Funchal acoge misa en honor a la Virgen de Coromoto

0
37

En Venezuela cada año millones de personas rinden honores a la Virgen de Coromoto a través de numerosas celebraciones eclesiásticas y festividades que tienen lugar durante el mes de septiembre a lo largo y ancho del territorio nacional. La comunidad portuguesa no es la excepción: como muestra de la integración a la sociedad que los acogió, miles de ciudadanos lusos mantienen viva su fe en la patrona de Venezuela.

Como es de suponer, el proceso migratorio que ha vivido Venezuela en los últimos años ha llevado a que las tradiciones criollas se rieguen por el mundo, enalteciendo la cultura venezolana. Una muestra de ello será la Misa y Procesión en honor a la Virgen de Coromoto, que tendrá lugar el sábado 11 de septiembre a las 6:00 pm en la Igreja da Sé en Funchal.

La misa será oficializada por el padre Marcos Gonçalves, siendo acompañada en los cantos por el grupo “Tradiciones” y contando con ofrendas relacionadas con tierras criollas. La iniciativa, organizada por Mary Carmen de Abreu y que por primera vez ofrecerá una procesión de la imagen en Madeira, se realizará por cuarto año consecutivo en la localidad, teniendo como finalidad pedir por la Paz del Mundo, por las familias y por todas las personas enfermas de Covid en Venezuela y el mundo.

La imagen de la Virgen de Coromoto fue llevada desde Venezuela hasta la localidad por De Abreu, como parte de una promesa cumplida. Actualmente el grupo promotor de la fe en torno a la imagen continúa en crecimiento, impulsado por la migración de venezolanos, contando hoy en día con varias decenas de integrantes.

Cuenta la historia que el 8 de septiembre de 1652 la imagen de la Virgen María se le apareció al indio Coromoto cuando éste atravesaba un riachuelo, por lo que de ahí deriva el nombre de la Patrona de Venezuela. El cacique, se encontraba en compañía de su mujer, cuñada y sobrino, cuando vieron a una señora de extraordinaria belleza que les dijo en su lengua: “vayan a casa de los blancos y pídanle que les echen agua (bautismo) para poder ir al cielo”.

La tribu consternada por el hecho asumió la recomendación, pero Coromoto no hizo lo mismo y, por el contrario, prefirió adentrarse más bien en la selva. Hasta que el día 11 de septiembre la Madre de Jesús se le apareció nuevamente y le entregó un pedazo de corteza de árbol con su imagen.

A partir de ahí, la Iglesia Católica decidió tomar esta segunda aparición como la fecha para la adoración de la Virgen de Coromoto, a la que en octubre de 1944 el Papa Pío XII, la declaró como “Celeste y Principal Patrona de Venezuela”.

Posteriormente, en 1996, el Papa Juan Pablo II la coronó en su visita al Santuario mariano en Guanare y el Papa Benedicto XVI elevó en 2006 al Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto a la categoría de Basílica Menor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here