Los Sinvergüenzas celebra dos décadas de buena música con un nuevo álbum

0
23

La agrupación de música contemporánea venezolana instrumental, que este mes de febrero recordó el aniversario de su  concierto debut, ofrece en su quinta producción discográfica una rica propuesta en la que, por primera vez, incorpora la voz humana, con la participación como invitados de los cantantes Francisco Pacheco, Guillermo Carrasco, Cecilia Todd, Luisana Pérez, Vidal Colmenares y Annaé Torrealba

Fue en 2001 cuando Los Sinvergüenzas editaron su primer disco. Lo titularon Bichoneando, aludiendo al primer tema que, compuesto para el grupo, entonces un proyecto experimental, entre cuatro amigos: Héctor Molina, Sergio Torres, Raúl Picón y Edwin Arellano, febriles amantes de nuestro acervo; para paulatinamente devenir, ya sin Torres y Picón, en una agrupación comprometida con la creación de nuevas obras para la música de raíz tradicional, a la que se adicionaron como integrantes el contrabajista Heriberto Rojas y el flautista Raimundo Pineda.

Ahora, dos décadas después, presentan 20 20, una producción que, no solo reafirma las premisas de su búsqueda artística, sino que acerca su propuesta a otras posibilidades expresivas al incorporar temas que se pasean por distintos géneros musicales en las voces de reconocidos cantantes.

Los Molicasa, danza escrita por Héctor Molina, da inicio al álbum, A este instrumental se suman dos composiciones de Edwin Arellano: el merengue Retrato de una dama y el bambuco Mi princesa del bosque.  A estas se suman La cartilla, merengue de Raimundo Pineda, y Tranquilamente, un tipo leal, del colombiano Germán Darío Pérez.

Sueño de un sinvergüenza, pieza escrita para el grupo por el maestro Pablo Camacaro, del emblemático grupo Raíces de Venezuela y autor de Sr. JOU, entre otros temas, completa el repertorio instrumental.

El aporte vocal de seis conocidos intérpretes, enriquece la propuesta estética de este cuidado material fonográfico. Así, la cantora Luisana Pérez da vida al merengue de Quedas tú, original de Leonel Ruiz. Francisco Pacheco, voz referente de la venezolanidad, cautiva en Las malas lenguas, gaita oriental escrita por José Delgado; Guillermo Carrasco, ícono del pop venezolano de los años 80, canta Carretera, versión del clásico de Aldemaro Romero; Annaé Torrealba interpreta el pasaje Cantaban todos los gallos compuesto por su abuelo, Juan Vicente Torrealba;  Cecilia Todd hace lo propio en Un ramito de mejorana, de la cubana Liuba María Hevia; y Vidal Colmenares entona La fiesta joropera, joropo de César Gómez.

La ilusión de tocar

“¿No les da vergüenza?”, frase con la que el entonces director de la Escuela de Música de la Universidad de Los Andes, en Mérida, el maestro Gilberto Rebolledo, inquirió a cuatro de sus estudiantes que subieron al escenario del Aula Magna de esa reconocida casa de estudios, prácticamente sin ensayar.

Avergonzados, y algo golpeados en su orgullo, los jóvenes se pusieron a ensayar para, escasas semanas después, el 26 de febrero de 2000, subir de nuevo a ese escenario y arrancar aplausos, esta vez, con su muy preparada presentación.  Relatan que, pensando en el regaño del profesor, incluyeron El sinvergüenza, merengue compuesto por José Antonio “Toñito” Naranjo, integrante de El Cuarteto, grupo que junto a Raíces e Venezuela ejerció gran influencia en su formación y que, con el tiempo, se convertiría en su padrino y mentor.

Con el toque de humor que los caracteriza, y que junto al buen gusto ha marcado su obra, decidieron ese día llamarse Los Sinvergüenzas, dando inicio a una ascendente trayectoria colmada de aprendizajes y logros que ha nutrido la carrera artística de sus integrantes: El cuatrista Héctor Molina, el flautista Raimundo Pineda, el contrabajista Heriberto Rojas  y el multiinstrumentista Edwin Arellano, todos parte de otros destacados proyectos como C4Trio, Caracas Sincrónica, Pepperland, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, Arcano y Onkora, alternando sus labores de ejecutantes con la docencia y la producción musical independiente.

Como sinvergüenzas invitados, en 20 20 destacan el maraquero Manuel Alejandro Rangel y el contrabajista Carlos “Patón” Rodríguez, quienes participan en esta quinta, y muy lograda aventura discográfica en la que también brilla Tomás Cardona, en la ingeniería de sonido; Darío Peñaloza y Jesús Jiménez, en la mezcla y masterización, respectivamente, y Vladimir Quintero Mora, Pedro Marín y Manuel Rangel en la grabación adicional. El texto del disco fue escrito por el maestro César Alejandro Carrillo, entretanto, el diseño gráfico y la hermosa ilustración es de Alejandro Calzadilla.

Tras el lanzamiento de 20 20  -sueño alcanzado más allá de la complejidad que ha impuesto en el mundo la pandemia global y del hecho de que hoy tres sus integrantes residan en otros países-, Los Sinvergüenzas trabajan en la próxima edición de un libro de partituras, mientras se preparan para hacer lo que más les gusta y los ha mantenido unidos:  tocar juntos.

«Estamos cumpliendo 21 años como agrupación. Y aunque en los últimos tiempos no hemos podido tocar tan seguido como quisiéramos, nuestro proyecto sigue firme y en pie. Además del lanzamiento de nuestro quinto disco,  tenemos muchos planes y metas por cumplir. Ojalá que este año la música nos pueda volver a reunir. Por lo pronto seguimos festejando y sumando experiencias en pro de nuestra música. Gracias a quienes siguen y aprecian nuestro trabajo y a todas las personas que de una forma u otra han servido para que @lossinverguenzas sea un proyecto vivo y activo», declaran.

Los Sinvergüenzas: 20 20 ya está disponible en formato CD y principales plataformas digitales de música: Spotify, Apple Music, Deezer, Tidal y Amazon, entre otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here