Robert Correia hace vida en la Perla del Atlántico

El oriundo de Caracas es ficha de la categoría sub – 19 del Marítimo de Funchal

0
1913

Robert Correia es uno de los tantos futbolistas venezolanos que militan en algún club en el extranjero. Nació en Caracas, el 30 de enero de 1996, tiene 18 años, pertenece a la categoría sub – 19 del Marítimo Funchal y juega como volante de contención y defensa central. Aunado a eso, es hijo de lusitanos, ambos de la Isla de Madeira. Su papá es del Santo da Serra y su mamá del Curral das Freiras.

Sus primeros pasos en el balompié los dio en el Centro Portugués. A los tres años de edad, ingresó a la escuela de fútbol sala. Con seis años, comenzó a jugar fútbol – campo en el Colegio Integral Ávila, donde permaneció hasta los catorce. A los 12 años, empezó con la Escuela de Franco Rizzi y estuvo hasta los dieciséis. Para esa época, su ritmo de vida era muy fuerte. “Entrenaba dos días en el Centro Portugués; dos, en el colegio y dos, en Franco Rizzi. También jugaba sábado y domingo. Claro, a los catorce solo estaba con Franco”, comentó.

“Mis papás me enseñaron el respeto a los entrenadores y a cualquier persona”

A los 16 años, Rizzi lo llevó junto con dos amigos a probar con el Caracas Fútbol Club. “Quedamos otro amigo y yo, en la sub – 18. Jugué una temporada. Ahí tuve de entrenador a Rolando Bello. Era difícil entrenar todos los días. A veces doble turno, en la mañana y tarde, con las clases y eso. Además de eso, los sábados jugábamos afuera y perdía viernes, sábado y domingo en autobuses”, dijo.

Finalizó la campaña con el Rojo y fue a un test con el Marítimo de Funchal. “Llegué por un señor que me vio en el Centro Portugués y me dijo para venir a hacer una prueba en octubre del año pasado. Vine en septiembre de 2013 por dos semanas. Me dijeron que había quedado, que podía ir a Venezuela y tenía que volver a las dos semanas a entrenar con el club. Mis padres se alegraron mucho cuando les dije la noticia”, explicó.

Partir a tierras lusas fue un giro importante en su vida. “Estoy viviendo con unos tíos, lo único que no ha cambiado es la comida. De resto, todo es distinto: El clima y la seguridad”, precisó.

La adaptación no ha sido complicada. “Ya sabía algo de portugués. Me costó un poco el liceo, no fue fácil. Pero, pasé el año y listo”, acotó.

“Solo me concentro en jugar con el primer equipo. Aunque si me llaman de Venezuela, por supuesto que iría”

Pero, no todo es color de rosas. Hace seis meses se lesionó de la columna y aún no averiguan el motivo de la misma. “Llevé un golpe en un juego contra Camacha, el 12 de abril. Tenía una inflamación en esa zona y desde ahí, ya hice resonancias magnéticas, médicos especialistas, reposo, pura fisioterapia y no se me pasa el dolor. Estoy actualmente haciéndome más exámenes a ver si salgo adelante con esto. Nunca había parado más de dos días por una lesión y esta me atacó bastante, ya que es una zona delicada y todo lo que pasa a diario, recae ahí en la región lumbar”, expuso con preocupación. “Es un examen que ve la columna como en 3D y permite ver más claro. Ya realicé una resonancia dos rayos x, y ahora voy a hacer una que se llama Take acá en Portugal. Y ya hice acupuntura, fisioterapia y nada”, prosiguió.

Cada entrenador le ha dejado cosas relevantes. “No me ha marcado ninguno en específico, he tenido muchos. La mayoría son buenos. Creo que en vez de uno solo, serían todos”, apuntó.

Todos los jugadores tienen ídolos, él no es la excepción. “De pequeño me gustaba Figo y Zidane. Actualmente, por mi puesto, me gustan Xabi Alonso, Pirlo y William Carvalho, por su juego sencillo. También Sergio Ramos”, señaló.

Todavía no sabe cual selección escoger: Portugal o Venezuela. “Por ahora, solo me concentro en jugar con el primer equipo del club. Aunque si me llaman de Venezuela, por supuesto que iría”, indicó.

Solo piensa en el fútbol. Pero, no descartaría otra profesión. “Me gusta la ingeniería mecánica”, mencionó.

Los valores inculcados por sus progenitores han sido vitales para su vida. “Muy necesarios. Ya que mis papás me enseñaron el respeto a los entrenadores y a cualquier persona, y ser persistente siempre. Algo como el respeto y la humildad es muy necesario en un futbolista”, finalizó.

Artículo anteriorCP realizó Gran Verbena del Deporte
Artículo siguienteLo que no sabe sobre una ducha fría
Egresado como Bachiller del Colegio Fray Luis de León y TSU en Administración del Instituto Universitario de Tecnología Venezuela. Actualmente cursa el décimo trimestre de Comunicación Social en la Universidad Católica Santa Rosa, siendo coordinador de fútbol del portal informativo “Pantalla Deportiva”. Fue conductor del programa “La Grada” en TNO Radio y formó parte del staff de la web “Huella Deportiva”. Forma parte del equipo de periodistas del CORREIO da Venezuela desde agosto de 2014. Se declara un apasionado por los deportes; gusto que alterna con el cine, el teatro, la música y la lectura, entre otras cosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí