Feligreses más cerca de la inauguración del Santuario de Fátima en Venezuela

En días recientes fue instalada cúpula en la réplica moderna del templo que está siendo construido en el municipio Carrizal del estado Miranda

0
730

El difícil momento que atraviesa el mundo debido a la pandemia de Covid-19 no ha detenido la construcción de la primera réplica moderna del Santuario de la Virgen de Fátima, que es impulsada en el municipio Carrizal del estado Miranda, en Venezuela. El pasado viernes 25 de septiembre fue instalada la cúpula de la torre principal del templo, hecho que despierta emoción entre la feligresía, al ver cada vez más cerca el sueño de pronto inaugurar el recinto que ha sido levantado con esfuerzo, sacrificio y mucha entrega de los colaboradores.

La obra de infraestructura de gran escala, ubicada en el sector Llano Alto del mencionado municipio, ahora muestra una cúpula de 2,5 metros de altura sobre la torre principal de 35 metros, elaborada en hierro y cubierta en concreto. “El próximo paso será la colocación de una corona de bronce de 250 kilogramos y, sobre esta, una cruz” indicó Agostinho Goncalves, administrador de la Asociación Civil Amigos de Nuestra Señora de Fátima de los Altos Mirandinos.

Con una inversión importante de empresarios, instituciones y la comunidad luso-venezolana, así como también con el dinero recaudado en los constantes “arraiais”, se ha hecho posible proseguir con esta obra que ha tenido un costo de 8 millones de dólares hasta la fecha. Actualmente los promotores se encuentran en la fase final del proyecto, llevando a cabo el recubrimiento de la fachada con piezas de mármol, donadas por el Santuario de Fátima en Portugal, gracias a la solicitud hecha ante el rector del templo por parte del padre José Antonio Da Conceição.

“Un importante grupo de empresarios de Venezuela donaron los azulejos que serán colocados adentro de la iglesia y en una pared que hay en las afueras de la casa parroquial. Igualmente, ya fueron instalados los balaustres en los alrededores de la torre y también se puso el cielo raso en el santísimo y en la entrada principal del santuario” indicó Gonçalves.

A pesar de que los promotores del templo han conseguido muchos de los materiales por la vía de las donaciones, lo que ha permitido abaratar los costos de este proyecto de gran envergadura en medio del proceso inflacionario que vive Venezuela, Agostinho Gonçalves no oculta su preocupación ante la imposibilidad de realizar nuevas jornadas de recaudación debido a la cuarentena vigente en el país.

“Aunque seguimos trabajando, necesitamos promover nuevos ‘arraiais’, ya que el 75 o  el 80% de la inversión realizada en la obra hasta el momento ha sido recaudado a través de dichas jornadas. Es por ello que apelamos a la comunidad que solía asistir a nuestras verbenas, para que continúen dando su grano de arena a través de donativos a las cuentas bancarias del templo” concluyó el administrador del proyecto.

Reabren cuenta bancaria

Luego de que el Correio da Venezuela publicara la semana pasada el artículo “Comunidad indignada por cierre de cuenta bancaria del Santuario de Fátima”, los representantes del banco Totta Santander entraron en contacto con los directivos de la Asociación Civil Amigos de Nuestra Señora de Fátima de los Altos Mirandinos, a fin de abrir una nueva cuenta del Santuario en dicha institución financiera, invitando a sus promotores a presentar algunos recaudos. De igual manera se pudo conocer que Caixa Geral de Depósitos se puso a disposición del Santuario para abrir una cuenta bancaria en la que puedan resguardar y gestionar sus fondos.

Una obra de lujo

Al día de hoy la estructura está culminada, entrando en la parte final de la obra: los acabados internos y externos, además de la instalación de todo el sistema de tuberías, electricidad y sonido. Se ha venido realizando trabajos de impermeabilización de toda la parte exterior para evitar filtraciones y, en simultáneo, instalado el mármol, los vitrales, las puertas y los bancos –producidos en el lugar por talladores ecuatorianos que viajaron hasta Venezuela para el proyecto.

En esta etapa final, realizada con materiales de primera, han conseguido avanzar gracias a la bondad de ocho empresarios, quienes costearon los 1.900 metros de mármol que eran necesarios: 1.400 metros de mármol de la India que ya fueron colocados en el piso, donados por un empresario libanés, y 500 metros de mármol de Fátima colocados en el área del altar, donados por siete empresarios. Debajo del altar fueron colocadas unas bovedas con el fin de que las personas puedan guardar las cenizas de sus familiares difuntos, lo que permitirá al Santuario obtener algunos ingresos para su auto-sustento.

No menos importante ha sido el trabajo realizado con los vitrales del templo: son 12 vitrales laterales y un vitral principal al fondo del altar, con 114 metros cuadrados. Vale la pena destacar que el concepto de los vitrales fue definido por el sacerdote que dirige el proyecto, José António da Conceição, juntos a los vitralistas Yenny Monges y Alexander Hernández, tomando en cuenta que se trata de una réplica moderna, por lo cual eligieron colores vivos e imágenes de santos y venerables, tales como Juan Pablo II, San Francisco de Asís, la Madre María de San José, San Antonio de Padua, Madre Candelaria, Beato Francisco Marto, Beata Jacinta Marto, Beata Lucia Dos Santos, San Pedro, San José, San Pablo Apóstol y José Gregorio Hernández. El vitral del altar será el más llamativo del templo: contendrá el paisaje del lugar donde ocurrió la aparición en Portugal, los pastorcitos y un rayo de luz que cae desde lo alto y arropará la estatua de 5 metros de altura y una tonelada de peso que fue esculpida en madera en Ecuador.

El proyecto incluye un estacionamiento con capacidad para 300 vehículos, un ascensor para personas con discapacidad y una casa parroquial; además se esperan acondicionar salones para la enseñanza de lengua portuguesa, la nueva sede del Consulado Honorario de Portugal en los Altos Mirandinos y espacios abiertos con mesas de cemento para hacer picnic.

Un templo que ha unido a la comunidad y al país

Es imposible dar un número exacto de la cantidad de personas que han dado su grano de arena asistiendo a las actividades pro-fondos impulsada por la Asociación Civil Amigos de Nuestra Señora de Fátima de los Altos Mirandinos. La directiva de la réplica modernizada comenzó con tres personas y ya suma más de 20 integrantes, a fin de garantizar el adecuado manejo de los recursos y una mejor distribución de las tareas. Al día de hoy, la asociación tiene más de 1500 asociados.

Los promotores estiman que más de 50 mil personas ya han pasado por la construcción y dado su aporte al proyecto. “Se trata de un proyecto que ha traspasado fronteras y que ya no es solo de la comunidad portuguesa, pues han prestado apoyos ciudadanos de todas las nacionalidades que viven en el país. Hasta el momento se han llevado a cabo 42 arraiales, a cada uno de los cuales ha asistido un promedio de 2.500 personas, muchas de las cuales acuden incondicionalmente a todas las actividades. Sin embargo, en cada verbena vemos rostros nuevos, lo que habla sobre la relevancia del proyecto. Estamos convencidos de que no se trata sólo de un punto de interés religioso, sino que también generará impacto turístico a nivel latinoamericano” explica Gonçalves.

El administrador del proyecto afirma que en el pasado las verbenas llegaban a congregar entre 4000 y 5000 personas; cifras que han disminuido debido al cambio del poder adquisitivo y al proceso migratorio que se vive en el país de Simón Bolívar. A pesar de ello, aclara, las festividades de los meses de mayo y octubre siempre son más concurridas, al tiempo que las misas de todos los domingos muestran una asistencia masiva.

Los empresarios lusitanos y de otras nacionalidades han estado presentes desde el primer día, demostrando su generosidad con grandes donativos y cubriendo la adquisición de materiales fundamentales. Sin embargo, la asociación aclara que todos los donativos son igual de importantes: “tanto quien compra una bebida en una actividad, como quien dona el mármol, están dando una contribución que valoramos y agradecemos, ya que son relevantes para la consecución de los objetivos”.

Las autoridades venezolanas también se han hecho presentes desde el principio: el proyecto ha recibido apoyos del Gobierno Nacional, la Gobernación de Miranda, Corpomiranda, las Alcadías y Concejos Municipales de la zona y hasta el mismísimo Metro. No menos importante ha sido la presencia y apoyo de las autoridades portuguesas: representantes del Gobierno Portugués y Madeirense han visitado el proyecto y hecho donativos, mientras que el cuerpo diplomático en Venezuela se hace presente en cada una de las recaudaciones. Incluso, el actual cónsul general de Portugal en Caracas, Licínio Bingre do Amaral, donó una imagen de mármol de la Virgen que será colocada en la parte exterior del santuario.

Un sueño con historia

El 07 de octubre de 2006 el Padre José Antonio da Conceicao, al celebrar la Misa por vez primera en la Basilica de Fátima, pide a la Virgen que se pueda construir una casa para ella en Venezuela con la belleza de esta Basílica. Casi un año más tarde, el 15 de agosto de 2007, el Padre José celebró una misa en el terreno que ha sido ofrecido para construir una Iglesia en Llano Alto, y comunica a los feligreses presentes que en ese sitio se construirá un Santuario a la Virgen de Fátima, pues ella escuchó sus ruego en Cova da Iría. Por esta razón, el 21 de abril de 2008 se constituiría legalmente la Asociación Amigos de Nuestra Señora de Fátima.

El 09 junio de 2008 se firmó  la donación de los 7000 metros cuadrados de terreno en Llano Alto, dados por la Familia Alvarado Rodríguez. Ese mismo día el hermano mayor de este grupo familiar, le revelará al Padre José Antonio da Conceicao un secreto guardado por la madre de ellos. El mismo consistía en que al nacer uno de los hijos menores a los 20 días estuvo a las puertas de la muerte, tuvo que ser hospitalizado e incluso bautizado en la Clínica por la gravedad que tenía. La madre del niño prometió a la Virgen de Fátima rezar el Rosario todos los días si su hijo se salvaba. Ese niño se salvó, y para la fecha de la firma de la entrega del terreno es el Ingeniero Civil de la familia que estuvo al frente de la donación, y sin saber que él había sido un milagro de Dios por medio de la Virgen.

El 03 de julio de 2008 se realizó una misa, bendición del terreno y colocación de la primera piedra. Dicha celebración fue presidida por Monseñor Giacinto Berloco, Nuncio Apostólico para la fecha, junto con Monseñor Freddy Fuenmayor, Obispo de Los Teques. En dicha Misa concelebraron, Monseñor Raúl Bacallao, Vicario General de la Diócesis de Los Teques, Monseñor Francisco Monterrey, Econónomo emérito de la Arquidiócesis de Caracas, el Padre Jose Gregorio García, Párroco de San Antonio de Padua en los Altos Mirandinos, el Padre Alexander Mendonça, Capellán de la Misón Católica Portuguesa en la Arquidócesis de Caracas, y el Padre José Antonio da Conceição. Al final de la celebración se incorporó Jõao Alberto Jardín, quien para el momento se desempañaba como Presidente de la Región Autónoma de Madeira.

Desde entonces, la comunidad ha asistido a un sinfín de arraiales en los que se ha recaudado fondos para continuar con la construcción del templo y lograr, lo antes posible, su inauguración

Los promotores tenían planificada la inauguración del Santuario para el 13 de octubre de 2020; sin embargo, la pandemia por el Covid paralizó la etapa final de la construcción, que hoy se encuentra con 95% de avance. El Covid-19 también llevó a la cancelación de la visita del presidente del Gobierno Regional de Madeira, Miguel Albuquerque, quien se haría presente en el templo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here