“Debemos aprender de lo ocurrido”

Juan Freitas, presidente encargado del Centro Social Madeirense, llama a la calma y a la unión de los socios

0
2156

“Mi nombre es Juan Freitas. Fui electo vicepresidente en el último proceso electoral de la Asociación Civil Centro Social Madeirense, y en consecuencia con los actuales Estatutos, me dirijo a ustedes como presidente encargado”, así inicio su discurso el pasado domingo 28 de febrero, quien quedara al mando temporalmente de la institución valenciana.

Pero Juan Freitas no es un hombre desconocido, al igual que la mayoría de los miembros de la Junta Directiva en ejercicio, incluso aquellos que fueron vetados en medio de una Asamblea, que no buscaba abordar en diferencias la situación de ingobernabilidad del club, sino presentarle posibles soluciones rápidas a los socios para salir del problema.

En honor a la verdad -porque como bien decía un profesor de ética “todo en la vida dependerá del cristal con que se mire”-, una vez escuchada y publicada la opinión de un grupo de socios que acudieron a nosotros para hacer sentir su voz, incluso desde el anonimato, nos reunimos con quien hoy ha quedado a cargo del Centro Social Madeirense.

¿Cómo llegamos hasta aquí?

“Lo cierto es que el señor Paulino Ramos fue removido de su cargo en consonancia con los estatutos actuales, no porque hubiese corrupción ni nada por el estilo como algunos han querido hacer ver, pero sí porque había una seria de irregularidades que estaban afectando visiblemente a nuestra institución, y que no se podía seguir permitiendo. Quienes deciden ser directivos de un club, deben entender que los intereses personales nunca pueden estar por encima de los intereses comunes”, adelantó Freitas mientras explicaba lo complicado del proceso.

Luego de una serie de eventos desafortunados, y de enfrentamientos entre algunos de los miembros de la Junta Directiva, se toma la decisión de destituir al Presidente en ejercicio, quedando de alguna manera acéfalo el club, y desencadenando una serie de inconvenientes, que se vieron magnificados por una ola de rumores, que lejos de aclarar la situación, empeoraron el panorama, al punto de generar descontento entre los accionistas.

Así es como se llega al domingo 28 de febrero, con una serie de miembros de la Junta Directiva y del Tribunal Disciplinario destituidos, y con un grupo de socios alterados por querer resolver la situación inmediatamente.

El objeto de aquella reunión no era más que el de dar razones de por qué no se presentaba ese día las cuentas, y escoger la Comisión Electoral que regirá el próximo proceso electoral, que se efectuará el venidero 10 de abril.

No obstante, y prácticamente de forma unánime en los relatos, aquella noche se volvió una pandemia, y las cosas fueron más allá de lo que se hubiese querido, al punto de lavarse los trapos sucios fuera de casa. “La verdad es que estoy muy consciente y sereno de lo que voy a decir, creo que fue irresponsable la actitud de un grupo de socios, que si bien estaban preocupados, a lo mejor tomaron decisiones sin pensar en las consecuencias, y ahora llegamos a esto. Yo siempre he creído que en momentos difíciles debemos estar más unidos, no apostar por el declive, y eso pasó en esta oportunidad. Siempre he apostado por lo que rezan nuestros Estatutos, que debemos luchar por mantener las tradiciones y costumbres madeirenses, y me duele ver que esta situación nos ha alejado incluso de eso”, señaló el presidente a cargo.

Con este mensaje se refiere expresamente a decisiones como remover de sus cargos a los dos funcionarios principales, que permitían de alguna manera que las actividades cotidianas del club se cumplieran. “Al decidir ese voto censura para algunos cargos, nos cortan las alas para poder cumplir con los compromisos del club, estamos prácticamente de manos atadas, porque quien firmaba los cheques fue destituido, y por ahora hemos podido cumplir con nuestros trabajadores directos que cobran por nomina, pero tenemos una serie de trabajadores afectados porque son contratados y cobran por honorarios, como los entrenadores por ejemplo, y no queremos que el club siga retrocediendo y que nuestros socios se sigan viendo afectados”, apunta Freitas.

Llamado a la calma

A la vez, cada vez son más los socios que aseguran que asistieron engañados a la reunión donde se suponía se presentaría la memoria y cuenta, y que admiten que llevados por la efervescencia del momento, se hicieron participes de esta situación que no ha traído más que problemas.

Para tener una idea, por ahora la directiva sólo trabaja con los cargos de Presidente encargado, el Sub-Secretario de Finanzas José Atanguía, el Secretario de actas Alberto Rengifo, Alí Barbosa como Director de obras y mantenimiento, en la dirección de Eventos y Festejos David Figueira, Juan Andrade en el área de Cultura e inmigración, Manuel Mouta como Director de Relaciones Institucionales, y Reinaldo Ospino y Albino Faría como vocales, dejando vacíos los cargos que permiten que el club continúe su marcha.

“Lo cierto es que esta situación dejo muchos problemas, y mi llamado siempre será a apegarnos a los estatutos, no podemos desligarnos de eso. Por eso seguimos haciendo la auditoria, con una firma reconocida en el área (Mundarrieta y Asociados), y además contamos con el aval del profesor José Ángel Ferreira, que funge como contralor. No queremos más enfrentamientos entre socios, aquí todos tenemos que ser un solo equipo, necesitamos unirnos”, insiste Freitas.

Por ahora, y habiendo quedado electa la comisión electoral, no queda más que esperar el tiempo reglamentario para cumplir con los protocolos, y que a partir del mes de abril, sea otra la directiva que encare la situación de la mejor manera.

“Esta propuesta viene acompañada con una disculpa del equipo que circunstancialmente presido y que está dando la cara el día de hoy. Ratificarles que lo que aconteció no fue lo que queríamos (…), pero fue lo que nos vimos obligados a hacer. Nosotros nunca hubiéramos deseado esto. Todos nosotros somos empresarios y padres de familia, que día a día damos la cara ante nuestros clientes y ante nuestros familiares, y hemos dado lo mejor de nuestro tiempo a nuestro centro social. Si hubo algún error, tengan la seguridad de que no fue de mala fe. Si hubo alguna omisión tengan la seguridad de que no fue por negligencia. Debemos aprender de lo ocurrido aquí para evitar que este tipo de situaciones vuelvan a repetirse”, señaló Freitas aquella noche, y reitera nuevamente, a la vez que aclara que las instalaciones continúan funcionando con normalidad, mientras se solucionan algunas situaciones y compromisos.

[quote_center]“Las próximas elecciones se celebrarán el 10 de abril”[/quote_center]

Artículo anteriorUna oportunidad para los abuelos de Aragua
Artículo siguienteCentro Atlántico Madeira Club: una institución con 31 años de historia
Egresada como Licenciada en Comunicación Social mención Periodismo de la Universidad Católica Andrés Bello (2010). Especializada en Periodismo Deportivo por la Universidad Simón Bolívar y en Dirección de Medios y empresas de Comunicación por la ESAE Business School de España. Inició su carrera laboral como pasante en el departamento de medios y comunicaciones corporativas de Editorial Alfa en 2007 y posteriormente como productora asociada en un programa radial en Radio Caracas Radio 750 AM, junto a los periodistas Javier Conde y Sebastián de la Nuez. Forma parte del equipo de periodistas de planta del CORREIO da Venezuela desde diciembre de 2009. Además se ha desempeñado como correctora y editora de textos de la Revista Ripeando, y asesor de comunicaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí