Mercedes Da Silva, Chef Chocolatera con Sello Guinness

0
50

Para la chef luso descendiente su el amor por el chocolate es natural e incluso predestinado, fiel devota de su onomástico, Nuestra Señora de las Mercedes, quien es la patrona del Cacao en Venezuela y el segundo de sus hijos nació un 13 de septiembre, que se celebra el Día Internacional del Chocolate Blanco, siendo venezolana de nacimiento no solo sintió el llamado a ser embajadora de lo nuestro sino el privilegio de trabajar con el cacao con el que la mayoría de los chocolateros del mundo sueñan, desde su infancia siempre tuvo una predilección por el chocolate oscuro y la primera vez que probó los bombones de María Fernanda Di Giacobbe, de Kakao Bombones Venezolanos, el de picante de catara y el de sal de Araya, sintió una emoción tal que solo podía pensar en como llevar esos sabores al oriente, pero fue años después que decide formarse en Bomboneria, en la principal procesadora de cacao del país y la más moderna de America Latina.

Considera que su vida comenzó realmente en el mundo del cacao, fue como un despertar, ha recorrido el país y algunas ciudades del mundo por el cacao y el chocolate, encontró una familia extendida en el cacao, mas que colegas, amigos y hermanos del alma, en un gremio donde la solidaridad y la generosidad son la norma como pocos, ha podido conocer, aprender y trabajar de excelentes profesionales a quienes admira muchísimo y que me han nutrido tanto en lo profesional como en lo espiritual, Da Silva cuenta que entró en una chocolatería con mas de 150 años de tradición en Italia, a través del cacao estrecho buenas amistades, seria imposible para ella enumerar todas las personas y contactos significativos que he alcanzado a lo largo de 10 años, entre ellos, Francisco Betancourt, Ingeniero Agrónomo de Chocolates el Rey y Vicente Franceschi, además de varios chocolateros, su primer emprendimiento fue Bocatto Arte Culinario, actualmente lidera su proyecto mas reciente Garden Chocolate Bar.

Cuenta con el Record Guinness de la Moneda de Chocolate más grande del mundo, dicho reconocimiento lo obtuvo en el año 2015, contó con el apoyo de la Fundación Nuestra Tierra, aprovecha cada oportunidad que tiene de nutrirse en conocimientos y experiencias por la maravilla del cacao, “Es que en este nicho al entender y manejar toda cadena productiva, eres un poco agricultor, artesano, científico y artista, pero hay cientos de experiencias y oportunidades que atesoro aun más, miro mas aun hacia delante en el camino que me falta por recorrer para alcanzar todas mis metas”  sus productos chocolateros han estado presente en varios eventos corporativos y degustaciones, en varios hoteles y restaurantes conocidos del Área Metropolitana de la Gran Barcelona, en el estado Anzoátegui.

Una luso descendiente que no olvida sus raíces

Mercedes María Da Silva Aguilera, nace en la ciudad de Barcelona, estado Anzoátegui el 19 de noviembre de 1984, vivió en Caracas y regresó a los 10 años a Barcelona. Actualmente está residenciada en la ciudad de Lechería, se gradúo de Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad Santa María Núcleo Oriente, mención Cum Laude, nieta de portugueses por sus abuelos paternos que son originarios de Calheta, isla de Madeira.

Como buena amante del chocolate, preparara en casa chocolate caliente en vez del tradicional café, argumenta que el chocolate fue primero bebida antes que la tableta y es una de las preparaciones mas reconfortantes, elegantes y que al tiempo implican sencillez y lujo, el mousse de chocolate fue su primera obsesión de chocolate, pero de la dulcería portuguesa ama con locura desde niña son las Broas de Mel, el Bolo de su abuela y fanática de los Pasteles de Nata, le encantaría poder conocer a un pastelero portugués que me enseñe la receta tradicional y tal vez hacer una versión intervenida con chocolate, del resto acredita que los venezolanos en general cuenta con  la fortuna de tener un paladar cosmopolita, disfruta de las sopas y verduras tanto como las ensaladas y del pescado.

¿Cómo ve la comunidad portuguesa por la pasión del chocolate en Venezuela?

Siempre ha agradecido encontrar en la comunidad portuguesa en Venezuela, una familia, Da Silva narra, cuando niña se mudaba de Caracas al oriente del país, allí sintió que esa unión, solidaridad y familiaridad es algo que la acompaña, además proviene de una familia de floristas, creció en jardines Veracruz y Las Mercedes, pasaba sus vacaciones acompañando a mi papa en el trabajo y eso dejo en mi dos huellas, la cercanía con las flores y la sensibilidad sensorial olfativa que le abrió camino hacia la gastronomía y el amor por el trabajo, que define a todos los portugueses que con abnegación y entregan han dejado tanto para construir el país, es algo que se hace sentir profundamente identificada y orgullosa de sus raíces, comenta que el logo de su marca personal es una flor de cacao que para ella le envuelve toda la fuerza y magia del chocolate, porque de una minúscula flor que brota den cojines del trocó nacen las mazorcas coloridas con una infinidad de posibilidades, también en el cacao se refleja un arduo trabajo para obtener una materia prima de calidad y un producto final de excelencia digno de la fama que nos precede en el mundo chocolatero.

Siente un gran aprecio, agradecimiento y respeto por el Cónsul Honorario de Portugal en Barcelona Rui Pereira y por el trabajo que desempeña en el oriente venezolano, “Me encantaría poder hacer actividades de la mano de la embajada y apoyar también productos emblemáticos portugueses, me encantaría hacer algunas armonías con chocolate oporto, aceite de oliva portugués o algún evento de fado relacionado con el chocolate” enfatiza la chocolatera luso venezolana.

Da Silva considera que seria maravillosa la alianza Venezuela y Portugal, cree que hay una excelente oportunidad ahí esperando, en vista de que el chocolate es uno de los productos más amado por los consumidores de todas las edades y ha evolucionado mucho en los últimos 15 años con las barras BTB, con productos mas saludables, con barras intervenidas y con inclusiones con infinitas posibilidades en la chocolatería y con postres que con técnica y conocimiento son el broche de oro y el factor sorpresa de cada encuentro y ocasión, teniendo además en Venezuela la mayor biodiversidad genética de cacaos finos de aroma del mundo.

Por ultimo Da Silva expresa que ha podido combinar sus facetas de chef chocolate con el periodismo, le complace poder hablar por los productores y artesanos del cacao, además de facilitar las herramientas al consumidor para que tenga un criterio propio de selección a través de la información y sobre todo sembrar sentido de pertenencia, porque muchos manifiestan amor y orgullo porque tenemos el mejor cacao o el mejor chocolate del mundo pero conocen muy poco de nuestras variedades o las marcas de chocolate nacionales, es un trabajo casi evangelizador, en la que le corresponde poner su granito de cacao para que las personas estén cada día mas y mejor informadas y valoren también el trabajo detrás de una barra de chocolate, bien sea a través de una cata, en una entrevista de radio, articulo de algún medio digital o en sus redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí