Gemelos siguen los mismos pasos que su padre Danny

0
13

Danny fue la gran estrella de Portugal en Rusia, poniendo su sello en la selección con 38 partidos internacionales y cuatro goles, contemporáneo de Pepe cuando empezó en el Marítimo y de Cristiano Ronaldo ya en el Sporting.

Para el madeirense, que terminó su carrera en la 2018/2019 en el club que lo dio a conocer, hay un orgullo que crece y un éxito en casa que irradia felicidad. Sus hijos Bernardo y Francisco, gemelos que acaban de cumplir 18 años, están llamando a la puerta del primer equipo del Marítimo, ya tienen contrato profesional, y el primero ya tiene bagaje en la selección sub-18. Habiendo contribuido al ascenso del equipo a la 1ª División Nacional Juvenil, el futuro se augura próspero y Danny cree que puede ser recompensado con algo que le emocionó a su misma edad, cuando fue lanzado por Nelo Vingada en 2001/2002.

«Estoy muy contento, sobre todo porque están haciendo lo que les gusta y todo va bien. Acaban de cumplir 18 años, tienen el futuro por delante. Bernardo ya es internacional sub-18 y  ya ha jugado en la sub-23; y Francisco ya ha llegado al equipo B. Va paso a paso, entre otras cosas porque les ha ido bien en el colegio y ahora van a terminar el 12º curso», dice Danny, doblemente encantado de ver a Bernardo y Francisco y de entender que hay una línea genética en su talento.

«Creo que los dos encajan muy claramente en lo que yo era como jugador. Tienen todo que ver el uno con el otro, un Francisco es un extremo puro, Bernardo puede ser un 10 o un segundo delantero. Se parecen mucho a su padre con su personalidad. La gente se me acerca por la calle y me dice que los niños se parecen en todo a mí cuando empecé. Es bueno ver que me tienen como ídolo y que han tomado características de su padre y con eso cada uno ha hecho su propio perfil», añade Danny, 548 partidos de carrera y 104 goles.

«Son iguales en todo. Son verdaderos gemelos, muy tranquilos. Y con una fuerte personalidad en el campo, sin miedo, se enfrentan a sus rivales. Les gusta hacer tacos, comparten una visión muy aguda. Se conocen muy bien, tienen sus momentos. Es como André Horta y Ricardo Horta», dice.

Junto a Danny, exactamente en la misma temporada, también debuta un joven brasileño, que se alinea con él en la formación. Nada menos que el gigante Pepe, el defensa central que es un líder en el FC Porto y en la selección nacional. «Empieza conmigo en el equipo juvenil. Subo a la escuadra principal y él también poco después.

Demostró calidad y una gran personalidad sobre el terreno de juego. Esos valores y ese sentido profesional le han llevado hasta donde está ahora», dice Danny, asombrado por el alto nivel de rendimiento que no acaba ahí.

«¡Es una hazaña, por supuesto! Hay pocos jugadores de su edad que sigan en esta forma. Le gusta hacerlo bien, lo intenta, y por eso sigue al máximo nivel. Está haciendo otra temporada fantástica, va a ser un campeón y va a ayudar mucho a la Selección en el Mundial. No tengo ninguna duda de que está preparado para jugar fácilmente otra temporada», asegura Danny.

«No hay ningún entrenador ni aficionado en el mundo que no quiera a Pepe en su equipo», resume el madeirense, que también vio cómo Pepe llegaba al Sporting poco después de su fichaje. «Es cierto. Llego y él también viene prestado. Querían ficharlo, pero no había acuerdo sobre los valores. Un año más tarde llega al FC Porto y eso es lo que era», dice el luso-venezolano… que, precisamente en el Alvalade, fue testigo de la explosión de Cristiano Ronaldo in loco.

«No hay mucho que decir sobre Cristiano. Todo en él es carácter y profesionalidad. Desde entonces, ya lo estaba demostrando. No habrá ningún jugador como él. Es imposible que aparezca otro igual», se inclina Danny, reconociendo la dimensión de la estrella como compatriota y madeirense. «Jugué con él en la selección, en la sub-21 y en el Sporting. Es una relación amistosa más allá de que seamos de Madeira. Conozco a su familia, me gustan todos, me encuentro con ellos a veces. Si es idolatrado en todo el mundo, lo es en Madeira. Creció como un niño que siempre se esforzaba por ser el mejor. Y lo hizo», elogia Danny.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí