Portugueses en el extranjero exentos de nombrar representante fiscal

Paulo Porto, diputado a la Asamblea de la República electo por el círculo fuera de Europa, se regocijó por “otro objetivo más de campaña cumplido”, luego de que el Gobierno otorgara la exención de representante fiscal para los portugueses en la Diáspora; una preocupación importante, por ejemplo para la comunidad portuguesa que reside en el Reino Unido.

“Luego de aproximadamente un año de sensibilizar al Gobierno y trabajar en un Proyecto de Resolución, donde se requiere dar por terminada la obligación del representante fiscal para los no residentes, finalmente la Subsecretaría de Estado para Asuntos Tributarios otorgó esta exención; diferimiento que brindará justicia y equidad a los no residentes, quienes ya no necesitarán designar un representante fiscal. Lo único que deben hacer es registrarse en el Portal de Finanzas para recibir las notificaciones de cumplimiento de las obligaciones tributarias. El proceso se encuentra ahora en fase de implementación y debería concluir en los próximos meses”, dijo el diputado del Partido Socialista.

En la página personal de Facebook, Paulo Porto dejó la solicitud enviada por el grupo parlamentario del PS que fue el origen de esta resolución.

“Según lo dispuesto en el artículo 19 de la Ley General Tributaria, los ciudadanos residentes en los Estados Miembros de la Unión Europea o en el Espacio Económico Europeo están exentos de la obligación de designar un representante fiscal, teniendo la opción de hacer frente a sus obligaciones a través de la dirección digital única, con buzón de correo y notificaciones electrónicas. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los ciudadanos portugueses residentes fuera de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, que están obligados a nombrar un representante fiscal residente en Portugal, bajo pena de ser sancionados si no lo hacen. Esta obligación constituye un trato diferenciado, que es especialmente penalizador para los portugueses residentes en terceros países, como también ocurre ahora con el Reino Unido”, afirmaron los socialistas.

En este sentido, «mientras los ciudadanos residentes en la Unión Europea o el Espacio Económico Europeo ven facilitada la vida mediante el uso de la dirección digital única, con buzón de voz y notificaciones electrónicas, los residentes en terceros países, como Brasil, Venezuela, Sur África Sur, Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y la Región Administrativa Especial de Macao, tienen que designar un representante fiscal en un proceso que no siempre es fácil debido a la dificultad de identificar personas para esta tarea, hacer poderes notariales u otros trámites, que también conlleva a un aumento de los costes, sobre todo si el único recurso es contratar domiciliados fiscales, creando también una diferenciación entre los ciudadanos portugueses en cuanto a costes ”, denunciaron en su momento.

El mismo grupo parlamentario argumentó que sería de “justicia elemental” que todos los ciudadanos portugueses residentes en el extranjero, “independientemente de su lugar de residencia, estuvieran en igualdad con respecto a estas obligaciones tributarias, pudiendo acceder a la opción de afiliarse al fondo sin distinción, notificaciones postales y electrónicas, en sustitución del nombramiento del representante fiscal residente en territorio nacional, que sería una medida de la mayor importancia para miles de portugueses ”.