La misma historia

0
1204

Si hay algo que nadie puede negar, es que a lo largo de la historia los regímenes totalitarios han carecido de eso que llamamos moral y ética. Llegan al poder mediante engaños y promesas. Luego se instalan ahí hasta que la muerte les llega por cualquier vía. Generalmente por la menos imaginada y la menos deseada porque piensan que pueden “saltarse a la torera” los deseos de los pueblos y los mandatos de la historia. Una vez instalados dejan caer sus máscaras. Se rodean de acólitos incondicionales generalmente de la misma calaña: mediocres y parásitos. Siembran la semilla de la corrupción permitiéndoles que hagan y deshagan con el dinero público bajo la sombra protectora del estado mientras ellos se hacen de oídos sordos. Es una conducta reiterativa de todos los regímenes. Pero repito, la historia de la humanidad ha demostrado hasta la saciedad que ninguna sociedad puede sostenerse de esta manera. Sencillamente porque la corrupción es un cáncer que hace metástasis rápidamente y los tramposos no sacian nunca su sed de dinero, poniendo en riesgo el vulnerable poder que han usurpado. Es así que apenas se presenta una oportunidad, el pueblo enardecido, colmado de tanta mentira y abusos de poder va por sus cabezas. Venezuela, “tierra de gracia”, en mi humilde opinión, se acerca peligrosamente a este momento difícil y cruel, pero aparentemente necesario, según algunas voces de los conocedores de la política. Esta realidad es innegable e inocultable y nunca antes vista en la historia republicana del país. El régimen actual oculta una bomba ya activada desde hace tiempo, con su tic tac y todo, que el difunto, responsable de todo este desastre, entregara en las manos de quien hoy detenta el poder. Sólo hay que esperar a que explote. Ojalá me equivoque, pero las señales son inequívocas. El fin no puede ser otro que el que todos sabemos: “Quien siembra vientos, cosecha tempestades”. Eso fue justo lo que sembraron.

Artículo anterior“Maneras de hacer psicología en el fútbol hay muchas”
Artículo siguienteLa tarea de medir los resultados de la empresa nunca termina
Articulista de Opinión altatribuna@yahoo.com.mx Licenciado en Administración Comercial por la Universidad Central de Venezuela, con Maestría en Finanzas de Empresas por la Universidad José María Vargas. Doctor Honoris Causa. Conferencista, Orientador, Terapeuta y Autor de varios libros. Especialista en gestión integral de capacitación y formación en metodologías y dinámicas para crear eventos de formación empresarial. Consultor gerencial. Director del Instituto Venezolano de Metodología. Profesor de postgrados. Conferencista internacional. Escritor de varios libros. Creador y facilitador de: “El Famoso Taller Oratoria y Liderazgo”. Forma parte del equipo de columnistas de opinión del CORREIO da Venezuela desde el año 2008.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí