“Las mujeres detrás del trono” rindió tributo a las féminas portuguesas

La Embajada de Portugal en Caracas conmemoróel Día Internacional de la mujer con una conferencia histórica

0
55

El 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, un día para luchar por la igualdad, la participación y el empoderamiento de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad. Una oportunidad para resaltar los progresos realizados hacia la consecución de la igualdad de género, la consolidación de las mujeres logrando reflexionar críticamente sobre estos logros y trabajando para obtener más dinamismo global.

El pasado martes 9 de marzo, la Embajada de Portugal en Caracas junto con el Instituto Camões – Instituto da Cooperação e da Língua, la ”Coordenação de Ensino Português no Estrangeiro” (CEPE Venezuela) y el Correio da Venezuela, llevaron a cabo la conferencia “Las mujeres detrás del trono” que estuvo a cargo de la escritora Deana Barroqueiro, reconocida por sus novelas históricas ambientadas en la época de los descubrimientos portugueses y el Renacimiento. La cita contó con la introducción del Embajador de Portugal, Carlos Amaro, y el coordinador de la Enseñanza de la Lengua Portuguesa del Instituto Camões, Rainer Sousa.

Deana Barroqueiro es autora de numerosas novelas y cuentos inspirados en personajes reconocidos de la historia. Su minuciosa investigación la lleva a recrear con gran detalle los entornos donde se desarrollan las historias, haciendo que sus lectores viajen en el tiempo y el espacio y vean lo que veía el aventurero, observar la extrañeza de lugares y costumbres, sufrir la misma sorpresa y miedo de los héroes, escuchar los mismos sonidos, oler y saborear los mismos manjares.

Sobre la conferencia Deana nos comenta: “En pleno siglo XXI, cuando entramos en la tercera década del tercer milenio, en que se son enviadas sondas a Marte, pareciera bizarro que aún estemos hablando de sociedades misóginas, déspotas y paternalistas y de una continua lucha de las mujeres por sus derechos, en particular el de la igualdad ante los hombres con quienes comparten el mundo.

Durante milenios, y en muchas sociedades, las mujeres fueron y aún siguen siendo consideradas inferiores a los hombres, los cuales pueden disponer de ellas conforme les plazca, maltratándolas, confinándolas al hogar, a los trabajos domésticos y a las principales funciones de esposas y madres.

Representadas por varias religiones como encarnaciones del pecado, seres débiles, sujetos a tentaciones y capaces de todas las perfidias, las mujeres tendrían que ser siempre vigiladas y sujetas a los hombres – padres, esposos, hermanos u otro pariente masculino cercano -, desde su nacimiento hasta su muerte, a menos que eligiesen el convento.

Se trata de un destino común a todas las mujeres, con muy raras excepciones, aún en las clases más altas, lo que incluye a las princesas y reinas.

En Portugal algunas de estas esposas e hijas de reyes supieron operar en las sombras del trono, influyendo y cambiando el curso de la historia. Otras arriesgaron su destino rebelándose y pagaron un precio muy alto por esa osadía, como, de hecho, les contaré, si desean tener paciencia y la bondad de escucharme.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here