de la Cofradía de profesores y alumnos, bajo la advocación de Nossa Senhora da Luz. La estructura arquitectónica es inconfundiblemente manuelina, como se aprecia en los enormes ventanales de la nave central y en el arco de crucero.

La actual Sala dos Capelos fue una vez un salón del trono, antes de que el Paço Real de Coimbra se convirtiera en Paço das Escolas. Fue en esta sala donde el rey João I fue aclamado como rey de Portugal.

Cuando, a partir de 1544, el palacio reunió a todas las Facultades de la Universidad de Coimbra, que se había instalado en la ciudad en 1537, el antiguo Salón del Trono comenzó a utilizarse en ceremonias académicas de mayor importancia.

La Sala de Examen Privado era el lugar donde pernoctaba el monarca, siendo parte integrante del antiguo Palacio Real. Posteriormente, se transformó en la Sala Privada de Exámenes, que era un acto solemne y nocturno donde se realizaba el examen de pregrado, a puerta cerrada. Incluso hoy, aquí tiene lugar la solemne Apertura de Clases.

La configuración actual de la Sala Privada de Reconocimientos es el resultado de una feria de remodelación en 1701, llevada a cabo por el maestro de obras José Cardoso. La decoración incluye un panel de azulejos realizado por Agostinho de Paiva y un conjunto de retratos de antiguos rectores. La pintura del techo fue realizada por José Ferreira Araújo, todavía hoy un punto focal del espacio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here