Manuel Rentroia Marques: Un amante de Madeira, entregado al Folclore

El ciudadano nacido en la Perla del Atlántico recibe la Orden de Mérito Ilustre Madeirense

0
37

Cada año, la Comisión Pro Celebración del Día de la Región Autónoma de Madeira escoge a un ciudadano madeirense ejemplar y le otorga la Orden de Mérito “Ilustre Madeirense”; un reconocimiento al trabajo a favor del rescate de los valores e idiosincrasia del pueblo madeirense en un país tan lejano como lo es Venezuela. En esta ocasión, los directivos de la asociación sin fines de lucro homenajearon a Manuel Marques: un hombre que desde hace más de 40 años ha dedicado todos sus esfuerzos al folclore portugués, fortaleciendo a una agrupación icónica e incentivando a las nuevas generaciones a seguir con la tradición.

Manuel Marques Rentroia nació en la isla de Madeira, en el pueblo de Carvajal, parroquia de Canhas, Ponta do Sol. Con sólo doce años salió de su amada tierra natal, llegando a Venezuela el 8 de diciembre de 1971 con una maleta cargada de expectativas, sueños, ilusiones y esperanzas. Desde muy joven ha sido un visionario y trabajador incansable, asumiendo grandes responsabilidades, integrándose totalmente al país que lo acogió, aprendiendo su idioma, echando raíces y formando una hermosa familia.

Marques poco a poco se fue sumando al asociativismo luso, asistiendo al Centro Portugués, que para aquel entonces se encontraba ubicada en La Castellana, municipio Chacao de la ciudad capital. Fue gracias a su presencia en este club lusitano que Manuel nunca olvidó a su tierras natal; por el contrario, fortaleció el amor por el lugar del que venía y decidió ser partícipe de todas las actividades promovidas en la institución,

Una vez que el centro social abrió su sede de Macaracuay, Manuel Marques se fue aproximando cada vez más al folclore portugués, sumándose al entonces Grupo Folclórico Juvenil del Centro Portugués. Vio en este elemento cultural la posibilidad de mantener vivas las tradiciones de su tierra y de compartir con personas que querían exactamente lo mismo: sentirse cerca de Madeira, de Portugal, de su familia y raíces, aunque existiesen miles de kilómetros de distancia con dicha nación.

Poco a poco, Manuel fue ganando protagonismo en la agrupación, gracias a su proactivismo y empeño. Fue así como los años le dieron la oportunidad de dirigir al hoy Grupo Folclórico Centro Portugués, todo un ícono del folclore portugués en tierras venezolanas, ganador de diferentes premiaciones en múltiples festivales.

Dirigir una agrupación y elevarla a una de las más importantes del país no ha sido tarea fácil. Sin embargo, el esfuerzo, dedicación, tiempo invertido y trabajo de hormiguita siguen dando buenos frutos, manteniendo al grupo en el sitial que merece y cumpliendo su objetivo de divulgar la cultura, no sólo entre la comunidad luso-venezolana sino también entre los ciudadanos nativos de Venezuela.

Quizás la clave de este éxito se debe, en gran parte, a la sólida familia con la que cuenta. Manuel Marques está casado Maribel Carvalho, tiene dos hijas, tres nietas y un nieto: son ellos el motor que lo impulsa cada día, dando lo mejor de sí para seguir ofreciéndoles esa estabilidad que todos deseamos. De hecho, quienes conocen al folclorista, lo caracterizan como un excelente padre, un buen marido y un abuelo excepcional, siempre preocupado por dar buenos ejemplos, no sólo a los suyos, sino a toda la comunidad. Su principal preocupación es que todos los que le conocen estén bien, ofreciendo siempre una palabra amable, un consejo de amigo y una ayuda desinteresada a quien necesite de ello.

Marque es mucho más que un hombre de familia y folclore. Su proactivismo y ganas de ser parte de este sector de la sociedad venezolana lo llevaron dos veces a los entes rectores del Centro Portugués: fue secretario del Concejo Fiscal en el periodo 1990-1991 y segundo secretario de la Mesa de Asamblea en el periodo 2005-2006. Además, esta activo mes a mes, semana a semana, participando en todas y cada una de las actividades, “arraiais” y eventos que tienen lugar en este club ícono de Portugal en el mundo; trabajo que le valió la distinción del «Premio Obrigado» en el año 2017.

Cada vez que Marques sube a un palco, es capaz de transmitir al público el amor que siente por Madeira, no sólo a través de su música y bailes, sino a través de sus palabras, simpatía, proximidad, carisma y buen humor; un sello personal de este madeirense, que sigue soñando con impulsar aún más el foclore, inspirar a las nuevas generaciones y garantizar la continuidad de la cultura lusitana en el país de Simón Bolívar.

Artículo anteriorUn archipiélago con seis siglos de historia
Artículo siguienteUna celebración para estar cerca de la tierra natal, a pesar de la distancia
Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí