Regresar a casa

0
618

En los años del glorioso Marítimo de Venezuela, los fans llenaban los estadios y los más pequeños parecían convertirse en grandes estrellas del fútbol. Precisamente entre aquellos jóvenes había uno que, mientras juntaba las bolas que salían del campo, trazaba en su cabeza el plan para alcanzar el objetivo de convertirse en uno de los mayores jugadores del deporte rey. Hablamos de Danny Alves, el niño que en la imagen aparece parado al lado del portero. Rápidamente, el Marítimo puso sus ojos en él y el resto es historia: después de jugar en el club verdi-rojo hizo una exitosa carrera en el Sporting, Dynamo y Zenit, convirtiéndose en el primer luso-descendiente que utilizó la camisa portuguesa en Mundial de fútbol. Ahora el luso-venezolano cargará con orgullo los colores que lo llevaron a todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here