Luso-Venezolana apuesta al chocolate venezolano

Con Maruma Chocolates, Alix de Sousa se reinventa y apuesta al éxito, ofreciendo al mercado atractivas propuestas con sabor a cacao criollo

0
759

Gustavo Moreira

Venezuela ha sido hogar para muchos portugueses, quienes han echado raíces y emprendido distintos tipos de negocios que han aportado significativamente a la economía de este país.  Actualmente existen grupos de empresarios luso-descendientes creando nuevas estrategias y afianzando proyectos de campo, apostando al crecimiento a pesar de las adversidades.

Caracas y otros estados del país cuenta con variedad de negocios portugueses: desde los tradicionales supermercados, panaderías, ferreterías y fruterías, hasta nuevas propuestas empresariales adaptadas a los nuevos tiempos y muy lejanas al tipo de negocio acostumbrado.

Uno de estos nuevos ámbitos son las empresas productoras de café, cacao y otras semillas, que se dan con gran facilidad, por contar con el suelo y las temperaturas adecuadas para el desarrollo de estas plantas. La competencia crece cada día y las propuestas de cafetaleras con distintos tipo de granos y las diversas marcas de chocolate que están saliendo al mercado dan indicio a un nuevo movimiento artesanal y empresarial. Para nadie es un secreto que Venezuela cuenta con uno de los mejores café y cacao del mundo.

En la actualidad existen muchas marcas y distintos tipos de chocolate, diferentes aromas y especies que caracterizan la exclusividad y calidad del producto. Maruma Chocolates es una propuesta creada por Alix Montilva de Sousa quien es médico, junto a su esposo Rainer de Sousa, licenciado en idiomas y responsable del Instituto Camoes en Venezuela.

Para la ejecución de este proyecto decidieron adquirir tierras en El Ancón de Maruma, en las inmediaciones del río Pocó, entre los límites de Mérida y Trujillo. “Lo que comenzó como un experimento infantil, se ha convertido en un enorme compromiso que está repleto de experiencias que han evolucionado, desde sus empaques hasta el producto final” relató Alix de Sousa fundadora de la empresa y chocolatier.

Comenzaron de una manera tradicional y con el paso del tiempo, gracias a la aceptación que han tenido con sus consumidores, se han visto en la necesidad de conformar un equipo de trabajo más amplio para poder cubrir y mejorar las expectativas de sus clientes.

“Fue un reto mantener el sabor porque trabajamos con dos líneas formuladas con bajo contenido de azúcar y otra con edulcorante. Ambas están diseñadas para un público que cuida su salud y conoce de un buen chocolate” afirmó de Sousa.

Existen tres tipos de cacao: el Criollo o Fino que es considerado como el favorito por su aroma y sabor; el Forastero, menos aromático; y el Trinitario o Deltano, que es un híbrido resultado del cruce. Los productores de cacao y chocolate prefieren el Criollo por ofrecer el mejor aroma y un sabor más intenso.

 “Pero más allá de eso nos distingue que somos productores del cacao de nuestras tabletas, practicamos el Tree to Bar y somos garantes de la calidad del producto en todo el proceso” acotó Alix de Sousa.

La comunidad lusa en conjunto con los criollos siguen trabajando de la mano para emprender nuevos caminos en la producción y fabricación de materia nacional. El cacao venezolano ha sido galardonado como uno de los mejores del mundo, y ese mérito ha incrementado la producción de ese afrodisíaco grano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here