Portugal obliga a prescribir «exclusivamente» por receta electrónica

El Global Net

0
2066

Portugal ha iniciado su apuesta definitiva por la receta electrónica. Su Servicio Nacional de Salud ha publicado una reciente orden por la cual obliga desde el pasado 1 de abril «a la prescripción exclusiva a través de receta electrónica» en los centros sanitarios y hospitales públicos. El objetivo es desterrar definitivamente la receta electrónica en papel, con un primer objetivo: alcanzar en este primer semestre un 80 por ciento de e-recetas (actualmente, en torno al 17 por ciento de prescripciones en Portugal son electrónicas). Solo los psicotrópicos y las fórmulas magistrales quedan exentan de esta obligación de prescripción digital.

Cabe recordar que las primeras pruebas de receta electrónica en Portugal arrancaron en 2013 en los centros de salud y oficinas de farmacia de las zonas de Figueira da Foz y Setubal, un proyecto al que se han ido incorporando hasta la actualidad las regiones de Lisboa, Oporto, Lieiria-Pombal o Coimbra, entre otras. No obstante, en muchos casos la prescripción electrónica venía acompañada de una copia de la receta en papel, en especial en aquellos casos en los que el facultativo no hubiese activado su firma digital. En adelante-, tras la orden publicada por el Servicio Nacional de Salud luso, la prescripción digital es el único medio permitido.

¿Y las farmacias? Según confirma a EG Ema Paulino, presidenta de la Sección Regional del Sur de la Orden de Farmacéuticos de Portugal (equivalente al Consejo General español), «todas las farmacias de Portugal están ya preparadas para dispensar prescripciones electrónicas, excluyendo los establecimientos de las Islas de las Azores y Madeira).

Portugal se suma así a los países europeos que están impulsando la e-receta, entre los cuales España sigue manteniendo los mejores datos (en torno al 83 por ciento del total de prescripciones), mientras que en otros países como Italia el porcentaje de prescripciones digitales se sitúa en torno al 70 por ciento. Mientras, en otro país vecino como Francia, la e-receta aún no es ni tan siquiera una realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here