La pandemia empeoró la vida de los emigrantes portugueses y el patrimonio de las asociaciones es incierto

0
39

El Presidente del Concejo de Comunidades Portuguesas (CCP) advirtió que la vida de los emigrantes, concretamente fuera de Europa, «empeoró» y que hay asociaciones que corren el riesgo de no abrirse nunca, dejando incierto el destino de su patrimonio material.

En una entrevista concedida a la agencia de noticias Lusa, al término de la reunión anual del Concejo Permanente del PCC, celebrada esta semana en Lisboa, Flávio Martins afirmó que la pandemia ha dejado señales difíciles de borrar. «Lo que ocurrió fue un empobrecimiento y una vulnerabilidad de las comunidades, ya sea como personas individuales o como personas colectivas», declaró, añadiendo que algunas asociaciones «sufrieron impactos que quizá no se superen, ni a corto ni a medio plazo».

Y subrayó: «El movimiento asociativo en las comunidades está muy, muy sacudido e incluso hay informes de asociaciones que tuvieron y tienen graves problemas, incluso en países donde las restricciones y los efectos de la pandemia han disminuido. Hay informes sobre asociaciones que aún no funcionan. Y aquí tenemos la cuestión del patrimonio material, resultado del esfuerzo de las comunidades portuguesas a lo largo de los años».

La pandemia también trajo dificultades añadidas en cuanto al funcionamiento de las oficinas consulares, que «es algo que siempre hay que vigilar con mayor proximidad y atención». Cuestiones como estas han sido puestas en conocimiento del Gobierno, del Presidente de la República y de los parlamentarios por el PCC, que en 2020 cumplió 40 años, pero cuyo aniversario fue conmemorado durante la reunión anual del PC, que tuvo lugar entre el lunes y el jueves, en Lisboa, con la presencia de consejeros de varias partes del mundo. Para Flávio Martins, existe «un reconocimiento del PCC, por parte de diversos órganos de soberanía, como representante legítimo de la voz de las comunidades.

«No somos diputados, no somos Gobierno ni diplomáticos, pero somos los que discutimos lo que hay que mejorar en la relación con las comunidades, el día a día de las comunidades. También aportamos el potencial de las comunidades», dijo.

En esta semana de trabajo, se pusieron sobre la mesa temas nuevos, pero también viejos, como la intención del PCC de abandonar la tutela del Ministerio de Asuntos Exteriores, que no avanzó, pero que sigue en el punto de mira del Concejo, por lo que nada impide que este tipo de cuestiones se debatan y maduren. «Puede que no sea ahora, pero sí para el futuro». «En estos 40 años, el PCC ha conquistado una serie de avances en relación con las comunidades en una amplia variedad de temas, que tampoco fueron conquistados de un momento a otro. Hicieron falta mandatos, años, quizás incluso décadas de discusión antes de que se produjeran. Daremos un paso a la vez y saldremos adelante, estoy seguro», subrayó. El PCC sigue en desacuerdo con el Gobierno en relación con la enseñanza del portugués en el extranjero, con este órgano consultivo del ejecutivo para asuntos de emigración para defender una apuesta «no sólo por la internacionalización, sino también como lengua materna, de herencia».

En la agenda del PCC ocupa un lugar especial la discusión sobre el aumento del número de representantes de las comunidades portuguesas, porque cuatro diputados puede ser un número «razonable» para 300.000 votantes, pero no para el millón y medio de votantes que se contabilizaron tras el último censo automático.

El número de votantes portugueses registrados que viven en el extranjero pasó de 301.463 en las elecciones presidenciales de 2016 a 1.549.380 en las de 2021. Flávio Martins mencionó, sin embargo, que para aumentar el número de diputados «tienen que salir de algún círculo». «Siempre hemos defendido no retirar [a los diputados] de las circunscripciones que hoy están en el interior del país, por ejemplo. Pensamos que en las zonas donde puede haber un mayor número de diputados, quién sabe, uno o dos podrían ser reasignados a circunscripciones de emigración», argumentó. Sobre la baja participación de las comunidades portuguesas en las elecciones (1,88% de los votantes registrados en las últimas elecciones presidenciales), Flávio Martins consideró que es una verdad que «no es responsabilidad de los concejales», sino «ciertamente de otros actores políticos».

«Hemos presentado propuestas para mejorar la participación de las comunidades, como la ampliación de las formas de voto: presencial, por correo o electrónico. Pero hay muchas otras cuestiones que deberían ser objeto de reflexión, desde los partidos políticos, el Gobierno y todas las personas que trabajan con este tema», argumentó.

Para 2022, el PCC tiene una propuesta de presupuesto de 350.000 euros, superior a la que habían propuesto. Sin embargo, teniendo en cuenta las elecciones del PCC del próximo año y la celebración de un pleno para su inauguración, este gasto, si se incluye en el presupuesto total, pondría en peligro el trabajo del Concejo. «No nos gustaría que el gasto del pleno de investidura se contabilizara dentro del presupuesto del PCC, pues de lo contrario no tendríamos dinero para otras actividades», dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here