Fotoflash #860

0
20

¿Amigos?

En los últimos años el CORREIO notició el cierre de las oficinas de representación de varios bancos portugueses en Venezuela, hechos que en su momento lamentamos y criticamos debido a la falta de sentido común y solidaridad para con quienes viven en tierras venezolanas. Esta semana asistimos a la penosa noticia del cierre de la oficina de representación de otra institución financiera lusa en el país; hecho que no podemos dejar de mencionar en este espacio, más allá de las buenas relaciones que nuestro medio de comunicación tuvo y mantiene con dicha entidad bancaria y sus trabajadores.

Hablar de los bancos portugueses nunca fue un tema fácil: fueron muchas las representaciones bancarias que vinieron y permanecieron operativas durante muchos años, lado a lado al trabajo y progreso de la comunidad en Venezuela. Instituciones que acompañaron nuestro día a día de lucha y nos ayudaron en muchos aspectos, además de promover eventos sociales e iniciativa de gran importancia, escribiendo juntos la historia de la comunidad.

Lamentablemente al día de hoy sólo queda la oficina de representación de un banco portugués en Venezuela. Los demás nos abandonaron sin explicaciones, quizás en el momento más importante y sensible de nuestras vidas, lo que llevó a muchas personas a concluir que se aprovecharon del país mientras la situación era beneficiosa para ellos, sin importarles realmente el esfuerzo de miles de conciudadanos que veían en ellos esa garantía y pedacito de Portugal que un día soñaron al partir. Otras entidades, como ya es sabido, incluso engañaron y desaparecieron años de ahorros e ideales de centenas de familias…

Pero, como los “engaños” no son el tema de esta reflexión, nos centraremos en el “abandono” a que todos fuimos sometidos apenas la situación económica de Venezuela empezó a cambiar. Demostraron que solo son amigos en tiempos de fiesta y abundancia, acabando por darnos la espalda una vez que pasó el buen momento… Esto, para no tocar el tema del trato discriminatorio que dan desde Portugal esas mismas entidades bancarias a quienes trabajan y producen en Venezuela.

Pero como diríamos en criollo “Amen”, que ni todas se fueron y quedó la única que verdaderamente representa en su totalidad al Estado Portugués. Caixa Geral de Depósitos sigue apoyando a la comunidad a pesar de las dificultades del momento. Es nuestra máxima referencia financiera e integra el lote de “íconos” que tanto identifica a Portugal en la emigración portuguesa en el mundo.

Por ello, más allá de criticar a quienes ya cerraron sus puertas, pues tendrán sus razones para dichas acciones, preferimos dejar un elogio público a la administración de Caixa Geral de Depósitos en Portugal y a su gerencia y equipo de trabajo en Venezuela, por la forma simple, humana y profesional con la que día a día tratan y acompañan el trabajo y progreso de muchos portugueses en el país; un equipo que esperamos continúe ayudando y dando la cara por Portugal, transmitiendo esa palabra de aliento y esperanza tan necesaria en estos tiempos…

Como reza el dicho: “En los malos momentos se conocen los verdaderos amigos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here