Llámame por mi nombre

0
2056

¿Sabes por qué tienes nombre? Pues resulta que lo que para todos se ha vuelto algo común, tuvo un origen, que aunque es un poco incierto, sí se sabe por qué comenzaron las antiguas tribus a otorgarse un nombre. Si quieres conocer por qué hoy tienes un nombre, sigue leyendo.

Resulta, que se empezaron a utilizarse los nombres como una manera de transferir poderes o características a las personas. Cada uno de los nombres que se usaban, tenía un significado que todo el mundo conocía, aunque con el paso de los años y la evolución del lenguaje se fue perdiendo esta conciencia del significado y sólo quedó el nombre.

Esta historia la sabemos, gracias a la ciencia que estudia los nombres, y más específicamente a la que estudia el significado de nombres y apellidos, la cual se conoce como antroponimia.

Gracias a estos estudios, se sabe que el nombre de mayor longitud documentado en la historia, ha sido “Deoscopidesempérides”, todo un reto para escribir y decir, pero significa “el que se complace eternamente en la contemplación de Dios”.

Acá en Venezuela mucho hablan de la combinación de nombres, y los nombres extraños que usan los maracuchos, pues resulta que los nombres compuestos comenzaron a utilizarse en España, siendo el rey Juan Carlos I, el primer rey en tener un nombre compuesto y Juan Pablo I el primer Papa en hacer lo mismo.

Los diminutivos o sobre nombres que hacen referencia al nombre, muy utilizados en esta región, se llaman hipocorísticos, como Goyo de Gregorio, o Nacho para Ignacio.

Extrañamente, un estudio reveló que al menos el 6% de los padres se arrepienten del nombre que dieron a sus hijos, ya sea porque era demasiado común, demasiado raro o lo hicieron por presión familiar. Sin contar, que cada vez son más, quienes creen que el nombre que tengan, rige el destino de su vida.

¿Y tú cómo te llamas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here