Manuela Simoes: Ciclista extrema

Sus actividades y su coraje la describen como una mujer que no tiene limites ni a pie ni sobre sus dos ruedas

0
1055

Anaís Castrellón Castillo
anaiscastrelloncastillo@gmail.com

Para nadie es un secreto que Manuela Simoes es una deportista integral, promotora del gimnasio del Centro Portugués, su actual gerente y una ciclista que no tiene límites. Se describe como una deportista extrema y realmente lo demuestra en cada una de sus travesías.

No es para menos, pues esta competidora oriunda de Aveiro, ha logrado metas que muchos jóvenes desearían alcanzar. Simoes tiene más de diez años en el fitness y desde niña monta bicicleta.

“Cuando vivía en Portugal montaba bicicleta. Ya en Venezuela, cuando el paro petrolero en 2002 me lo tomé en serio y fui una de las precursoras de la ciclo marcha. Muchas personas se agregando y llegamos a ser 50 mil bicicletas rodando por la vía”, comentó.

Manuela Simoes ha realizado decenas de travesías a lo largo y ancho de Venezuela, país que describe como un paraíso terrenal. “Aquí en Venezuela lo tenemos todo, cientos de paisajes que no encuentras en otros sitios. Su belleza es infinita por eso la he recorrido en todas sus dimensiones”, agregó.

A pesar de que no todos los viajes son exitosos, a esta ciclista nadie la detiene. Tal como sucedió cuando sufrió un robo durante el mes de diciembre de 2008, en una ruta en el estado Mérida.

Simoes viajaba con miembros de la “Fundación para el deporte extremo y de aventura”, organización sin fines de lucro a la cual pertenece. Esta aveirense se trasladó desde Caracas con el fin de llevar juguetes a los niños más necesitados.

Pese al infortunio, Simoes no se dejó vencer y siguió la ruta hasta llegar a Caja Seca, ubicado en el estado Zulia. “Lo que me mueve es el contacto con la naturaleza”, afirmó.

En dos ruedas

Manuela Simoes cuenta con naturalidad que ha realizado largos recorridos en sus “dos ruedas”, hasta el punto de pedalear desde Las Mercedes, en Caracas, hasta La Colonia Tovar, en el estado Aragua, y regresarse.

“Un domingo se nos ocurrió a mis amigos y a mí ir hasta allá. Nos encontramos en una concurrida estación de servicios de Las Mercedes y fuimos hasta La Colonia Tovar”, explicó.

Entre otros de sus viajes, la ciclista portuguesa señaló que ha viajado a Choroní desde Maracay. “Es una gran ruta, lo he hecho varias veces. Ese camino es algo estresante en carro, pero en bicicleta me relaja. Es una sensación indescriptible, sin contar los largos caminos que he recorrido como el Roraima, Los Roques y la Gran Sabana”, contó.

Su amor por la bicicleta se hace notar. Sin embargo, la ciclista portuguesa asegura que lo más importante son sus dos piernas, debido a que con ellas “llego hasta donde quiera, cosa que, muchas veces, con mis dos ruedas no puedo lograr”.

Esta apasionada de los deportes practica una gran cantidad de deportes: La adrenalina la nutre y eso la hace feliz. Recorre difíciles travesías, llega hasta donde nunca imaginó. Se lanzó en parapente, remado en kayak y rafting.

Simoes confiesa que lo único que le da miedo es el agua. “No he hecho un triatlón porque no me gusta el agua. Conozco mis limitaciones y esa es una de ellas”, dijo.

Próximas competencias

Manuela Simoes competirá nuevamente en la segunda válida del campeonato “Fun Race Bike”, a realizarse en el mes de junio. Este reto lo gano en el 2008. Así mismo, la ciclista piensa subir el Auyantepuy, con la intención de rendir un homenaje. “No diré más nada por el momento. Pronto se enterarán”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí