Curiosidades sobre los Juegos Olímpicos

Es por primera vez que el evento deportivo más importante del mundo llega a Sudamérica

0
2089

Ommyra Moreno Suárez

Los Juegos Olímpicos Río 2016, cuya ceremonia de apertura fue realizada el  pasado 5 de agosto, se ha convertido en un evento con trascendencia mundial que, además, está ligado a muchos mitos y curiosidades que datan desde la época grecorromana. Los primeros Juegos Olímpicos de la Antigüedad de los que tenemos noticias se celebraron el 776 a.C., año en que por primera vez se fijaron por escrito los nombres de los vencedores. Al menos desde esa fecha y hasta que el emperador Teodosio los prohibió en el 394 d.C. no dejaron de celebrarse cada cuatro años, convirtiéndose en el eje cronológico de los griegos.  El fuego del oráculo de Zeus en Olimpia lo encendía el vencedor de la primera prueba del pentatlón, lo que ha dado lugar a la actual ceremonia de la antorcha olímpica.

En los primeros Juegos Olímpicos, la prueba estrella era el pentatlón, cuyo vencedor alcanzaba un enorme prestigio entre los griegos. La primera de las pruebas era el dromos, una carrera a lo largo del estadio de casi 200 metros, equivalente a la actual prueba de velocidad, los 100 metros lisos. Su vencedor era el que encendía el fuego sagrado en el altar de Zeus. Le seguían el salto de longitud o halma, muy parecido al  triple salto, y el lanzamiento de disco. El akontismo o lanzamiento de jabalina estaba claramente ligado al entrenamiento militar y a la caza. La quinta prueba, que era la lucha, que sólo se celebraba en caso de empate entre dos contrincantes.

En la segunda mitad del siglo VI a.C., entre las Olimpiadas 60 y 66, un hombre se convirtió en un mito de los juegos. Procedente de la ciudad de Crotona, en el sur de Italia, Milón fue seis veces vencedor absoluto en Olimpia, otras tantas veces en los Juegos Píticos, diez en los Ístmicos y nueve en los Nemeos. Fue una marca inigualada en todos los tiempos de los juegos deportivos: permaneció más de veinticuatro años en la cima de la fama. Milón de Crotona, el «recordman», era conocido también por otras proezas, tales como comerse un ternero de una sentada o por su extraordinaria fuerza física, que le hizo destacar especialmente en las pruebas de lucha.

A nivel olímpico, los atletas entrenan para su deseada medalla de oro como parte de un proceso de cuatro años. No entrenan de un año para otro. Tras establecer una meta para un récord mundial, los atletas y sus entrenadores dividen esta evolución en tareas y períodos de tiempo con metas más pequeñas que van marcando el progreso en el camino. Esta es la clave del éxito. Si nos ponemos metas muy grandes, perderemos el control y pensaremos que nuestro objetivo principal parece ahora inalcanzable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí