Curiosidades sobre Fernando Pessoa

0
72

Fernando Pessoa (1888-1935) fue una de las personalidades más llamativas de la literatura portuguesa. Nacido el día de San Antonio, fue bautizado como Fernando António Nogueira Pessoa, aunque posteriormente creó varios heterónimos que han pasado a la historia. Reconocido como letrista y poeta nacionalista, cultivó una poesía centrada en los temas tradicionales de Lusitania, con un ritmo nostálgico y expresando sus reflexiones sobre su yo más profundo y sus preocupaciones.

Nacido en Lisboa, era hijo de Joaquim de Seabra Pessoa, crítico musical, y de Maria Magdalena Pinheiro Nogueira Pessoa. Tras perder a su padre por tuberculosis a los cinco años, conoció a su padrastro, el comandante militar João Miguel Rosa. Cuando fue nombrado cónsul portugués en Durban (Sudáfrica), Fernando Pessoa se trasladó a su nuevo hogar, acompañando a su familia. En África asistió a un colegio de monjas y a la Durban High School, donde recibió una educación inglesa.

Aunque se matriculó en el Curso Superior de Letras, en Lisboa, a los 17 años, lo abandonó tras dos años de asistencia, sin presentarse a ningún examen. Pessoa prefirió estudiar por su cuenta en la Biblioteca Municipal, donde leyó varios libros de filosofía, religión, sociología y literatura.

Escribió sus primeros poemas en inglés a los 13 años y a los 16 ya había leído a algunos de los grandes autores ingleses, como Shakespeare, John Milton y Edgar Allan Poe. Se sabe y se escribe mucho sobre la vida y la obra de este poeta intemporal, pero hay algunas curiosidades que pasan desapercibidas.

Además de haber nacido el día de San Antonio, la familia de Fernando Pessoa también reivindicó una conexión genealógica con el santo, cuyo nombre de bautismo era Fernando de Bulhões. Conocido por ser varios poetas a la vez, «plural» como él mismo se definía, Pessoa creó personalidades únicas para los poetas que convivían con él, cada uno con su propia biografía y características diferentes.

Para Alberto Caeiro, poeta de la naturaleza, «todo es como es» y todo «es así porque es así», reduciendo todo a la objetividad, sin la mediación del pensamiento. Ricardo Reis, natural de Oporto y exiliado en Brasil por no estar de acuerdo con la Proclamación de la República Portuguesa, era un profundo admirador de la cultura clásica. Bernardo Soares fue un semi-heterónimo y Álvaro de Campos, el más importante de los heterónimos, nacido en el sur de Portugal, fue el poeta moderno con un temperamento rebelde y agresivo, centrado en el inconformismo, manifestado a través de una verdadera revolución poética.

Hay mucho más que decir sobre Pessoa y varias son las curiosidades de Fernando Pessoa que han llegado hasta nuestros días. El mítico eslogan de Coca Cola «primero es extraño, luego es fascinante», que data de 1929, fue escrito por Fernando Pessoa. Trabajaba en la agencia Hora cuando contribuyó a la campaña publicitaria de esta bebida que sólo entraría en Portugal tras la Revolución del 25 de abril, en el verano de 1977.

Entre las curiosidades de Fernando Pessoa se sabe que, aun habiendo recibido el Premio Antero de Quental, por la obra «Mensagem», seguía siendo un empleado de oficina. Sólo cinco años después de su muerte sus obras despertaron el interés del público.

Debido a su trayectoria, sólo diez personas asistieron a su ceremonia fúnebre en Campo de Ourique, que reunió a algunos intelectuales, como António Botto, el primer portugués que asumió públicamente su homosexualidad, y a algunos conocidos del barrio, como su barbero.

Murió a la edad de 47 años, y aunque en su certificado de defunción figuraba que su muerte estaba relacionada con una obstrucción intestinal, el diagnóstico de ingreso indicaba un cólico hepático asociado a cirrosis, posiblemente asociado al consumo excesivo y prolongado de alcohol. También hay quien sostiene que la causa de su muerte fue una inflamación aguda del páncreas, y sus biógrafos cuentan que se negó a ser hospitalizado y pasó sus últimas horas casi solo, visitado únicamente por una enfermera, el médico y el capellán. También se dice que sus últimas palabras fueron «Dame mis gafas».

En 2008, el Bureau Internacional de Capitales de la Cultura eligió a Fernando Pessoa como una de las 50 personalidades más influyentes de la cultura europea, junto a nombres como Leonardo Da Vinci, el compositor clásico Mozart y el físico Albert Einstein.

La única novia conocida fue Ofélia Maria Queiroz Soares, aunque forma parte de las curiosidades de Fernando Pessoa que, en uno de los números de «Pessoa Plural» -revista académica internacional dedicada a los estudios sobre el poeta-, una serie de escritos poéticos, del último año de su vida, permiten concluir que su último amor fue una rubia inglesa.

La astrología formó parte de la vida de Pessoa. Como un verdadero enamorado, confeccionó las cartas astrológicas de sus amigos y parientes, conocidos y personalidades históricas. También hay quien afirma que Pessoa fue el responsable de la introducción del planeta Plutón en las cartas astrológicas. En total, dibujó unas 300 cartas astrológicas, algunas de las cuales le servían para traducir la personalidad de sus heterónimos, otras le ayudaban a prever acontecimientos, entre otras. Incluso canceló un encuentro con la poeta brasileña Cecília Meireles, ya que los planetas no se alineaban a su favor.

Sobre el encuentro con la poetisa Cecília Meireles, cuyo deseo en su visita a Portugal era conocer a Fernando Pessoa, la dejó esperando en el café «A Brasileira» durante unas dos horas. Cuando regresó al hotel, encontró un libro y una carta de Pessoa con una disculpa por haber faltado a la cita, justificándola con el mensaje de las estrellas de que no era un buen día para reunirse.

En otra curiosa reunión, esta vez con el escritor José Régio, Fernando Pessoa llegó tarde, presentándose como Álvaro de Campos y pidiendo perdón porque Pessoa no podía asistir.

Fue en el establecimiento Martinho da Arcada, en la Praça do Comércio, donde se familiarizó con el ocultismo y el misticismo, intereses que le llevaron a organizaciones como la fraternidad de la Rosa-Cruz y la masonería. Además de las curiosidades de Fernando Pessoa, también era un gran admirador de Aleister Crowley, el mago británico.

Fernando Pessoa no sólo fue un brillante poeta, periodista, traductor, crítico literario, editor, publicista e inventor, sino también un activista político. En el último año de su vida, concretamente entre febrero y octubre de 1935, produjo una serie de escritos, muchos de ellos contra Salazar y el Estado Novo, entre otros. En esa época también escribió varios textos y poemas anticatólicos, así como muchos otros en defensa de la libertad y la dignidad humanas.

Entre varias curiosidades sobre Fernando Pessoa, podemos mencionar pequeñas peculiaridades, tales como: el hecho de que no podía ver un lápiz sin punta, y antes de empezar a escribir, solía afilarlos; así como el hecho de que solía escribir de pie.

Entre sus amistades destacan otros dos grandes nombres de la poesía portuguesa: Almada Negreiros, por un lado, y Mário de Sá-Carneiro, por otro, con quien mantuvo una intensa correspondencia hasta el suicidio de su amigo.

Más recientemente, su nombre se vio envuelto en una polémica cuando se descubrió que tres versos de su poema «Oda Triunfal», de Álvaro de Campos, habían sido retirados del libro de texto de 12º curso, por contener un lenguaje considerado obsceno. La editorial ha admitido la omisión de los versos, aunque se ha negado a admitir cualquier censura, alegando que la versión completa está a disposición de los profesores, para que puedan decidir si los introducen en el contexto del aula.

Fernando Pessoa publicó cuatro obras en vida, de las cuales sólo una fue en portugués: 35 Sonetos, Antinoo, Inscripciones y Mensagem. El inglés era su segunda lengua.

Tras su marcha, dejó más de 25.000 páginas de texto, que constituyen los fondos de la Biblioteca Nacional de Portugal, donde su singularidad es visible en lo que escribió, pero sobre todo en la creación de figuras literarias.

Sus «personajes sin drama», creados desde que con sólo siete años escribió su primer poema, invadieron sus poemas, extendiéndose pronto a otros géneros como las noticias, las adivinanzas y las anécdotas que formaban parte del periódico O Palrador. Pessoa se despidió, sin llegar a irse de verdad.

El abanico de curiosidades sobre Fernando Pessoa se completa con el hecho de que el icono de la literatura del siglo XX se despidió con sus últimas palabras, escritas a lápiz y en inglés, en la víspera de su muerte: «I know not what tomorrow will bring», es decir, «no sé lo que me deparará el mañana».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí