Portugal reconoce «dificultades» con Venezuela, pero valora la evolución positiva

Santos Silva destacó que la relación entre Venezuela y Portugal es complicada, pero con "signos positivos para el diálogo político intravenoso".

0
40

Agencia de noticias Lusa

El Ministro de Negocios Extranjeros de Portugal, Augusto Santos Silva, dijo a Lusa que entre Portugal y Venezuela hay «dificultades» en su relación bilateral, pero se valoran algunos «elementos positivos» del avance del «diálogo político intra-venezolano».

«La relación entre Portugal y Venezuela es ésta: tenemos dificultades, pero hemos valorado los elementos positivos de los últimos acontecimientos políticos», dijo el canciller portugués en una entrevista telefónica con Lusa al concluir la visita de trabajo a Nueva York, donde se celebró el debate general y la semana de alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas.

Durante esta semana, Augusto Santos Silva se reunió con el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Félix Plasencia, antiguo embajador y viceministro, «para mantener este contacto, que siempre es muy importante, dado el tamaño de la comunidad portuguesa» en el país latinoamericano.

«Valoramos mucho que se haya formado el Consejo Nacional Electoral con representantes del gobierno y de la oposición y también valoramos mucho que en las próximas elecciones de noviembre, que son de gobernadores y de autoridades municipales, participe la oposición», explicó Augusto Santos Silva.

En opinión del jefe de la diplomacia portuguesa, estas «son señales positivas para el diálogo político intra-venezolano», a las que se suma una misión de observación electoral que prepara la Unión Europea.

En cuanto a la «seguridad y el bienestar de la comunidad portuguesa y luso-venezolana», que según el ministro es la «cuestión número uno» de la política con Venezuela, Augusto Santos Silva consideró que «también ha habido algunos pequeños avances». Para Santos Silva se trata de «una evolución en buena dirección», de la que Portugal toma nota, alejándose de la «línea roja» diplomática que se trazaba hace varios años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here