Datos curiosos sobre los desiertos

0
45

Algunas personas piensan que los desiertos son sólo un paisaje amarillento lleno de arena y calor, sin mucho que añadir.

Sin embargo, también son el escenario de muchas historias curiosas e interesantes relacionadas con tesoros, bases secretas y mucho más.

Árboles en el desierto del Sahara: Un estudio publicado en 2020 en Nature concluyó que hay 1.800 millones de árboles en una superficie de 1,3 millones de kilómetros cuadrados del desierto del Sahara. El detalle es que la región encuestada representa sólo el 20% del Sáhara y el Sahel, por lo que es muy probable que el número total de árboles sea mucho mayor. El equipo, que reúne a especialistas de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) y otras instituciones, llegó a este descubrimiento investigando imágenes de satélite de alta resolución mediante inteligencia artificial.

Vida en el interior de témpanos de hielo en Atacama: Aunque no es muy común, es posible que en algunos desiertos aparezcan los llamados penitentes, formaciones sólidas de picos finos y láminas de hielo o nieve. En general, esto tiene que ver con la combinación de ciertas circunstancias específicas, como las grandes altitudes y la tierra extremadamente seca. En 2019, los estudiosos tomaron muestras de estas formaciones en el desierto de Atacama y se dieron cuenta de que algunas de ellas tenían manchas rojizas, algo que nunca se había visto en los penitentes. Tras las pruebas, concluyeron que se trataba de algas de la nieve, aunque no se sabe cómo entraron estos organismos en las capas de hielo de esa localidad.

Barco con oro en el desierto de Namibia: En 2016, unos mineros encontraron restos de un barco dentro de una laguna seca en el desierto de Namibia. Por ello, se llamó a los arqueólogos y, tras un análisis, identificaron el barco como el Bom Jesus, que salió de Portugal en 1533 y simplemente desapareció. Tras 6 días de excavaciones, se encontró también una cantidad de oro equivalente a unos 12,5 millones de dólares.

Un lugar llamado Slab City: En el desierto de Colorado, hay un lugar llamado Slab City, que surgió donde una vez estuvo la base de entrenamiento de Camp Dunlap, desactivada tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, el espacio ha sido ocupado por aventureros y personas que no tienen otro lugar donde ir por falta de condiciones económicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here