Emigración portuguesa de más edad envía más remesas, los más jóvenes ni se lo plantean

0
32

Las mayores remesas de las comunidades portuguesas proceden de países en los que ha habido más emigrantes durante más tiempo y no de nuevos flujos, protagonizados por jóvenes para los que el proyecto de emigración no implica estas transacciones, según el Observatorio de la Emigración.

La interpretación es del sociólogo y coordinador científico del Observatorio de la Emigración, Rui Pena Pires, para quien «hay diferencias entre los objetivos de las remesas en el pasado y en la actualidad».

En declaraciones a Lusa, el sociólogo destacó la magnitud de las remesas enviadas por los emigrantes a Portugal -3.677,76 millones de euros en 2021-, que es similar a la de los fondos europeos.

Pero subrayó: «La gran diferencia es que las transferencias comunitarias contribuyen directamente al desarrollo y las remesas sólo contribuyen indirectamente.

«Esto no quiere decir que las remesas no contribuyan al desarrollo del país, sino que contribuyen independientemente de su finalidad. Contribuyen porque aumentan el poder adquisitivo de los países a los que se envían las remesas, a mejorar las reservas de divisas del país y pueden utilizarse para inversiones», dijo.

En sentido estricto, continuó, «las remesas son transferencias destinadas a objetivos privados y particulares, no colectivos. Pueden ser familiares o personales, pero siempre son privadas».

Para Rui Pena Pires, las remesas deberían ser un 50% más altas de lo que vemos en las estadísticas.

Explicó: «Las remesas caen repentinamente con la introducción del euro y luego se recuperan. Pero no es una recuperación, ya que esa caída no se produjo, porque la entrada en el euro implica que algunos movimientos de los tipos de cambio ya no se registran como movimientos de los tipos de cambio».

Por ello, «una parte de las remesas que se producen en la zona del euro tienen un déficit de registro», y las procedentes de Suiza son las que tienen un mayor registro.

En 2021, los emigrantes portugueses en Suiza volvieron a ser los que más remesas enviaron, con un total de 1.051 millones de euros durante el pasado año.

Pero Francia -el país con más emigrantes portugueses- probablemente envió más remesas, pero no se contabilizaron por falta de registros, indicó.

Los emigrantes de más edad son los que envían más remesas, porque «es la forma en que tienen confianza de realizar sus ahorros».

«Tenemos historias de emigrantes portugueses que siguen construyendo sus casas para volver algún día o para las vacaciones y siguen haciéndolo como hace 30 años», dijo.

Una realidad en sintonía con el origen de las remesas, «más relacionado con el ‘stock’ que con el flujo», ya que en este caso, los mayores valores se encontrarían en las nuevas salidas, protagonizadas por emigrantes más jóvenes y diferenciados, hacia países como el Reino Unido, del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo).

En cuanto a los incentivos para el envío de remesas, Rui Pena Pires reconoció que dentro de la zona euro no hay grandes incentivos para las transferencias, ya que existe un sistema bancario europeo.

«En el límite, puedo comprar una casa en Portugal, mientras trabajo en Luxemburgo y con un préstamo en un banco de Luxemburgo. No necesito venir a Portugal para pedir un préstamo», dijo.

Una realidad «más fácil de captar por las nuevas generaciones, porque nunca han conocido otra, que por las de los emigrantes más antiguos, a quienes les resulta más difícil cambiar los hábitos que adquirieron al iniciar su proceso de emigración».

Portugal fue el país de la Unión Europea (UE) que más remesas recibió, según el Banco de Portugal.

Los datos de Naciones Unidas indican que, en 2019, habría algo menos de 2,6 millones de personas nacidas en Portugal viviendo en el extranjero, lo que representa alrededor del 25% de la población residente en el país ese mismo año.

Estos datos apuntan a un aumento de la proporción de emigrantes portugueses que viven en Europa y también indican una continuación de la emigración portuguesa en el continente americano y un mayor crecimiento en África.

El número de portugueses que emigraron en 2020 fue el más bajo de los últimos 20 años, una cifra a la que contribuyeron el covid-19 y el ‘Brexit’ (la salida del Reino Unido de la UE), según el informe anual del Observatorio de la Emigración, presentado en diciembre del año pasado.

El documento indicaba que, de 80.000 salidas en 2019, esa cifra bajaba a 45.000 en 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí