La “foto finish” rompe empate entre venezolanos en la Vuelta de Alentejo

0
66

La 39ª Vuelta de Alentejo se convirtió en una ‘cuestión’ venezolana después de que Leangel Linarez (Tavfer-Mortágua-Ovos Matinados) se impusiera a su compatriota Orluis Aular en la lucha por la tercera etapa, teniendo el ciclista del Caja Rural que ‘conformarse’ con el amarillo.

Cuando cruzaron la meta, uno al lado del otro, en Ponte de Sor, con un tiempo de 3:58,33 horas, fue imposible distinguir cuál de los dos había ganado -la incertidumbre era tan grande que ninguno de los dos levantó los brazos para «reclamar» la victoria-, y hubo que recurrir a un largo análisis de la «foto finish» para darse cuenta de que el venezolano del equipo portugués era el ganador.

La noticia fue rápida y Linarez se apresuró a celebrar con sus compañeros la que es su segunda victoria de la temporada, tras haber ganado la Carrera de Apertura.

«Lo habíamos planeado desde que empezó la etapa. Estoy muy contento con esta victoria, que es muy justa. Tardaron en confirmarlo, pero finalmente me dieron el escenario. He pedaleado hasta la línea de meta, ha sido muy ‘apretado’ y he ganado a un gran amigo, al que quiero felicitar por su segundo puesto», declaró el corredor de 24 años.

A pesar de haber sido derrotado en la línea de meta, Orluis Aular aprovechó la bonificación para recuperar el maillot amarillo, perdido el día anterior a manos del vasco Xabier Azparren (Euskaltel-Euskadi), ahora segundo en la general, a tres segundos del líder.

Antes del «baile de los lugares», motivado por los segundos de bonificación repartidos a los tres primeros de la etapa -y también en los hitos-, quedaban 176,7 kilómetros para llegar a Elvas, la ciudad Patrimonio de la Humanidad de la Unesco que volvía a la ruta alentejana 17 años después de estar allí por última vez.

El ‘valiente’ Héctor Sáez, haciendo su primera temporada en territorio nacional, con los colores del Glassdrive-Q8-Anicolor, fue el primero en distanciarse del pelotón, saltando al frente de la carrera, en solitario, en el kilómetro 39.

El español, que ganó una etapa de la Volta a Portugal en 2019, construyó una diferencia que llegó a ser de más de dos minutos, pero en el kilómetro 84 ‘recibió’ la compañía de sus compatriotas Ángel Madrazo y Jesús Ezquerra, ambos del Burgos-BH, que contraatacaron en el pelotón.

El entendimiento del trío no fue suficiente para que la «aventura» tuviera éxito, ya que los fugados fueron alcanzados a poco más de 50 kilómetros de la meta, por el equipo Euskaltel-Euskadi, decidido a defender el liderato de Xabier Azparren.

Alberto Gallego (Rádio Popular-Paredes-Boavista) y Alexandre Montez (LA Alumínios-Credibom-MarcosCar) siguieron probando suerte, pero la discusión de la tercera etapa se haría en un pelotón compacto, después de que una caída a tres kilómetros de la línea de meta todavía provocara cierto revuelo en el grupo.

Tras el ‘sprint’, los dos venezolanos fueron claramente mejores que toda la competencia, relegando a Daniel Freitas y César Martingil, el dúo de velocistas Rádio Popular-Paredes-Boavista, a la tercera y cuarta posición, respectivamente.

Sumando las bonificaciones, Aular volvió a vestirse de amarillo, algo que llenó de satisfacción al ganador de la primera etapa de la 39ª Volta ao Alentejo.

«Estoy contento de haber recuperado el maillot. El equipo ha estado fenomenal hoy, hemos hecho una gran etapa. No hemos conseguido la victoria de etapa, pero hemos recuperado el liderato», se felicitó.

El ciclista del Caja Rural, que aventaja en ocho segundos a Linarez, tercero, y en nueve a Tiago Machado (Rádio Popular-Paredes-Boavista), el mejor portugués, en cuarta posición, apunta ya a la corta y decisiva contrarreloj del sábado, de 8,4 kilómetros, en Castelo de Vide.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí