José Dionisio y Carlos Orlando los hermanos sacerdotes de la Arquidiócesis de Caracas

0
73

Manuel Francisco Gomes y Lourdes Gouveia de Gomes, de orígenes madeirenses provenientes de la Freguesia de San Antonio da Serra, Concelho de Machico, formaron una familia dedicada a la agricultura y la siembra. Tuvieron tres hijos nacidos entre la isla de Madeira, Maiquetía y Caracas.

José Dionisio y Carlos Orlando, nacieron en un lugar de fuertes raíces cristianas, donde sus padres los acostumbraba a llevarlos a la misa, sobre todo los domingos. Venir de una familia portuguesa creyente y practicante, el rezo personal de sus padres marcó las pautas de José Dionisio y Carlos Orlando. El fortalecimiento de la dimensión espiritual fue importante, ya que aprendieron a encomendar a Dios, el respeto a los demás, la honradez, la justicia y la devoción por Fátima. Los hermanos Gomes Gouveia servían como monaguillos, sentían que sus vidas no tenian sentido, al seguir el mismo patrón familiar de casarse o establecer algún local comercial. Teniendo una edad cercana a los 25 años decidieron entrar al Seminario Arquidiocesano de Caracas.

Perfil de José Dionisio Gomes

José Dionisio Gomes Gouveia nació en el Hospital San José en Maiquetía, estado La Guaira, el 4 de junio de 1966, estudio Técnico Superior Universitario en Informática en Macuto, y trabajo durante 3 años en el Metro de Caracas, en el área de seguridad industrial y dejo su trabajo para entrar al seminario, donde realizo su formación en Filosofía y Teología en la Arquidiócesis de Caracas.

Fue ordenado diacono en el día de la Inmaculada Concepción, el 08 de diciembre 2000 en la Catedral de Caracas y posteriormente el 24 de noviembre de 2001 es ordenado sacerdote, su trayectoria como sacerdote diocesano inició como formador del seminario, luego fue designado Vicario Parroquial en la Basílica Santa Teresa, luego fue designado como el primer párroco de la naciente La Misericordia del Señor del Junquito durante un año, también estuvo por 5 años en la Pastoral Penitenciaria de la Cárcel de la Planta, luego fue trasladado a Nuestra Señora del Carmen de Catia por un tiempo de 8 años y al mismo tiempo Administrador Parroquial de Santa Rita, por 3 años párroco de la Iglesia San Pedro, posteriormente un año como párroco de Nuestra Señora de la Encarnación del Valle.

Actualmente como Vicerrector y formador del Seminario Arquidiocesano Santa Rosa de Lima en el Hatillo, junto al Obispo Auxiliar de Caracas, el también luso descendiente Monseñor Ricardo Barreto, decidió optar la vida diocesana porque en la parroquia donde asistía es de padres diocesanos, a pesar de haber conocido a dominicos y franciscanos en la Diócesis de La Guaira, el sacerdote nacido en Maiquetía se sintió identificado por el estilo diocesano.

Para el padre José Dionisio, después de haber tenido una experiencia de párroco y ser actualmente Vicerrector del seminario caraqueño es un trabajo muy delicado, ya que fue una solicitud del Cardenal Baltazar Porras en trabajar durante un tiempo en la formación de los futuros sacerdotes, “Ver cada seminarista trabajando por su vocación, con las herramientas que sea buenos pastores, una experiencia hermosa que pueda contribuir en los futuros sacerdotes, varios jóvenes de diferentes partes del país viene a formarse aquí, durante la preparación cada uno de los aspirantes va conociendo la dimensión humana para que se conozca como hombres y seres humanos muy completos académicamente con los estudios universitarios que hacen, para que sean hombres de oración, que va sustentar la vida de nosotros, siendo personas que rezamos y alimentamos la vida espiritual de la feligresía”, puntualizó el padre José Dionisio.

Además de Nuestra Señora de Fátima, siente una devoción especial por San Antonio de Lisboa, mejor conocido como de Padua, argumenta que en Venezuela existe una fuerte devoción por el santo portugués, conocido por su país y algunos milagros conocidos como el de conseguir objetos perdidos y novias, además de repartir el pan en cada misa del 13 de junio, mas la tradición arraigada en el estado Lara por el baile del Tamunange, considera que es una linda devoción, aunque muchos desconoce la vida de este santo, fue un gran predicador y tuvo mucho acercamiento con la feligresía durante su vida tanto en Portugal como en Italia, tomando en cuenta que había una imagen del santo en su casa en Maiquetía, ya que su mama era muy devota, y tuvo la oportunidad de ir a la casa donde el nació en Lisboa  y en Padua, donde él esta enterrado .

Perfil de Carlos Orlando Gomes

Carlos Orlando Gomes Gouveia, nació en la Maternidad Concepción el 24 de septiembre de 1969, se había dedicado al comercio junto a su familia, al igual que su hermano sentía pasión por el ambiente eclesiástico y a los 24 años tomo la decisión de entrar al seminario, siendo el próximo miembro de la familia en dedicarse a la vocación sacerdotal.

Consideró como una gran opción en su vida como hombre de fe, fue ordenado diacono el 24 de noviembre de 2001 y posteriormente sacerdote el 10 de agosto del 2002, su trayectoria como sacerdote diocesano inicio como Vicario Parroquial de la Iglesia Niño Jesús y Madre Cabrini en Pérez Bonalde de Catia, debuta como Párroco en la Iglesia Santo Tomas Apóstol en La Trinidad de Baruta, posteriormente asume la Parroquia San Lucas del Llanito en Petare donde duro 7 años y actualmente es el Párroco de Nuestra Señora del Rosario de Baruta, ya tiene 8 años asumiendo las riendas del principal templo católico del municipio mirandino.

Para el padre Carlos Orlando es una gratificante experiencia en ser párroco de Nuestra Señora del Rosario de Baruta, actualmente en la jurisdicción del territorio parroquial, cuenta con alrededor de muchos barrios y liceos, cuenta con preescolar, colegio parroquial, cooperativa y una funeraria, se le atiene a muchos enfermos, gracias a la diversidad de grupos de apostolados, entre Catequistas, Ministros Extraordinarios de la Comunión, Cofradía del Santísimo y la Pastoral Juvenil, considera que la parroquia establecida en 1621 durante la época colonial española, es una iglesia en salida muy unida, fortalecida por el rezo diario del santo rosario entre la feligresía adulta y joven, es muy arraigada en sus tradiciones en sus diferentes celebraciones entre los Diablos Danzantes del Corpus Christi, Semana Santa, Adviento y las fiestas patronales de la Virgen del Rosario, “Los jóvenes son muy fundamentales en esta parroquia, han sido los principales promotores del rosario, se le entrega a los niños una camándula, en los meses de mayo y octubre” enfatizó el padre Carlos Orlando.

Desde niño le tiene devoción a dos advocaciones marianas a María Auxiliadora, ya que se sintió atraído por la congregación salesiana fundada por San Juan Bosco, no obstante al entrar al centro vocacional, el sacerdote le comento que su carisma es mas por los diocesanos, y también por la Virgen de las Mercedes ya que nació un 24 de septiembre, el mismo día que se celebra la patrona del cacao y el chocolate, admira la vida de San Lorenzo y los Santos Ángeles Custodios.

Reacción familiar

Al principio hubo mucha resistencia, ya que muchos no creían que dos hermanos llegarían ser sacerdote, algunos pensaron que estaban locos, no obstante los Gomes Gouveia demostraron que cuando uno tiene la convicción y la firmeza se puede llegar a la meta, ambos conlleva un apoyo moral, afectivo, plano formación y parroquia, siempre en el carisma del sacerdocio, es una bendición tener un hermano que haga lo mismo.

Para la familia siempre causa impacto, la reacción mas fuerte fue de un tío, que le comento a ambos “si puedes hacer otra cosa mejor, casarte, que no estaba bien”, con el transcurso del tiempo se dio cuenta que esto era lo nuestro, ahora esta feliz de tener dos sobrinos sacerdotes y generalmente siempre tuvimos el apoyo de nuestros padres, argumenta ambos hermanos sacerdotes.

Devoción por Fátima

Algo que se caracteriza la comunidad portuguesa en el país, es que ha dado a conocer nuestras costumbres, gastronomía, amor a la Madre Dios con las fiestas, sacar la imagen, las procesiones, tocar cohetes, alguna banda, hemos marcado pauta en Venezuela por esa devoción, hay muchos sacerdotes de origen lusitano, y ver tantos portugueses con cariño al ver que somos luso descendientes es impresionante, y la misma feligresía venezolana ha comenzado a tener un afecto y amor a Nuestra Señora de Fátima, es muy típico en la región capital, que un 13 de mayo y 13 de octubre siempre invita a un sacerdote de origen portugués, la comunidad portuguesa lo organizan todo, fuimos criados para eso, también consideran que los portugueses sobre todo las mujeres han contribuido mucho la devoción del santo rosario en Venezuela, es una practica muy de nuestro pueblo, uno se sorprende que una persona que se confiese que no ha rezado el rosario, sintetiza los hermanos Gomes Gouveia.

Por ultimo, ambos considera que los luso descendientes venimos de una tradición religiosa, en la cual debemos sentirnos orgulloso, ya que si uno repasa la historia de Portugal, inclusivo la Guerra de la Restauración de la Independencia, la fe católica ha estado presente entre la Inmaculada Concepción y San Nuno Alvares fue uno de los grandes próceres de la nación lusa, además de contar a San Antonio el mas milagroso de la historia de la iglesia, la lucha por la santidad entre los portugueses y sus descendientes esparcidos en el mundo se lleva en la sangre, se debe aprovechar esos frutos que han dado en el pasado, porque en el ambiente moderno te ofrece alejarte de Dios, un matrimonio y una vida sacerdotal, tiene éxito cuando Cristo es el centro de la vida de uno, muy importante educar los hijos en nuestra fe católica, ya que hoy en día vemos la consecuencias del joven que es menos religioso es propenso a sufrir falta de afectividad, depresión y tendencia al suicidio, ya que carece de los valores que nutre la dimensión espiritual, la mayoría de los hombres y mujeres que viven en la fe, son los que comúnmente mantiene su alegría y felicidad a lo largo de la historia porque Cristo nos das un sentido para vivir por la fe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí