Lar Padre Joaquim Ferreira sigue manteniendo a los abuelos libres de COVID-19

Dentro de la institución no se han registrado casos de COVID-19 hasta la fecha

0
15

Mike Suárez Ferreira

Desde el inicio de la pandemia, el Lar Padre Joaquim Ferreira ha trabajado sin descanso con la finalidad de proteger a los abuelos que hacen vida en sus instalaciones y evitar que se contagien por el virus Covid-19. “En estos tiempos todo es tan difícil, por diversas razones siempre procuramos que el bienestar de los abuelos no se vea afectado” aseguró Marilú Martins de De Andrade, representante de la institución luso-venezolana ubicada en Los Anaucos, estado Miranda.

Para el Lar, lo más importante en estos tiempos de pandemia es el cuidado de las personas más vulnerables al virus, siguiendo un protocolo de seguridad para evitar contagios. “El personal y las monjitas que atienden a los abuelos se mantienen muy atentos a cualquier posible síntoma. Los lineamientos son que ante la duda o sospecha deben comunicarse con la doctora de inmediato. Realizamos el protocolo de aislamiento preventivo, seguimos las directrices y las indicaciones”.

El Lar recibe mensualmente los pagos de los abuelos, pero no son suficientes para mantenerlo por la economía actual venezolana. “Las donaciones siempre son de gran ayuda para nosotros. El Gobierno de Portugal nos da un aporte importante para cubrir gastos de salud, áreas de fisioterapia, nutrición y psicología” explica Martins.

“En estos tiempos es muy difícil cubrir los gastos de lavandería, cocina, ascensores, plomería, pintura e impermeabilización, entre tantos otros. Actualmente tenemos muchos problemas con la planta eléctrica porque la tenemos funcionando muchas horas seguidas por la cantidad de apagones que sufrimos diariamente, por eso está colapsada y necesitamos un nuevo equipo. Además de todo esto las ayudas se han reducido significativamente y los gastos se han incrementado, también tenemos que estar preparados para luchar contra este virus: con alcohol, gel anti-bacterial, guantes, mascarillas, ‘face shield’, pruebas de hisopado, de antígenos, exámenes de sangre, entre otros” dijo Marilu.

Gracias a la ayuda del Gobierno de Portugal, asociaciones y empresas privadas el ancianato ha podido “sobrevivir” a esta época de pandemia, ya que debido a la situación actual han disminuido otros apoyos como rifas, verbenas, eventos pro-fondos y donaciones de materiales e insumos.  “Aprovecho esta oportunidad que nos brinda el Correio de Venezuela para hacer un llamado a las empresas, instituciones y personas que se sumen a esta loable causa en pro de los abuelos del Lar y nos ayuden con sus aportes para solventar las dificultades más urgentes” apela la representante del Lar Padre Joaquim Ferreira, que ofrece albergue y bienestar a 58 abuelos a través de atención médica, enfermería, fisioterapia, terapia ocupacional, alimento, medicinas, servicio de lavandería, actividades recreativas y religiosas.

El funcionamiento de la institución data del año 2004 cuando el capellán de la comunidad portuguesa y el primer asesor espiritual de la Sociedad de Beneficencia de Damas Portuguesas, Padre Joaquim Ferreira, propuso e impulsó esta idea y donó alguno de sus bienes personales para esta institución. “Acuérdense de los viejitos porque a los niños todo el mundo los ayuda” decía.

La compra del terreno fue gracias a los fondos de donativos del Padre Joaquim Ferreira y del primer ministro de Portugal para esa fecha, Aníbal Cavaco Silva. Para la construcción se recibió el aporte del Gobierno Regional da Madeira y el donativo de la Presidencia de la República de Portugal, a través de la primera dama María José Rita Sampaio.

Actualmente cuentan con la colaboración de empresas, entidades y particulares. Destaque para la Sociedad de Beneficencia de Damas Portuguesas, quien apoya diariamente este proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here