El único programa radial dedicado a Portugal en la región andina

Se llama "Una casa portuguesa" y se transmite hace dos años gracias al impulso de dos lusodescendientes radicados en Mérida

0
738

Delia Meneses

Lleva el nombre de una de las canciones más populares de Portugal interpretada magistralmente por la gran Amalia Rodrigues. «Una casa portuguesa» es un programa radial hecho con las músicas de ayer y de hoy. Tiene dos años al aire en la señal de la emisora Somos tu voz 92.7 FM, en la ciudad de Mérida y se transmite todos los sábados de 2 a 4 p.m.

En estas dos horas, Katherine Vieira y Carlos Marques, los conductores del programa, se pasean por la música pimba, el fado, el pop, canciones contemporáneas o temas lusófonos de Angola y Brasil. Pero también comparten noticias de actualidad sobre Portugal: política, economía, deportes, cultura, espectáculo, descripciones de lugares turísticos y hasta curiosidades de la historia y la lengua portuguesa.

El espacio transmite, además, informaciones relevantes para la comunidad lusa que hace vida en el estado Mérida: jornadas consulares para la actualización de documentos, festividades de la Virgen de Fátima, actividades de folclore portugués. Salió al aire, por primera vez, el 1º de julio de 2017; ya cumplió dos años, y es, en la actualidad, el único programa dedicado a Portugal en la región andina.

«Un rincón de Portugal en tu corazón» es su lema, uno que remite a la saudade y al deseo de mantener viva la conexión con la tierra de origen. «La herencia portuguesa es parte de nuestra identidad y hay que mantenerla», razona Vieira, quien es astrónoma y desde hace diez años investigadora del Centro de Investigaciones de Astronomía en Mérida.

Esta lusodescendiente, de padre natural de Aveiro, comparte su trabajo científico con la locución y atesora el gusto de relacionarse con el público. En 2014 se hizo locutora, dos años antes conoció a Carlos Marques, y surgió la inquietud de elaborar un proyecto que de cierta forma pudiese ayudar a unificar a los lusos de la región andina. La iniciativa se cristalizó detrás de los micrófonos.

«Carlos conoce muy bien a la comunidad, que es numerosa pero algo dispersa, no muy organizada y con necesidades de integrarse. Él obtuvo el certificado de Productor Nacional Independiente (PNI) y nació la idea de hacer el programa. Buscamos una radio en la que la estructura de costos nos funcionara pues es una iniciativa personal y no teníamos muchos patrocinantes. Además, no todas las emisoras tienen espacios para programas como el que hacemos, pero conseguimos ubicarnos los sabados en la 92.7 FM», explica Vieira.

Marques, quien es locutor profesional, coincide con Katherine en la necesidad de forjar lazos y mantener una conexión con la comunidad, pues cada vez son menos las iniciativas que fomentan el esparcimiento y la cultura y que involucren a lusodescendientes.

«La herencia portuguesa es parte de nuestra identidad y hay que mantenerla.Venezuela ha sido siempre un país abierto a los extranjeros. Cultivar y disfrutar nuestra identidad es algo que nos da buen ánimo, de allí nuestra motivación para mantener el programa», comenta Vieira y agrega que muchos de sus oyentes son portugueses de mayor edad que lo sintonizan añorando esos tiempos de infancia y juventud. Pero también hay público joven que se integra, mandando mensajes vía WhatsApp, a los cumpleañeros de la semana.

«Una casa portuguesa» tiene una comunidad fiel de seguidores que aguardan el sábado a las 2:00 pm para sintonizar el programa a todo volumen en su casa o en su negocio. «Nos hemos mantenido porque sabemos que hay gente que nos escucha y disfruta el programa. Actualmente tenemos dos patrocinantes pero hubo una época en que teníamos seis».

Un ejemplo del cariño que la comunidad le tiene a este espacio se expresa en gestos como el de Abel Rodrigues, «quien nos ayudó, a título personal, en un momento en que nos quedamos con un solo patrocinante. Actualmente lo que obtenemos de los anunciantes nos permite pagar los gastos de la radio, pues nosotros no vivimos de la locución», precisa Vieira.

En medio de las circunstancias difíciles, la comunidad lusa de Mérida se reúne en torno a este programa radial. Para la astrónoma, muchos de los portugueses que viven en Venezuela probablemente ya no regresarán a su tierra natal pues social y culturalmente están adaptados al país, pero espiritual y emocionalmente siguen conectados a su patria, Portugal, a través de la música, de las festividades, pues la identidad se lleva por dentro.

 Hubo una época dura en la que los cortes de electricidad los obligaron a salir del aire aproximadamente unos diez sábados, «pero nos mantenemos y estamos muy contentos porque tenemos un programa de muy buena calidad. Aquí todo está muy cuesta arriba, pero la idea es que la gente se entere de cómo están las cosas allá, escuchar noticias de un país donde las cosas funcionan es, al mismo tiempo, la esperanza de que esas cosas son posibles», finaliza Vieira.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí