Nuevo régimen penitenciario avanza en el país

Espacios penitenciarios muestran una nueva cara, mientras que el Ministerio encargado busca la transformación y reinserción de los privados de libertad

0
4807

En los últimos años mucho se ha dicho sobre el sistema carcelario venezolano: al igual que ocurre con otros ámbitos, las cárceles criollas no escapan de ser una temática sensible en el acontecer nacional. Sin embargo, más allá de la política, en el sistema penitenciario existe un trabajo continuo impulsado desde el mes de julio del año 2011 por la Ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela Rangel, cuya finalidad es la transformación y humanización de los centros de reclusión de Venezuela.

Desde que fuera creado este despacho hace cinco años, han sido muchos los avances, aunque todavía queda mucho por hacer: según cifras del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) en la actualidad la población carcelaria ronda los 90 mil privados de libertad, mientras que la capacidad instalada es de 26 mil internos, lo que se traduce en mayor violencia y hacinamiento.

Como es de suponer, esta transformación implica un proceso largo que requiere de esfuerzos continuos. Es así como el pasado martes 17 de enero, la encargada del despacho ministerial informó en el Consejo de Seguridad de la Nación que el 98% de las cárceles para adultos trabajan bajo el nuevo Régimen Penitenciario y Disciplinario; además, dicho esquema ya alcanzó el 100% en los Anexos Femeninos  y  Entidades de Atención a Adolescentes. La más reciente puesta en marcha del nuevo régimen penitenciario fue precisamente en uno de los centros más sonados en los últimos tiempos por ser símbolo de violencia: el Centro Penitenciario de Aragua, mejor conocido como la Cárcel de Tocorón.

Más allá de esto, para entender la política del nuevo sistema, es necesario hacer retrospectiva y conocer cómo se han manejado las cárceles en Venezuela en los últimos años.

Las cárceles y su historia reciente

El Gobierno Bolivariano de Venezuela, en ese entonces encabezado por el ex presidente Hugo Chávez, activó el «Plan Justicia 2000» en el año 1999, que diagnosticó el deterioro de los establecimientos, el hacinamiento, la anarquía y la existencia de una red de intereses que impedían el control en las cárceles.

En 2004 el Ejecutivo creó una Comisión Presidencial y activó el “Plan de Humanización Penitenciaria”.

Cuatro años más tarde, se crearía el Consejo Superior Penitenciario para atender la transformación del sistema. A pesar de los avances, la complejidad del tema ameritaba desarrollar una institución con mayor autonomía, por lo que a finales de junio 2011 se crea el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario. Para dicho ente fue designada Ministra a Iris Varela Rangel, quien se separó de su investidura parlamentaria a tan solo siete meses de haberse juramentado como diputada para asumir el desafío que, actualmente, todavía dirige.

Actualmente, el Sistema Penitenciario en Venezuela se divide en un sistema mixto: cuenta tanto con cárceles nacionales, como con retenes policiales y centros de detención preventiva a cargo de gobernaciones y alcaldías. Según el Mapa del Sistema Penitenciario en Venezuela, disponible en la página web del Ministerio encargado, al día de hoy existen 52 Establecimientos de Reclusión, 25 Centros de Formación Integral (CFI) y 33 Unidades Técnicas de Supervisión y Orientación (UTSO).

Importante aclarar que como parte de la política del Ejecutivo, las privadas de libertad tienen establecimientos independientes, autónoma y funcionalmente, con la finalidad de garantizar sus derechos por condición de género y equidad. Igualmente, los jóvenes y adolescentes son custodiados por la Entidad de Atención al Adolescente en Conflicto con la Ley Penal, incorporándolos a las Misiones Educativas del Gobierno, al Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) y el Instituto Autónomo Caja de Trabajo Penitenciario (IACTP).

¿De qué se trata el Nuevo Sistema Penitenciario?

El nuevo régimen forma parte de la Séptima Línea del Plan Nacional de Paz y Convivencia, impulsado por el presidente Nicolás Maduro, que plantea la máxima disciplina social en todos los centros penitenciarios del país. Está inspirado en valores, disciplina, estudio y trabajo, con la finalidad de transformar a los privados de libertad, en “mujeres y hombres nuevos”. Para ello, el Estado plantea acondicionar los recintos con espacios apropiados para el estudio, la cultura, la salud y el deporte.

Con respecto a las adecuaciones de reclusión, la ministra Iris Varela ha logrado la remodelación, ampliación y construcción de 40 centros penitenciarios, lo que ha intentado aligerar el hacinamiento y reducir exponencialmente la violencia, siguiendo los estándares y reglas establecidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Muestra de ello han sido la  creación de la Entidad de  Atención  para  Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal “Cacique Chaima” (Monagas); el Centro de Formación Femenina “Ana María Campos” (Zulia); el Centro de Reclusión Especial (Portuguesa); y el  el Centro de Formación del Hombre Nuevo Libertador (Carabobo).

Otra línea de acción implementada ha sido el desalojo y pacificación de algunos penales. En el año 2016 se logró dicho objetivo en el Internado Judicial de Nueva Esparta (27 de enero); el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas conocido como “El Marite”, en el estado Zulia (06 de abril); el Internado Judicial de Barinas (06 de septiembre); la Penitenciaría General de Venezuela y el Internado Judicial Los Pinos, ambos ubicados en la población de San Juan de Los Morros,  estado Guárico (28 de octubre).

Atención humanitaria y participación social

En cuanto a la atención jurídica e integral que se le brinda al privado de libertad, el «Plan Cayapa Judicial» fue creado con la finalidad de evitar el retardo procesal y garantizar el debido proceso, así como una tutela de justicia efectiva. Igualmente ha sido impulsado el “Plan Llegó Maíta», cuyo fin es la atención especializada a los familiares de los privados de libertad.

Desde el punto de vista médico, la viceministra de Atención al Privado y Privada de Libertad, Mirelys Contreras, sostuvo que los privados de libertad son atendidos, tienen historias médicas y reciben medicamentos. La dotación para las personas con enfermedades crónicas, virales y contagiosas está garantizado por el sistema de salud, proporcionando medicamentos para pacientes con tuberculosis, VIH y cualquier otra dolencia.

En materia cultural, deportiva y de educación, los privados de libertad y  los adolescentes en Conflicto con la Ley Penal, siguen contando con diversas actividades provechosas para su crecimiento personal.  Destacando entre ellas la participación en el Festival de Teatro de Caracas 2016, los juegos Deportivos  Regionales y Nacionales por la Libertad, “Hugo Chávez”,  el Festival de Danza Penitenciaria,  la exposición de la Virgen de las Mercedes,  actos con graduandos en las Misiones Sociales Educativas  Robinson, Ribas y Sucre, y el Festival Nacional de la Voz Penitenciaria,  entre  otras  actividades.

Igual de relevante es la creación de la Orquesta Sinfónica Penitenciaria y otras agrupaciones musicales, para que los individuos se apoyen en éste ámbito como una oportunidad de transformación. También son impulsadas “Bodas colectivas” y “Hallacazos Navideños”, para que los privados de libertad puedan disfrutar de momentos diferentes con sus seres queridos.

El programa “Luisa Cáceres de Arismendi” busca la formación y fomento de talentos para las artes, cultura y trabajo socio productivo, lo cual les permite fortalecer los procesos de reincorporación a la sociedad. No menos importante son las campañas de reacondicionamiento de colegios, canchas y otros espacios públicos, con la finalidad de crear lugares para la paz  y convivencia.

Reos incorporados al aparato socio-productivo

Una de las políticas más recientes del Ministerior ha sido el desarrollo de unidades socio-productivas a través del «Plan Siembra y Cría», que permiten la inclusión de los reclusos en el sistema productivo, con miras al autoabastecimiento de los penales y el desarrollo de la economía nacional. Dicha iniciativa funciona a través del Instituto Autónomo Caja de Trabajo Penitenciario (IACTP), ente adscrito al Ministerio, gracias a la cual se han creado 200 granjas, sembradíos, panaderías, bloqueras, carpinterías, casas de cultivo, granjas, textilerías, fabricas de desinfectantes, cerámicas y herrerías, entre otras.

En este ámbito, en el año 2016 de lograron inaugurar obras en el área socio-productiva a ser desarrolladas con mano de obra penitenciaria, como por ejemplo el Centro Agro-Productivo “26 de Marzo” (Portuguesa), la Escuela Técnica Agropecuaria “Simón Rodríguez” (Miranda); la “Panadería Social” en la Esquina de Alcabala (Caracas); y la Planta de Alimentos Balanceados para Animales (Guárico). Asimismo, se llevó a cabo la inauguración del  Primer Taller Penitenciario de  Luthería  “Pablo Canela”,  en el Centro Penitenciario de Occidente (Táchira), que permite a los privados de libertad la elaboración y/o reparación de instrumentos musicales.

Tecnología y Formación

En cuanto a las políticas para mejorar la seguridad penitenciaria, el Ministerio Penitenciario inauguró el  Sistema  Tecnológico de  Seguridad  Penitenciaria (Sitesep), desarrollado por el ingeniero Eduardo Da Costa e instrumentado a través del Convenio China-Venezuela, para atender con efectividad e inmediatez las necesidades de la población privada de libertad. Se trata de un programa de monitoreo en tiempo real con tres salas de comando y control que permite supervisar con efectividad el funcionamiento de cada establecimiento penitenciario del país.

Adicionalmente, el Ministerio tiene una política sostenida para la formación penitenciaria. El director general del Centro de Comando y Control, Reinaldo Rangel, manifestó que en cuanto a la carrera penitenciaria se cuenta con la Universidad Nacional de Seguridad (UNES), que ha permitido, a través del Programa Académico Penitenciario, formar a los Custodios de los centros penitenciarios, garantizando el profesionalismo en todo momento, al hacer cumplir el Nuevo Régimen Penitenciario establecido.  Rangel destacó además, la formación del personal del Ministerio en la Escuela Nacional de Formación de Servidores Públicos.

Prohibición de teléfonos celulares

En el mes de julio del año 2016, fue publicada en Gaceta Oficial la Ley que Regula el Uso de la Telefonía Celular y la Internet en el Interior de los Establecimientos Penitenciarios, la cual fue aprobada en segunda discusión en el mes de junio por la Asamblea Nacional, con mayoría de diputados opositores.

En la Gaceta Oficial extraordinaria 6.240 del se explica que el nuevo reglamento está destinado a la prevención de la planificación, dirección y comisión de delitos desde el interior de las cárceles.

El instrumento jurídico consta de 15 artículos en los que se establece la responsabilidad del Ministerio para Servicios Penitenciarios en la implementación de equipos inhibidores de señales de telecomunicación que no afecten a comunidades aledañas a las cárceles, además de colocar teléfonos públicos para garantizar la comunicación de reclusos con sus familiares.

Las sanciones que estipula el reglamento incluye una pena de tres a cinco años para aquél que introduzca o facilite la introducción de celulares o equipos con acceso a Internet en los penales del país. En caso de ser la persona un funcionario,  la pena aumenta a cuatro o seis años.

Versiones encontradas

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones, Humberto Prado, asegura que en la ONG que dirige han recibido denuncias, tanto de los presos como de sus familiares, de que el nuevo Régimen Penitenciario vulnera continua y sostenidamente los Derechos Humanos de la población reclusa. “En estas prisiones los privados de libertad son obligados hacer, Orden Cerrado, a cantar himnos militares y en apoyo al gobierno nacional y son desplegados bajo un riguroso horario. Varios beneficios como visitas han sido restringidos, siendo el aislamiento y la falta del suministro de alimentos, por lo que es evidente que el Estado no ha dado solución estructural a los graves problemas de las cárceles del país”.

A su juicio, una de las mayores problemáticas a enfrentar es el hacinamiento no sólo en el sistema carcelario nacional, sino también en los calabozos estadales y municipales. “Las gobernaciones y alcaldías son responsables de la detención preventiva por 48 o 96 horas máximo; después de ahí, el juez debe decidir si da privativa de libertad y trasladarlo a un penal inmediatamente. Estas 48 horas algunas veces pasan lo establecido” explicó, al tiempo que agregó que actualmente más de 45 mil presos sobreviven en los centros de detención preventiva.

Por su parte, la viceministra de Formación Educativa y Asuntos Sociales del Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, Marielys Valdez, descartó en el mes de Noviembre que exista hacinamiento en las cárceles venezolanas, en respuesta a las denuncias hechas por Prado y por el diputado Richard Blanco. “En los centros de reclusión nacional, las cárceles nacionales a cargo del servicio penitenciario, no hay hacinamiento y eso lo decimos nosotros y estamos totalmente dispuestos a que sea comprobado en el sitio”, aseguró.

Valdez, rechazó igualmente declaraciones que acusan al Ministerio de causar tuberculosis por la ausencia de luz solar y existencia de fosas. “Es falso que no haya luz solar en los centros penitenciarios, la mayoría de las actividades que realizan los internos durante todo el día son externas, tienen actividades físicas y culturales, y además estudian y trabajan.  En cuanto a lo de las fosas comunes,  esas declaraciones son temerarias y bastante retorcidas” aseveró.

Perspectivas del 2017

Iris Varela explicó recientemente a los medios de comunicación que en 2017 se espera alcanzar la aplicación del Nuevo Sistema Penitenciario en 100% de los centros del país, persiguiendo la meta de remodelar los espacios existentes y crear otros nuevos; además, reforzarán dos líneas de acción: la producción a gran escala en los centros penitenciarios del país, creando los espacios para que los privados de libertad se sientan útiles al país;  y la reincidencia cero, incorporando a los internos en las áreas de la educación, el deporte y la cultura, y en actividades productivas.

Siete portugueses encarcelados en Venezuela

Actualmente, en Venezuela existen 7 privados de libertad nacidos en Portugal, recluidos en el sistema penitenciario venezolano. Inicialmente, en diciembre del año 2012, la ministra Iris Varela, trasladó a todos los reos extranjeros al Centro de Reclusión El Rodeo II, ubicado en Guatire, estado Miranda. Sin embargo, el CORREIO pudo conocer que al día de hoy los presos lusitanos se encuentran distribuidos entre tres recintos carcelarios:  cinco hombres en el Rodeo II; un privado de libertad  en el Centro Penitenciario Fénix de Barquisimeto, estado Lara; y una mujer en el Instituto Nacional de Orientación Femenina “INOF” , ubicado en Los Teques, estado Miranda.

Artículo anteriorConselheiro Leonel Moniz realizó una visita oficial a Caracas
Artículo siguientePortugal envió medio centenar de bomberos a Chile
Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here