La causa de Natalia une a Venezuela y Portugal

Hasta la fecha, se han recolectado 77.353 dólares a través del gofundme.com Ayudemos a Natalia. Sin embargo, la cifra representa menos del 10% de lo requerido para cubrir el tratamiento contra el cáncer

0
891

Julio Materano

Con un diagnóstico de cáncer difícil de pronunciar, un tumor que embarga parte de su cuello y está registrado en la literatura médica como rabdomiosarcoma alveolar, la pequeña Natalia Isabella de Olival Carbonell, encarna una causa noble que hoy despierta solidaridad en una Venezuela en crisis: la batalla de los pequeños contra las neoplasias. Un cuadro de por sí dramático que tiene visos de fatalidad en un país cuyo sistema de salud colapsó hace varios años y donde la Sociedad Anticancerosa de Venezuela reporta una tasa de 84,34 decesos por cada 100 mil habitantes, según estadísticas de 2017.

Pero más allá de las cifras tétricas, de los indicadores lúgubres, esta vez el diagnóstico de Natalia, la pequeña de 7 años, inscribe un capítulo de solidaridad en un país donde faltan los servicios básicos y las familias tienen dificultades para acceder a los alimentos. La causa en redes sociales, promovida por Adriana Andrade, prima de la pequeña y otros familiares, hermana a dos países: Venezuela y Portugal, de donde se han recolectado fondos para cubrir su tratamiento cuyo monto total se calcula en un millón de dólares.

Hasta la fecha, se han recolectado 77.353 dólares a través del  gofundme.com/f/ayudemos-a-natalia. Sin embargo, la cifra representa menos del 10% de lo requerido, por lo que los familiares formulan un llamado a quienes deseen colaborar con esta hija de dos médicos venezolanos, uno de ellos lusovenezolano.

La pequeña Natalia tendrá que cumplir un tratamiento oncológico que tiene una duración de 52 semanas, lo que igual a decir un año. «Es un tratamiento largo porque Nathalia tiene un estadio 4, lo que significa que ella ya hizo metástasis. A parte del tumor primario, que se ubica entre el cuello y la cabeza, desde el inicio se le detectó una mtástasis ósea», cuenta su prima Adriana Andrade, quien reside en Portugal.

Andrare explica que su protocolo de tratamiento busca eludir, a toda costa, una intervención quirúrgica, que podría exponer a la niña a otros riesgos. «Será sometida a una terapia de protones, que es una especie de radioterapia más avanzada y focalizada». Y aunque se trata de un tratamiento con grandes efectos secundarios, su familia asegura que la pequeña se ha mantenido fuerte. Y los médicos hace lo posible por revertir el efecto de la quimioterapia que se le practica el hospital Nicklaus Childrens en Estado Unidos donde los padres acudieron para apegarse a un protocolo científico que supone el máximo esfuerzo por salvar la vida de la pequeña.

«Para el primer ciclo de quimio, que se le practicó en Venezuela, se trajeron las drogas de Bogotá, pero fue igual de costoso y lamentablemente la crisis del país no favorece su curación». Los excepcional de la historia de Natalia es su familia, pues la niña viene de un parto cuatrillizo, cuyos hermanos también han sentido la ausencia de la pequeña.

Quienes rodean a sus padres aseguran que los progenitores han tenido una fortaleza inusitada y han utilizado sus conocimientos médicos para explicarle a la pequeña su enfermedad. Este tipo de cáncer, que se registra en niños, tiene una incidencia de un caso por cada millón. Y la probabilidad de que se registre en hembras es más alta.

Quienes estén interesados en realizar un aporte, lo pueden hacer por la página gofund.me/ayudemos-a-natalia o través de la cuenta de Noe De Olival, Bank of America, 8980 5168 7749, ABA: 026009593, Swift: BOFAUS3N, correo noedeolival@hotmail.com. En Venezuela está disponible la cuenta Banesco 0134 0035 1803 5102 8718, a nombre de Noe De Olival, cedula 13.600.680.

Los decesos por cáncer en Venezuela, cuyo aumento fue de 15 % en 2017, van en dirección opuesta a la tendencia en los países desarrollados, donde las muertes se han reducido en 1,8 %, según la SAV. Para combatir la enfermedad, los especialistas piden hacer inversión en educación, prevención, pesquisa, diagnóstico y tratamiento.

Solo en 2017, año sobre el cual se tienen las últimas cifras de la Sociedad Anticancerosa, se registraron 52.855 nuevos casos de cáncer en el país, lo cual se traduce en una disminución de 7 % en la incidencia respecto a 2014, cuando 56.906 personas enfermaron por esa causa. Pero los estragos de la enfermedad no dejan de preocupar a la comunidad médica. Desde 2013, 269.639 venezolanos se han sumado a la lista de enfermos por cáncer, calcula la SAV.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí