Portugal aprueba menos de la mitad de los candidatos a médicos extranjeros

0
88

En los últimos tres años, Portugal ha aprobado el 42,2% de las solicitudes de candidatos a médicos de países extranjeros, de los cuales tres cuartas partes eran brasileños, según datos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Enseñanza Superior (MCTES).

Desde 2019 -año del que se dispone de datos centralizados- Portugal ha recibido un total de 1.674 solicitudes de admisión de extranjeros para el ejercicio de la medicina, habiendo concedido 706 (hasta el 14 de diciembre de 2021).

Quienes solicitan ejercer la medicina en Portugal deben cumplir dos requisitos para estar inscritos en el Colegio de Médicos portugués: tener su curso/título reconocido por cualquiera de las ocho facultades de medicina portuguesas y demostrar que pueden comunicarse en portugués.

Un médico de cualquier país de la Unión Europea tiene reconocimiento automático en Portugal, en virtud de la legislación comunitaria, por lo que, para inscribirse en el Colegio de Médicos portugués, sólo tendrá que hacer un examen de comunicación médica.

Sin embargo, para los que proceden de otros lugares -y a pesar de que la ley de reconocimiento de títulos académicos y diplomas de educación superior otorgados por instituciones extranjeras también se aplica a Andorra, Moldavia, Noruega, Reino Unido, Rusia, Suiza, Turquía y Ucrania- este reconocimiento está condicionado por la entidad que regula la actividad médica a la evaluación de los conocimientos académicos, clínicos y lingüísticos, garantizados primero por las facultades de medicina portuguesas y luego por el Colegio de Médicos de Portugal, con una prueba de comunicación médica.

Proporcionalmente, los candidatos extranjeros a médicos con mayor índice de aprobación son los españoles (84,4% de las solicitudes aprobadas), seguidos de los ucranianos (78,8%), los alemanes (70%) y los italianos (66,2%).

Entre el 74,7% de las solicitudes presentadas por brasileños, sólo se aprobó el 42,7%, aunque éstas representan tres cuartas partes del total de solicitudes aprobadas (706).

En los últimos tres años, todos los candidatos a médicos de tres países -Cuba, Guinea-Bissau y Venezuela- fueron rechazados. Y sólo una de las 29 solicitudes presentadas por ciudadanos angoleños fue aprobada.

«Todo el proceso de cualificación lo hacen las facultades de medicina» y tiene como objetivo garantizar que los candidatos aprobados «tengan conocimientos reconocidos y estabilizados» para ejercer una «medicina de calidad» en Portugal (o, más adelante, en la UE), con el mismo «nivel de exigencia» que se impone a los estudiantes nacionales, dijo a Lusa Henrique Cyrne Carvalho, presidente del Consejo de Facultades de Medicina de Portugal (CEMP).

A excepción de los candidatos procedentes de países en los que el portugués es una lengua oficial, todos empiezan haciendo una prueba de comunicación.

Una vez superada esta prueba -y junto a todos los candidatos que no tienen que hacerla- el siguiente paso es la evaluación curricular, con una «prueba escrita en las grandes áreas de conocimiento médico», responsabilidad de las distintas Facultades de Medicina (por rotación y por área).

«Es una evaluación nacional, la prueba es igual para todos», subraya Cyrne Carvalho. Es en esta prueba de conocimientos específicos donde «alrededor de la mitad» de los candidatos se quedan en el camino, señala.

Los candidatos que lo consiguen realizan a continuación una «prueba práctica, con el paciente, denominada ‘prueba presencial'», en cada una de las facultades donde presentaron su candidatura. En esto, el porcentaje de fallos «es flagrantemente menor», destaca el director del Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar de la Universidad de Oporto.

Por último, los candidatos tienen que presentar un trabajo de fin de máster, también exigido a los estudiantes portugueses, que salen de los cursos de medicina con un título de máster.

Una vez completado el proceso de formación médica con la aprobación -que dura «todo un año natural», dice el presidente del CEMP- pueden inscribirse para trabajar en la medicina general, pero no antes de someterse a una prueba de comunicación médica, exigida por la Orden de Médicos y en la que interviene un actor diferente: Camões, un instituto bajo la tutela del Ministerio de Asuntos Exteriores.

«Si no sabes hablar portugués, no puedes practicar. Hay que hablar con los pacientes y escribir en las revistas clínicas», justifica el presidente del Colegio de Médicos portugués, Miguel Guimarães, afirmando que «el nivel de exigencia [del examen] no es muy alto».

Aun así, según datos de la propia Orden, en 2021, de los 62 candidatos al examen de comunicación médica, 11 se quedaron en el camino, 11 que ya habían sido evaluados en varios exámenes, entre ellos el de comunicación, por las facultades de medicina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí