Las ideas de la diáspora para invertir en Portugal

Son proyectos relacionados con el turismo, las nuevas tecnologías, la gastronomía, el medio ambiente y la salud

0
262

Delia Meneses

Hay áreas prioritarias donde el gobierno portugués considera que es necesario invertir y ser más resilientes. El secretario de Estado de la Internacionalización, Eurico Brilhante Dias, las enumeró recientemente y prometió recursos especiales para los inversionistas de la diáspora que quieran establecer pequeñas y medianas empresas en las áreas de salud, infraestructuras, sector agroalimentario, energías renovables y movilidad eléctrica.

En diferentes puntos geográficos, desde Perú hasta Suiza pasando por Estados Unidos y Venezuela, hay emprendedores con ideas innovadoras y negocios que buscan abrirse paso en Portugal. Es el caso de Virginia Nunes, una luso-americana que desarrolló un emprendimiento de acuaponía, un sistema de producción cerrado que integra la técnica de la acuicultura con la hidroponia.

Es una combinación de la producción de peces y la producción de hortalizas sin suelo, en agua. Las plantas y los peces crean una sinergia, ya que los desechos metabólicos de los peces son aprovechados como nutrientes por los vegetales para crecer, mientras que las plantas limpian el agua y eliminan los compuestos tóxicos para los peces, principalmente amonio y nitritos, reduciendo la frecuencia de renovación del agua.

Nunes presentó este emprendimiento, que pretende desarrollar en Tavira, en el Webinar «Investidores da Diáspora», que se realizó entre los días 10 y 11 de diciembre, a través de la plataforma online.

João Dias, portugués que emigró a Suiza y Raquel Dias-Altmann natural de Zúrich, son esposos y ahora están de regreso a Portugal con un proyecto de turismo cultural, que busca conjugar tradiciones lusas y suizas. Una posada que estará ubicada en pleno centro histórico de Caminha, municipio de Viana de Castelo.

La casa Belo Monte pretende ser un lugar acogedor, con una oferta culinaria amplia que incluye especialidades suizas y de otros países, además de gastronomía portuguesa junto a propuestas artísticas y musicales. En estos momentos están en la fase de acondicionar la posada con la ayuda de arquitectos.

Otro de los proyectos de los inversionistas de la diáspora es el de Manuel Lemos, trasmontano que nació y se crió en Mirandela y que vive en Lima, Perú, desde 2011. Su emprendimiento denominado EnLine es una empresa especializada en software para sistemas de generación, transmisión y distribución de energía.

Esta iniciativa para la utilización y desarrollo de las energías renovables surgió en 2018 y ya se implementó en otros países. Actualmente, Lemos pretende que la empresa tenga su sede principal en la región de Mirandela.

«Es una responsabilidad nuestra como emigrantes y portugueses tener un papel decisivo en la transición del futuro de Portugal y de las regiones del interior del país», asegura Lemos.

Teresa Ferreira ideó un emprendimiento para la producción de quesos veganos con base en frutos secos. Muka es el nombre del proyecto que ofrece alternativas vegetales al queso para consumidores que buscan reducir  el consumo de productos de origen animal.

Durante varios años trabajó en Londres en el área de la industria agroalimentaria, después decidió emprender. Se percató del vacío que existía en el mercado para encontrar quesos de origen vegetal pues alega que la mayor parte de los productos que existen son altamente procesados. Y ahora ofrece esta propuesta al mercado portugués.

Carlos Cid, emigrante radicado en Río de Janeiro pero natural de Tras Os Montes, es un empresario ligado al área del turismo que siempre soñó en hacer algo para revitalizar las zonas del interior de Portugal.

Lamenta que algunas regiones del Norte e interior de Portugal son poco divulgadas y conocidas en Brasil, por eso creó una plataforma digital destinada al usuario que quiere conocer esas zonas del país y no sabe donde encontrar información y también para los proveedores de productos y servicios en el área de turismo que quieren divulgar lo que ofrecen y no saben cómo hacerlo.

Reutilización del agua

Albano Pires es un emigrante de Venezuela que regresó a Portugal con su proyecto Capa Amazonia. En 2010, su preocupación por el medio ambiente lo llevó a contactar a varias empresas relacionadas con la protección de los recursos naturales y con la limpieza de separadores de grasas.

Estos separadores de grasa están instalados en escuelas, restaurantes, hoteles, ancianatos, entre otros. Pires resaltó que apenas 3% del agua en todo el planeta sirve para consumo humano y que un litro de aceite usado contamina un millón de litros de agua. Con esto en mente se animó a idear un proyecto.

Pires explica que los residuos que traen los clientes de los separadores de grasa llegan a sus instalaciones y se colocan en envases de acero inoxidable. Allí permanecen durante poco tiempo y luego pasan por una primera máquina que retira todos los residuos sólidos. Lo que resta es un residuo líquido que va hacia un segundo tanque que es una centrifugadora que separa el agua de la grasa.

«Esa agua la empleamos para lavar los equipos; otras empresas usan agua limpia para lavar sus maquinarias. También puede ser usada para la limpieza de calles, avenidas o mobiliario urbano como los contenedores de basura».

La grasa será preparada para reciclaje en diversas empresas de lubricantes industriales, detergentes o biodiesel. «Dentro de un futuro breve podremos expandirnos para la limpieza de separadores de hidrocarburos, instalados en todas las bombas de gasolina del país y en autolavados. Ellos también contaminan mucha agua y queremos ayudarlos en el reciclaje del líquido. Tenemos la voluntad y el conocimiento y necesitamos el apoyo de las autoridades de las cámaras municipales u otras instancias de gobierno».

Pires destaca que las grandes empresas en Portugal no están invirtiendo en esto, «no se está aprovechando todo el potencial que existe en esta área. Estamos gastando el agua destinada al consumo humano en la limpieza de autopistas, cuando para estos fines se puede emplear agua reutilizada. Esto, además de ayudar al ambiente disminuiría costos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here